Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

La Comunidad ha sufrido en lo que va de año 232 incendios forestales

El Gobierno de Aragón y Red Eléctrica firman un convenio para la reforestación de 60 hectáreas en tres municipios turolenses afectados por los fuegos de 2009.

Aragón ha sufrido este año 232 incendios forestales en lo que va de año, en los que se han quemado 1.050 hectáreas, en un verano con predicciones meteorológicas más favorables que en 2009, cuando ardieron 22.000 hectáreas, aunque hay que estar "siempre alerta y no levantar la guardia".

Así lo ha señalado hoy el consejero aragonés de Medio Ambiente, Alfredo Boné, tras la firma de dos convenios con Red Eléctrica de España (REE), por un importe de 200.000 euros, para la reforestación de unas 60 hectáreas en los términos municipales de Peralejos, El Pobo y Ejulve, en la provincia de Teruel, afectados por los incendios de 2009.

De los 232 incendios registrados hasta el 12 de julio, 164 se han quedado en conatos, al no superar una hectárea, gracias a una rápida intervención, y otros 56 quemaron entre una y cinco hectáreas.

Es decir, aproximadamente el 95 por ciento no han superado las cinco hectáreas y el 70 por ciento no ha llegado a una, ha agregado Boné, quien ha agregado que 800 de las 1.050 hectáreas de superficie forestal arrasada se quemaron en el de Sos del Rey Católico. El consejero ha destacado que la "clave" para que un incendio se quede en conato es llegar lo antes posible a la zona y ha afirmado que pueden llegar entre 15 y 20 minutos como máximo a cualquier punto del territorio de Aragón, donde se producen unos 400 fuegos todos los años.

Por otra parte, Boné ha señalado que "este año las predicciones meteorológicas son mas favorables que el pasado año, pero el verano no ha hecho más que empezar, y se está asistiendo en los últimos días a temperaturas muy elevadas".

Aunque ha destacado que la vegetación y el monte está en mejores condiciones de humedad relativa que el año pasado por estas fechas, Boné ha afirmado que hay que estar "siempre alerta y no levantar la guardia".

Ha recordado que el operativo del Gobierno de Aragón está en "alerta máxima" y que se deben extremar las extremar las precauciones, como no hacer fuego bajo ninguna circunstancia, no tirar colillas y llamar al 112 si se observa cualquier penacho de humo o síntoma de que se está produciendo un incendio.

Sin embargo, ha señalado que las condiciones meteorológicas son "absolutamente impredecibles" como ocurrió el pasado año en la zona del Maestrazgo turolense, donde se llegaron a registrar diez fuegos a la vez después de una tormenta seca con más de 5.000 rayos.

Para recuperar y restaurar las zonas afectadas por los fuegos en 2009, el Gobierno de Aragón puso en marcha un plan hasta 2017, en el que las primeras labores, en las que se están haciendo más horas de las habituales, han sido la retirada de la madera. En este plan se enmarca la colaboración coyuntural de REE, concretamente en Castelfrío y en las Masías de Ejulve, donde se repoblarán 60 hectáreas en Peralejos, El Pobo y Ejulve.

Está previsto que en el próximo otoño se planten aproximadamente 10.000 ejemplares de pinos, encinas y servales y 50.000 más en la primavera de 2011.Una pequeña actuación que según Boné se une a las que hace normalmente el Departamento y seguirá haciendo para conseguir que las 22.000 hectáreas quemadas en 2009 adquieran un aspecto diferente.

Además de este convenio de colaboración para la reforestación de esos montes, en el que REE aporta 180.000 euros, el consejero ha firmado con el director de Construcción de la empresa eléctrica, Alberto Granda, otro acuerdo, en este caso por cinco años, para la prevención y extinción de incendios en zonas próximas a las líneas eléctricas.

Con estas plantaciones se quiere colaborar en la restauración de los ecosistemas degradados por los incendios y contribuir a la conservación de la biodiversidad en la provincia de Teruel. Al mismo tiempo, Red Eléctrica compensará parte de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a su consumo de energía gracias al dióxido de carbono (CO2) que estos árboles fijarán a lo largo de su vida.

Además, REE colaborará también en un programa de educación de la ciudadanía sobre medidas de prevención de incendios forestales, con la aportación de 20.000 euros para la edición de material divulgativo e impartición de cursos sobre líneas eléctricas e incendios forestales a agentes forestales y personal técnico del Gobierno de Aragón.

Etiquetas