Aragón
Suscríbete

LA CRÓNICA

Apostar por renovar o por la continuidad

La decisión de Elboj es un alivio para el PSOE-Huesca que ya se había planteado su relevo para 2011, pero abre interrogantes.

ERA un secreto a voces que Fernando Elboj tenía las horas contadas en política por su declive electoral y los indicios que apuntaban a un fracaso para los comicios de 2011. Alcanzó la Alcaldía contra pronóstico en 1999 (pactando con IU y el PAR) tras haber ganado las primarias del PSOE a Alberto Larraz (su posible sustituto) contra viento y marea.

Repitió en 2003 con mayoría absoluta y mantuvo el cargo en 2007 con el apoyo del PAR. Pero su estrella ya había declinado y era un clamor que iba a ser relevado. Claro que nunca lo hubieran cuestionado en público si hubiera aguantado, pero ya no tenía ni el apoyo de los militantes de la capital oscense.

En este contexto, Elboj se ha adelantado a los acontecimientos, ha evitado un problema a su partido y una presión añadida para el futuro del propio Marcelino Iglesias, que se evita otro frente de batalla interna.

Ahora el problema para el PSOE tiene dos interrogantes: optar por la continuidad, como lo ha hecho siempre a nivel nacional, autonómico y local desde 1982; o romper con los cánones y lanzar ya el relevo generacional, coincidiendo precisamente con la llegada de Eva Almunia como el recambio de Iglesias.

Así, de primeras, la prudencia aconseja que la ejecutiva federal del PSOE tomará la vía más prudente y segura de la continuidad para ganar tiempo y eludir batallas internas que a poco le conducen cuando los sondeos de intención de voto no le son favorables.

En este supuesto, para muchos el más probable, es que Luis Felipe Serrate, actual teniente de alcalde, asuma la Alcaldía de la ciudad de Huesca. Esta opción deja a los socialistas todas las posibilidades abiertas y les permite ganar tiempo para solucionar los conflictos internos con vistas al próximo año. Por pura lógica política, el PSOE tendría un respiro apostando por la continuidad, aunque estamos en tiempos complicados y nada es seguro.

Además, la designación de Luis Felipe no supondría un problema para elaborar las listas de 2011 y poner al frente a Alberto Larraz, actual consejero de Economía de la DGA (antes fue de Sanidad y Asuntos y Social y de Universidad) y al que así le darían una buena salida tras el delicado momento que vive en el Ejecutivo autonómico por su gestión y el acuerdo sobre la deuda tributaria.

Eso permitiría solucionar varios problemas internos en el partido. Máxime si se tiene en cuenta que Luis Felipe ha sido, y sigue siendo en gran medida, el hombre de confianza de Larraz, pese a que el consejero lo dejó en la estacada cuando era su jefe de gabinete en 2001. De hecho, lo cesó para tapar las críticas por su gestión al frente de Sanidad y Asuntos Sociales.

La otra opción, la que va por la línea de Almunia y quieren los jóvenes de la federal, es Marta Gastón, concejala y diputada (portavoz de Economía en el Congreso y un valor en alza). Hay otras dos mujeres en la lista: Teresa Sas y Amalia Aso.

Hay más lecturas, pero todo depende de la dirección federal.

Etiquetas