Despliega el menú
Aragón

GRAN SCALA

Aliaga insiste en que "agotará todas las posibilidades" para Gran Scala

Ante las críticas de la oposición en pleno, el consejero de Industria dice que la "solvencia" del proyecto "se verá por fases".

El Gobierno no renuncia a Gran Scala, pese a las dudas surgidas sobre la solvencia de los promotores, si bien ha moderado el tono en su defensa del proyecto y admite ya, incluso, la posibilidad de que no llegue a materializarse. Así se desprende de la intervención que ayer realizó el consejero de Industria, Arturo Aliaga, en el pleno de las Cortes. El aragonesista, que tomó la palabra en lugar del presidente aragonés -cuya comparecencia había solicitado el PP y que ni siquiera asistió a la mayor parte del debate-, aseguró que el Ejecutivo va "a intentar agotar todas las posibilidades", aunque hubiera sido "más fácil meter el expediente en un cajón".

Ante las "inquietudes" planteadas por el portavoz de los populares, Antonio Suárez -que advirtió del riesgo de que el proyecto se convierta en "la Gran Estafa" y amenazó con pedir responsabilidades políticas-, Aliaga defendió que la DGA sigue creyendo que "lo que hay en el lado positivo de la balanza es más que lo negativo". Sin embargo, el consejero no ofreció datos sobre en qué punto concreto se encuentra el proyecto, que asumió puede salir o no; ni habló sobre la trayectoria de algunos de los miembros de International Leisure Development.

Sí aclaró, en cambio, que la sociedad promotora cuenta actualmente con un capital de 750.000 libras y aseguró que planea una próxima ampliación por valor de 40 millones de euros. Según dijo, cinco compañías (entre las que vino a decir no figura BM Parts, a la que más dudas rodean) engloban más del 68% del capital. Más tarde, anunciaría que esa cifra pasará a ser del 80% tras la inyección de capital prevista, que incluirá además la entrada de un nuevo socio.

Sobre el aval de 20 millones solicitados hace ya dos semanas, afirmó que la DGA lo ha reclamado "sin tener amparo legal", ya que no hay "ninguna ley española, ni europea que lo exija". Y explicó que la solvencia "se irá viendo por fases" porque, se justificó, "para arrancar un proyecto no hace falta tener todo el dinero esperando en una cuenta". La primera, defendió, será la presentación de esa garantía para la compra de los terrenos. Luego, habrá que asegurar la "viabilidad económica" del proyecto como paso previo para la declaración de interés general por parte del Ejecutivo. Y si finalmente, "no sale adelante, no sale adelante", sentenció Aliaga.

Estas explicaciones no convencieron al portavoz popular, que censuró que "Iglesias se esconda una vez más" y lamentó que Aliaga "no respondiera a nada". "Lo que era un proyecto es ahora solo una idea; lo que para Iglesias era el relevo de la Expo, ni siquiera fue mencionado por él en el discurso del Día de Aragón, y lo que era un gran proyecto es hoy una iniciativa privada", criticó.

Aliaga tampoco logró tranquilizar al resto de grupos de la oposición. Al igual que el PP, Chunta -de boca de su presidenta, Nieves Ibeas-, censuró la ausencia del presidente Iglesias "que debería haber dado la cara" y preguntó directamente al Gobierno si "está contento con este tipo de colaboradores", en referencia a los promotores de ILD. Además, instó al Ejecutivo a abandonar el proyecto porque "está empezando a hacer el ridículo".

También exigió la ruptura de relaciones con ILD el coordinador general de IU. Adolfo Barrena reiteró que su partido no quiere que salga adelante el proyecto, que tiene, según subrayó, una "gran contestación social". Y pidió a la DGA que recupere "la seriedad" para que Aragón no sea conocido como "una república bananera".

Etiquetas