Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ALTAS TEMPERATURAS

Aragón seguirá sufriendo el fuerte calor al menos lo que queda de semana

El jueves se prevé un descenso de las temperaturas, pero el viernes volverán a subir. El centro de la Comunidad está hoy en prealerta.

De momento no habrá tregua. La ola de calor que se ha instalado en la Península desde primeros de julio se seguirá dejando sentir en Aragón al menos lo que queda de semana. Los termómetros apenas sufrirán variaciones tanto hoy como mañana, y aunque el jueves se espera un descenso de las temperaturas, el viernes volverán a subir y el sábado y el domingo se mantendrán bastante altas.

De momento, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene la prealerta por fuerte calor en toda la provincia de Zaragoza, en el sur de Huesca y en el Bajo Aragón. Se espera que la capital aragonesa llegue hoy a los 38 grados, mientras que en otras zonas de la Ibérica zaragozana y de Teruel se alcanzarán los 36. El resto de la Comunidad, a excepción de las áreas de montaña, oscilará entre los 30 y los 35 grados.

Mañana miércoles no se esperan cambios significativos en las temperaturas, pero la prealerta solo seguirá vigente en la ribera del Ebro y en el Bajo Aragón -donde se alcanzarán los 36 grados-.

"Seguimos teniendo vientos del sur que nos traen aire recalentado de la meseta -explica el jefe del grupo de Predicción y Vigilancia que la Aemet tiene en Zaragoza, Gerardo Sanz-. La misma masa de aire africano que entró en la Península a principios de la semana pasada sigue instalada sobre nosotros, y de momento no hay indicios de que la situación vaya a cambiar".

Sanz comenta que las "pequeñas oscilaciones" que se produzcan en las temperaturas harán que las temperaturas suban o bajen tres o cuatro grados como mucho. "En vez de 39 grados de máxima, algún día podemos tener 35, y por la noche podemos pasar de los 22 a los 18 grados, pero vamos aseguir teniendo bastante calor", advierte. En muchas zonas de Aragón las mínimas nocturnas seguirán sin bajar de los 20 grados, lo que hace difícil conciliar el sueño.

En cuanto a las temperaturas de ayer lunes, el registro más alto se midió en el aeropuerto de Zaragoza con 37,6 grados -en el casco urbano seguro que el mercurio subió dos o tres grados más-. Le siguieron a cierta distancia los observatorios de Bujaraloz y Calatayud con más de 36. Huesca se quedó en 35,1 grados y Teruel, en 34,7.

Muy por encima de lo habitual

Esas cifras no son tan altas como las registradas en días anterio- res, pero están por encima de lo que marcan los promedios históricos. Por ejemplo, en Zaragoza la media de las temperaturas máximas de julio se sitúa en 31,5 grados, seis por debajo de la de ayer; en Huesca, en 30,8; y en Teruel, en 30,4 (ambas cuatro por debajo).

Etiquetas