Despliega el menú
Aragón

LA DESPOBLACIÓN SE CEBA EN EL MEDIO RURAL

Aragón ha perdido 25 núcleos habitados en los últimos doce años

Según el Instituto Nacional de Estadística, entre 1996 y 2008 se despoblaron en Huesca 16 entidades, 6 en Teruel y 3 en Zaragoza.El riesgo de que continúe esta tendencia es "elevado"

De izquierda a derecha, Abdoulaye Diallo, Ricardo Bennassar, Desi Menchise, Eunice Ruth Wigotzky y Juan Antonio Pérez, en  este núcleo perteneciente a Luna
Aragón ha perdido 25 núcleos habitados en los últimos doce años
ESTHER CASAS

La despoblación en el medio rural vuelve a medirse con cifras. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en doce años (entre 1996 y 2008), 873 núcleos de población de toda España han desaparecido. Galicia y Asturias han sido las comunidades más afectadas. En el caso de Aragón, otros 25 núcleos han colgado el cartel de deshabitados.

Un análisis de los datos por comunidades permite concluir que en Aragón la mayor parte de estas entidades están en Huesca. Frente a los 16 núcleos que se contabilizan en la provincia oscense, Teruel y Zaragoza suman 6 y 3 poblaciones deshabitadas. No obstante, según matizaron fuentes del INE, no puede concluirse que todas estas poblaciones que tenían vecinos empadronados en 1996 y que en el 2008 no tenían hayan desaparecido, ya que algunas pueden haberse incorporado a otra entidad o municipio, desapareciendo su nombre pero no "de facto" su población.

 

Barués es una de esas entidades que aparecen en el listado de núcleos despoblados. Pertenece a Sos del Rey Católico, en las Altas Cinco Villas. Desde hace tiempo, en este núcleo diseminado, ubicado a unos 10 kilómetros del casco urbano de Sos, solo había un vecino, que falleció hace ya unos años. El último habitante era un agricultor que pasó sus últimos años a caballo entre el pueblo declarado Bien de Interés Cultural y este núcleo, que nunca ha sido considerado pedanía ni barrio de la localidad.

 

Lugar Nuevo pertenece a Nuévalos y allí habitó durante años el pastor del Monasterio de Piedra. El alcalde del pueblo, Manuel Peiró, recuerda que en otra zona conocida como La Calderera, que pertenece al término municipal de Monterde, sí hay tres casas que se mantienen en pie y que están siendo rehabilitadas por sus propietarios, que las tienen como segunda residencia.

 

Muchos de estos núcleos diseminados carecen de suministro eléctrico y de abastecimiento de agua corriente, aunque hay excepciones, como Aylés, una finca perteneciente a la localidad zaragozana de Mezalocha, o El Pueyo de Morcat, del municipio oscense de Boltaña. De hecho y pese a que estos se incluyen en el listado de núcleos despoblados, los alcaldes aseguran que siguen teniendo habitantes. En el primero de los casos, los trabajadores de esta finca agrícola, y en el segundo, una familia que llegó desde Zamora.

 

También pertenecen a Boltaña Silves y Seso, otros dos núcleos despoblados, en los que, sin embargo, el alcalde, José Manuel Salamero, confirma que hay gente que tiene su segunda residencia y una familia que ha montado una acampada rural. En estos casos, solo se mejoró el acceso, aunque carecen de luz y otros servicios.

 

El municipio oscense de Fiscal, también en la comarca de Sobrarbe, agrupa a casi una veintena de núcleos, la mayoría deshabitados ya desde los años sesenta. En el caso de Lacort, incluido en este último listado facilitado por el INE, la expropiación con la intención de construir una presa fue la causa de que se quedara sin vecinos. Todavía quedan restos de lo que fue, como un torreón defensivo que podría datar del siglo XVI, y una iglesia de estilo popular.

 

En el caso de La Higuera, un barrio de Arcos de las Salinas (Teruel), en 2008 llegó un vecino, que ya está pensando en hacer las maletas. Este núcleo se quedó despoblado en los ochenta.

La provincia peor parada: Lugo

Un análisis pormenorizado de los datos del INE permite concluir que uno de cada cuatro núcleos que se han quedado sin habitantes en los últimos tres lustros en España está en la provincia de Lugo. De los 873 núcleos de población que han desaparecido, el 56% se concentran en Galicia y un 18% en Asturias. El 84% del territorio es rural, pero solo aglutina al 17% de la población, lo que da cuenta de la atracción que las grandes metrópolis ejercen en los ciudadanos.

 

En el 2008, se calculaba que había más de 2.800 pueblos de España completamente deshabitados. Y el problema es que el riesgo de que continúe esta tendencia, según fuentes del Instituto Nacional de Estadística, es "elevado", sobre todo en el noroeste de la península.

 

Algunas iniciativas como las ecoaldeas han ayudado a recuperar el pulso en pueblos abandonados y Aragón tiene algunos ejemplos de este tipo. En Sasé (que pertenece a la oscense Fiscal), un grupo de personas se instalaron hace ya tiempo. Ahora, en la zaragozana Lacasta (de Luna), otro grupo de jóvenes intenta un proyecto similar.

Etiquetas