Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CONFLICTO POR EL ARTE SACRO

Barbastro recurre el intento de Lérida de presentar más pruebas por los bienes

De la decisión de la magistrada depende que el juicio civil por la propiedad de las piezas quede ya visto para sentencia.

El Obispado de Barbastro-Monzón presentó ayer un escrito y un recurso de reposición para pedir a la juez de Lérida que desestime una solicitud del obispado ilerdense, en la que reclama la apertura de un nuevo plazo para presentar pruebas que demuestren la procedencia de las piezas de arte sacro en litigio. La intención de pedir este tiempo ya la manifestó el abogado ilerdense en el primer juicio civil, por la propiedad de 87 de las 112 piezas, que se celebró el pasado 18 de mayo en la Audiencia de Lérida.

De la decisión de la juez sobre esta solicitud depende que el juicio quede visto para sentencia. Tras más de tres horas de vista oral, quedó en el aire después de que el obispado de Lérida, en un último intento por demostrar que es el propietario de las obras, pidiera un plazo para aportar documentos esclarecedores.

Según explica el abogado del Obispado de Barbastro-Monzón, Hipólito Gómez de las Roces, en la vista la juez les apuntó que debían hacerlo a través de una solicitud. Y así lo han hecho. De allí, que la respuesta de la defensa de la diócesis aragonesa no se haya hecho esperar.

Ahora, si la juez estima la solicitud de Lérida se abrirá ese plazo para admitir los documentos como pruebas. En el caso de que se desestime, el juicio celebrado ya la pasada semana quedará visto para sentencia. De resolverse en pocos días esta solicitud, a mediados del mes de junio podría haber sentencia puesto que, según la Ley de Enjuiciamiento Civil, el fallo se tiene que emitir en los 20 días siguientes.

Gómez de las Roces detalló ayer que se había presentado un recurso de reposición contra la asociación Amics del Museo de Lérida, que llevaron este caso a los tribunales civiles; así como "un escrito simplemente para decir que no procede" la petición de un nuevo plazo para presentar documentos tanto por parte del obispado como de los Amics.

El abogado de la causa aragonesa teme que esta solicitud fuera de plazo, después de la vista, no sea mas que "una estrategia para aplazar la solución", que espera para mediados de junio. Gómez de las Roces confía en que la juez desestime la reclamación ilerdense puesto que ya se ha agotado el periodo probatorio. Solo cabe esta posibilidad cuando se presentan actos o hechos nuevos, y considera que no es el caso.

Los documentos de Lérida

No obstante, puntualiza que el obispado de Lérida ni siquiera ha presentado los documentos que asegura tener, y solo ha entregado en el juzgado la instancia.

En este sentido, el abogado ilerdense, Javier Gonzalo, apuntó ayer que la solicitud es tan solo para pedir ese plazo para presentar las pruebas. En el caso de la que juez estimara su demanda, entregarían los documentos. Gonzalo señala que desconoce los motivos por los que no se presentaron en la fase probatoria antes de la celebración de la vista, puesto que no era en ese momento el defensor del caso.

Son los protocolos, cartas y facturas del obispo Messeguer, que empezó a reunir en 1895 los bienes ahora en litigio. Esos documentos los recopiló después el anterior prelado Francesc Xavier Ciuraneta. Según se expuso en el juicio, con ellos queda constancia de que las obras fueron adquiridas; aspecto que rebatió en la vista el vicario general de Barbastro-Monzón, Pedro Escartín.

Otro de los documentos que quieren aportar es una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 2008, que desestimó los recursos de la Diputación y del obispado de Lérida contra la resolución con la que la Generalitat blindaba las obras.

Según recordó ayer Javier Gonzalo, se trata de la conocida resolución Mieras en respuesta a la demanda del obispo Ciuraneta, que pidió autorización a la presidencia del Consorcio, que ostenta la consejería de Cultura de la Generalitat, para sacar los bienes del museo y entregarlos a Barbastro. "La consejera apuntó que se podían sacar del museo pero que tenían que retornar. Con eso Ciuraneta no estaba de acuerdo porque Roma le dijo que los devolviera", recuerda el abogado ilerdense. Por ello, recurrieron a la justicia catalana que desestimó estos recursos. A esta sentencia es a la que se aferra Lérida para no devolver los bienes a las parroquias aragonesas, tal y como ordenaron los tribunales eclesiásticos.

Etiquetas