Despliega el menú
Aragón

CAMBIO SOCIAL

Aragón tiene 2.000 familias monoparentales menos que en 2010

Un total de 11.500 hogares aragoneses están constituidos por familias cuya persona principal no tiene cónyuge que le apoye económicamente y tiene hijos menores de 18 años a su cargo. Una cifra menor que la de 2010.

Una madre y sus dos hijas
Una madre y sus dos hijas
ARCHIVO

Un total de 11.500 hogares aragoneses son monoparentales, es decir, están constituidos por familias cuya persona principal no tiene cónyuge que le apoye económicamente y tiene hijos menores de 18 años a su cargo. “Aún es un porcentaje bajo, no es algo normal en nuestra sociedad”, comenta Lola Campos.

Ella es concejal de infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza y tiene una hija de 13 años. La adoptó en India, en 2003. Cuenta que lo más complicado es la conciliación, sobre todo en vacaciones. “Para cuando se enferma tu niña o necesitas ayuda en algo, tienes que tener una red social que te apoye.. Vecinos, amigos, familia. Yo tengo a mi madre”, dice.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística muestran que de las 510.100 familias que hay en Aragón solo un 2,25% entran en esa categoría. Con respecto a años anteriores,el número de casos se ha reducido: en 2010 eran casi 13.700 las familias que vivían en esa situación, dos mil más que este año.

En cuanto a los hogares con hijos -mayores o menores de 18- a cargo de un solo cónyuge, pero donde son los dos padres los que se encargan del sustento económico (cuando hay un divorcio, por ejemplo), la cifra en la Comunidad es de cerca de 60.000 casos, según datos del Instituto de Estadística de Aragón.

En ese sentido, el crecimiento con respecto a otros años es significativo y han aumentado a un ritmo del 6% desde 2007. En el 90% de los casos, las familias monoparentales tienen al frente a una mujer.

“Es una cuestión en parte cultural, a las mujeres siempre se nos educa para llevar una casa. Y también tenemos una mayor capacidad para la empatía”, comenta,

Lola Campos sabe que hay muchas ayudas para este tipo de familias, tantas como para las familias numerosas, pero, según dice, “no se beneficia de ninguna”, porque “afortunadamente” tiene un sueldo por encima de la media y no las necesita, aunque sí cree que “debe haber una discriminación favorable para estas familias”.

Sobre sus propias vivencias, asegura que lo más difícil es tener que hacer todo por uno mismo. “Ir al taller, pasar la ITV, hacer la compra.. Y también debes decidir todo por ti misma, si hay alguien más, la responsabilidad es menor”.

Aunque también recuerda que sus amigos siempre le declaran su envidia por “tener más libertad y no tener que responder ante nadie”, eso “es también muy bueno”, dice la concejala, que además añade que “nadie le obligo a nada” y que está “encantada con todo lo que ha hecho”.

Etiquetas