Despliega el menú
Aragón

POLÍTICA/ARAGÓN

Acuerdo político para crear la Cámara de Cuentas tras ocho años de bloqueo

La Cámara de Cuentas de Aragón se pondrá en marcha en 2010. Los trabajos de la reforma de la ley avanzan a buen ritmo y, si no hay cambios, se aprobará después del verano. Y se hará posiblemente por unanimidad y, con seguridad, por mayoría. Después de más de ocho años bloqueada, ha sido necesario reformar una ley, que nunca se llegó a aplicar, para lograr que la Comunidad tenga un órgano fiscalizador que controle el uso que hacen del dinero público el propio Gobierno de Aragón, las Diputaciones y los Ayuntamientos a través de sociedades, empresas públicas...

El nuevo marco jurídico prevé cambios importantes que han permitido acercar posturas entre los partidos. Entre ellos, el más sustancial es el que permite pasar de un órgano unipersonal a uno colegiado integrado por tres personas. La ley que se aprobó en 2001 preveía que el puesto del auditor general (máxima autoridad del órgano) lo ocupara una persona, lo que bloqueó su desarrollo por la falta de consenso de los partidos para designarla. Ahora, se amplía el abanico y serán tres, lo que ha facilitado los acuerdos políticos.

Pero hay más cambios. El régimen de incompatibilidades también se ha flexibilizado. La norma de 2001 impedía que los puestos los ocuparan aquellos que hubieran estado vinculados a la administración durante al menos dos años. Ahora, solo se pone como impedimento haber ocupado puestos relacionados con la tramitación de presupuestos (directores generales de presupuestos, interventores, secretarios…) y la necesidad de abstenerse en caso de que se apruebe algún asunto que tenga relación con su anterior actividad. Otra de las novedades es que el plan de trabajo de la Cámara de Cuentas deberá ser aprobado en las Cortes.

No obstante, todavía quedan algunos flecos por cerrar en la nueva norma, como el proceso de elección del órgano colegiado. En 2001, se precisaba de tres quintos de la Cámara, en primera votación, aunque esto podría cambiar. CHA, por ejemplo, que ha planteado cerca de 30 propuestas, pretende que este asunto quede especialmente aclarado y detallado en la reforma de la ley. Precisamente, los nacionalistas eran partidarios de un órgano unipersonal. Pero, tras varios trabajos en la ponencia, parece que prácticamente todos los partidos aprobarán el nuevo texto.

De hecho, su tramitación será rápida. Está previsto que quede consensuado y, por tanto, no haya enmiendas. El portavoz del PSOE, Jesús Miguel Franco, auguró que en noviembre podría estar funcionando. No obstante, hay que tener en cuenta que una vez ratificada la ley por las Cortes será necesario elaborar un reglamento para la composición de los auditores y del personal administrativo. Además, en el plazo de tres meses habrá que elegir el órgano colegiado, lo que podría demorar su puesta en funcionamiento real si no se logra un acuerdo.

Con su puesta en marcha, se reducirá el margen de control en uno o dos años, ya que hasta ahora la fiscalización de las administraciones aragonesas depende del Tribunal de Cuentas y este se encuentra ya bastante colapsado. De hecho, aún está fiscalizando ejercicios de 2005 y 2006.

Buen ambiente en la ponencia

Sin embargo, parece que esta será la definitiva. Todos los partidos han manifestado su voluntad de sacar adelante la reforma de la ley por unanimidad. El PP, tras plantear varias iniciativas, como que el presidente de la Cámara de Cuentas tenga más de 15 años de experiencia profesional (en el texto fija 10), se ha mostrado dispuesto a apoyarla. También IU. "El esqueleto es prácticamente un texto colectivo", apuntó el portavoz de IU, Adolfo Barrena. El PAR destacó, además, el buen ambiente que ha reinado en las reuniones y la posibilidad de impulsar un texto consensuado.

Etiquetas