Despliega el menú
Aragón

ELECCIONES

Almunia reducirá el número de consejerías

La candidata socialista a la Presidencia de Aragón ha adelantado que su intención, si llega a gobernar, es reducir el número de consejerías para contener el gasto, y que además no subirá ni bajará impuestos.

La candidata socialista a la Presidencia de Aragón, Eva Almunia, ha adelantado que su intención, si llega a gobernar, es reducir el número de consejerías para contener el gasto, pero también ha asegurado que no tiene intención de usar la capacidad normativa ni para subir ni para bajar impuestos.

Almunia ha cerrado hoy el ciclo 'Los debates del Círculo', organizado por el Círculo Aragonés de Economía y por el que ya han pasado los candidatos del Partido Aragonés y del PP, José Ángel Biel y Luisa Fernanda Rudi, para exponer algunas de sus propuestas económicas de cara a los comicios del 22 de mayo.

La prioridad de Almunia es que Aragón «siga en el camino de la recuperación» teniendo en cuenta que quien asuma la Presidencia el próximo mayo se encontrará con unas arcas públicas «marcadas por la austeridad», y eso será «para todos igual», por lo que el «verdadero dilema» es si se promociona la economía «manteniendo el equilibrio financiero» o por el contrario «se ahorra sin más proyecto; se resta sin más objetivo».

El ahorro de la administración autonómica pasará, ha dicho, por reducir el número de consejeros, aunque no ha precisado el alcance de esta reducción (ahora hay once además del vicepresidente y el propio presidente) porque eso dependerá «de lo que ocurra el 22 de mayo» y de los pactos a los que se llegue.

Almunia, quien está convencida de que «se puede hacer más con menos», ha dicho que esta reducción implicará, consecuentemente, una disminución del número de personal de confianza.

La opción, a su juicio, no es «más o menos Gobierno», opción que ha calificado de «francamente trasnochada, rígida e irreal», sino que la disyuntiva es «promocionar la actividad económica de una forma responsable» o, por el contrario, «ahorrar para que se empeñen las posibilidades económicas por falta de acción y de estímulo».

En este sentido, ha dicho que es «posible» mantener lo municipios, las comarcas y las diputaciones provinciales, aunque todas estas administraciones deben ajustar su gasto corriente.

Respecto a la política fiscal, ha dicho que está dispuesta a «estudiar» la supresión del impuesto de Sucesiones y Donaciones, que ya no existe en determinados supuestos.

Su intención es mantener el actual equilibrio fiscal, es decir, no presionar más ni bajar impuestos, y no está dispuesta, «en principio», a usar la capacidad normativa para tocar los tributos que gestiona la comunidad. «Si fuera a hacer eso, me llamaría Luisa Fernanda Rudi», ha enfatizado.

Se ha mostrado, asimismo, contraria a la fórmula del copago sanitario, debate que, al contrario que en otras comunidades pequeñas en extensión y grandes en población, como Madrid, es imposible en Aragón.

La comunidad tiene un buen servicio de salud, independientemente del lugar donde vivan sus ciudadanos, y no se baraja el copago, aunque sí poner el marcha fórmulas de gestión más eficientes.

Para Almunia, este nuevo tiempo necesita una «nueva marca», la de la innovación y la eficiencia, porque se creará empleo cuando se creen más empresas y se crearán más empresas cuando se movilicen los recursos de toda la región «con decisión».

En su apuesta por sectores estratégicos, ha insistido en reivindicar el conocimiento de Aragón en innovación y ha propuesto la creación de un «banco de ideas», un lugar de encuentro entre ideas, profesionales y financiación.

La innovación también ha de llegar a sectores como la construcción, con «modelos de negocio más eficientes» basados en la rehabilitación y regeneración, y al sector servicios.

En este campo, ha propuesto identificar nuevas actividades económicas y de empleo basadas en la atención a los mayores, aspecto en el que se enmarca la colaboración con el MIT AgeLab (Laboratorio de Edad del Massachusetts Institute of Technology) para hacer de Aragón el centro de referencia en Europa en investigación y desarrollo de mejoras tecnológicas y científicas aplicadas a la tercera edad.

La educación es, asimismo, «clave» para la recuperación económica, y por eso se pretenden «alinear» las necesidades de los los sectores productivos con el proceso del conocimiento.

Etiquetas