Despliega el menú
Aragón

SEGURIDAD VIAL

La mortalidad de las carreteras aragonesas se redujo a la mitad entre 2002 y 2009

Entre 2002 y 2009 el número de muertos ha disminuído de 145 víctimas anuales a 66, aunque la media se sitúa por encima de la española. Aragón es la cuarta comunidad con más siniestralidad de tráfico.

La probabilidad de morir en las carreteras aragonesas se ha reducido en un 54,4% entre 2002 y 2009, un periodo en el que se ha pasado de contabilizar 145 víctimas mortales anuales a 66.

Sin embargo, la tasa de riesgo en Aragón (66 muertos por millón de habitantes) fue en ese periodo sustancialmente superior a la media española, que se situó en 41 muertos en carretera por millón de habitantes. Con estos datos, Aragón se sitúa como la cuarta comunidad con mayor riesgo de morir en la carretera, por detrás de La Rioja (93 muertos por millón de habitantes), Castilla y León (77) y Castilla- La Mancha (74).

El número de muertos por accidente de tráfico en carretera en Aragón pasó de 177 en 2002 a 89 en 2009, lo que supone una reducción del 49,7 por ciento, ligeramente inferior a la caída del 52,8 por ciento observada en el conjunto de España durante ese período.

Así lo revela un estudio del Real Automóvil Club de Cataluña sobre la evolución de la siniestralidad tras la implantación del nuevo carné por puntos, que ha presentado hoy el director de la Fundación RACC, Miquel Nadal, y el responsable técnico de la misma, Luis Puerto.

Según este estudio, la probabilidad de que un conductor muera en accidente de tráfico se ha reducido en un 45 por ciento en los últimos cuatro años, desde que entró en vigor el permiso por puntos que ha acelerado la mejora de los índices de siniestralidad iniciada en España en el 2001.

En el estudio se constata un descenso de la accidentalidad en el periodo 2001-2009 de un 52,17 por ciento, una reducción que ha sido especialmente significativa en el tramo de 2005 a 2009, cuando fue del 41,3.

La evolución de las cifras de siniestralidad de los últimos años, según Nadal, es una historia "de éxito" con unos registros "espectaculares".

En 2001, el número de muertos en carretera y zona urbana a 30 días en España situaba en 5.517 personas; en 2006, cuando entró en vigor el permiso por puntos se contabilizaron 4.104 muertos, pero la cifra de 2009 situó la siniestralidad en 2.605 fallecidos.

Además, en lo que va de año el número de fallecidos ha descendido en un 20 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

La reducción del número de muertos de los últimos años, unida a un aumentó a un aumento de la población, ha provocado, según el RACC una caída espectacular de la tasa de riesgo, es decir el índice que resulta de dividir el número de muertos por millón de habitantes.

Así, se ha pasado de 134,2 en el 2001 a 55,7 en 2009, un 45 por ciento inferior a la que se registraba en 2005 y un 60 por ciento menos a la que se contabilizaba en 2001.

En general, el número de muertos en carretera se ha reducido de forma significativa en todas las Comunidades Autónomas entre 2002 y 2009, según el estudio, en el que se observan no obstante diferencias muy destacadas: en La Rioja el descenso es de un 33 por ciento, mientras que en el País Vasco alcanza el 69 por ciento.

La siniestralidad en autopista ha mejorado (ha descendido un 67 por ciento) también de forma destacada por encima de la media, mientras que la siniestralidad en autovías -con una bajada del 42,3 por ciento- lo hace por debajo de la media en el periodo 2002-2009.

Especial peligro en motocicletas

El RACC llama la atención sobre el aumento de la siniestralidad de las motos, que ha aumentado en los últimos seis años un 23 por ciento, frente a la mejora de la de los turismos en un 60,2 por ciento.

En cuanto a la edad de los implicados en siniestros, se observa una mejora de la accidentalidad para todos los tramos: hasta los 34 años, la reducción observada en 2003-2009 es mayor que la media, aunque los demás colectivos también mejoran.

Los jóvenes de entre 15 y 34 años son el colectivo en el que más se ha reducido la siniestralidad en la carretera en la última década porque su actitud, según Nadal, ha cambiado tras el carné por puntos, pero a pesar de ello siguen teniendo una tasa de riesgo hasta de un 40 por ciento superior a la media. Mientras tanto, los mayores de 55 años presentan tasas de riesgo inferiores a la media.

Según los responsables del RACC, el carné por puntos y la inclusión de nuevos delitos contra la seguridad del tráfico en el Código Penal ha producido un cambio de actitud en los conductores, más prudentes ahora en lo relacionado con la velocidad y el consumo de alcohol y drogas.

Etiquetas