Aragón
Suscríbete por 1€

SALUD

Apenas 16.000 personas se vacunaron de la gripe A durante la primera semana

Apenas 16.950 aragoneses fueron inmunizados contra la gripe A durante la primera semana de vacunación -del 16 al 21 de noviembre-. Una demanda muy inferior a la del virus estacional, cuando solo en los primeros quince días de campaña se llegaron a distribuir más de 100.000 dosis. El departamento de Salud Pública del Gobierno de Aragón admitió ayer la escasez de peticiones y animó a los grupos de riesgo a recibir la dosis necesaria para combatir el H1N1.

 

Aunque no se pueden extrapolar los datos de esta primera semana hasta que acabe el periodo de vacunación -el 16 de diciembre-, si el comportamiento de los ciudadanos continúa así solo se gastarán apenas 70.000 dosis de las 290.000 que se han distribuido a la Comunidad aragonesa para hacer frente al nuevo virus. No obstante, Aragón no destaca respecto a otras comunidades españolas por estos datos e incluso se encuentra un poco por encima de la media.

El Consejo Interterritorial de Salud, al que asisten representantes de todas las comunidades autonómas, acordó que en un primer momento la vacuna se dirigiría hacia una serie de grupos de riesgo: personas con determinadas enfermedades crónicas, mujeres embarazadas, profesionales de servicios esenciales para la comunidad y personal que trabaja en centros sociosanitarios.

Precisamente, este último colectivo es uno de los que más escéptico se muestra con la efectividad de la vacuna. Sin embargo, Luis Gascón, de la dirección de Salud Pública del Gobierno de Aragón, hizo hincapié en la elevada inmunogenicidad y seguridad que se ha seguido en su fabricación. “La vacuna es segura, se han seguido todos los criterios y pasos adecuados. Esta es la realidad”, manifestó. Y añadió: “Llamamos a la responsabilidad, porque el personal sanitario está en permanente contacto con la población e igual que puede contagiarse puede contagiar”, señaló Gascón. Respecto a los efectos adversos de la vacuna, Gascón explicó que en Aragón no se ha detectado ninguno, y a nivel europeo o mundial han sido mínimos. “Seguimos haciendo un llamamiento a que la gente se vacune, porque existen argumentos para aconsejar la vacunación”, apuntó Luis Gascón.

Precisamente, Lorenzo Arracó, de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), confirmó la poca aceptación de la vacuna de la gripe A entre médicos y enfermeras. Recordó que el personal sanitario está comprobando que el nuevo virus por ahora tiene menos repercusión de lo que en un primer momento se había dicho y causa menos mortalidad que el común.

Poco uso del Tamiflú

 

Aunque Aragón suma ya cinco muertes por gripe A, la mayoría de casos diagnosticados son leves y se curan en casa. Esto lo atestigua el poco uso hasta el momento de los antivirales, que desde el pasado 1 de noviembre se están vendiendo en las farmacias con receta médica. “Esto no es una mala noticia, solo que demuestra que se está suministrando en aquella gente que realmente lo necesita. No se está abusando. Los datos demuestran que se están utilizando correctamente”, señaló Gascón, que recordó que tanto el Tamiflú como el resto de antivirales solo se deben aconsejar a aquellas personas que pertenezcan a un grupo de riesgo o sufran alguna complicación de la enfermedad.

De momento, la semana del 15 a 21 de noviembre ha sido la primera en la que ha descendido la tasa de incidencia de gripe A en Aragón, aunque todos los expertos coinciden en apuntar que todavía puede haber un incremento de casos a lo largo de la temporada. En concreto, en ese periodo se notificaron unos 9.000 enfermos (685,96 casos por cada 100.000 habitantes). La semana anterior la tasa se situó en 744,20 afectados por la misma proporción de población.

Se ha observado un descenso en Zaragoza y en Teruel (aunque mantiene la mayor tasa de la Comunidad) y sube en Huesca. También se ha apreciado, por primera vez, un descenso de menores de 15 años afectados por gripe A.

Etiquetas