Despliega el menú
Aragón

FAMILIAS

Aragón apenas llega a registrar 40 adopciones nacionales al año

Solo una de cada cinco familias aragonesas que quiere adoptar a un niño español lo logra. En 2007, fueron adoptados 39 menores frente a las 194 solicitudes recibidas. Lo mismo ocurrió en 2006, en el que idéntico número de menores nacidos en Aragón encontraron un hogar, mientras las peticiones realizadas fueron 163.

El escaso número de adopciones de carácter regional o nacional, en comparación con las internacionales, es una realidad en todo el país. En la comunidad aragonesa, los procedimientos internacionales de este tipo triplican con creces a los nacionales. Así, en 2007 llegaron 142 pequeños de otros países y en 2006 lo hicieron 143. No obstante, a lo largo de 2008 los procesos han caído un 30%, debido principalmente a las restricciones que los Gobiernos de China y Rusia han aplicado a las políticas para poder adoptar.

El empeño del Gobierno español en promover una futura ley de adopción nacional, como ya se hizo en 2007 con las internacionales, para mejorar la situación de los menores acogidos en las instituciones españolas ha puesto el tema de actualidad.

En España hay unos 30.000 niños sometidos a tutela del Estado, de los cuales un 10%, según los expertos, reunirían los requisitos para ser adoptados. Una comisión del Senado sentará las bases de la futura normativa, estudiará la práctica en las comunidades y si el crecimiento de las adopciones internacionales ha podido condicionar las nacionales.

Uno de los frenos que sufre la posibilidad de acoger a niños españoles reside en la preferencia de las parejas por los menores de 3 años, y que apenas muestran interés por grupos de hermanos ni por pequeños con algún problema de salud.

"Habitualmente el 95% de los solicitantes prefieren un bebé sano y sin ningún tipo de deficiencia", reconoce el jefe del Servicio de Menores de la DGA, José Manuel Casión. Las adopciones entre 6 y 7 años son "puntuales" y a partir de esta edad resulta "más difícil" poder facilitarles un hogar, subraya.

Ahora hay alrededor de 15 niños de entre 0 y 6 años viviendo en un centro del Gobierno aragonés, bien porque no se ha encontrado para ellos una familia de acogida, tienen necesidades especiales o porque los servicios sociales están trabajando con sus padres. Hay otros 26, de hasta 8 años, acogidos en familias ajenas y otros 45 en familias extensas, es decir, con personas de su entorno.

Algo más de la mitad de los bebés que se entregan en adopción, según explica José Manuel Casión, son dados por sus padres biológicos en el momento de su nacimiento al dar su consentimiento y renunciar voluntariamente a su patria potestad.

Otros menores tienen que seguir un proceso más largo, que empieza por la declaración de desamparo por parte de la DGA, que pasa a ejercer su tutela, y por la retirada de la misma judicialmente. A este respecto, Casión añade que en Aragón no se ha dado ningún caso en el que un niño dado en acogimiento preadoptivo haya tenido que ser devuelto. "El proceso judicial es complejo y tiene sus dificultades y hay que ser consciente de ello", asegura.

La comisión de trabajo del Senado creada para poner en marcha la nueva ley estudiará fórmulas como conjugar la adopción nacional e internacional. En este caso, Aragón ya permite simultanear ambas. De esta forma, los interesados pueden iniciar los trámites para las dos y el curso para la obtención del certificado de idoneidad, un requisito básico, es válido para ambas.

Certificado único

"Entendemos que la valoración de si una familia es idónea o no para acoger a un niño no tiene porqué diferenciar entre países", explica Casión. El único impedimento consiste en suspender el expediente para una nueva adopción durante un año una vez que se ha formalizado la primera.

En el primer semestre de 2008, se han recibido 84 solicitudes de adopción nacional y se han llevado a efecto únicamente 11. Con estos datos en la mano, el jefe del Servicio de Menores de la DGA no cree que se pueda hablar todavía de una tendencia a la baja, como está ocurriendo en las adopciones internacionales. Acerca de las familias idóneas que se encuentran en lista de espera, José Manuel Casión indicó que se trata de un "número cambiante" difícil de conocer con exactitud.

El hecho de que Aragón apenas llegue a registrar 40 adopciones cada año de niños nacidos aquí no es ni mucho menos excepcional. No hay más que echar una mirada a las cifras que se manejan en otras comunidades autónomas. Así, por ejemplo, a lo largo del año pasado 12 familias navarras recibieron en sus hogares a pequeños españoles, mientras en Asturias y La Rioja se alcanzaron las 17. En otras regiones como la Comunidad Valenciana y Galicia se elevaron a 119 y 76, respectivamente.

Etiquetas