Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

VISITA DE don felipe a zaragoza

El Príncipe vuelve con los amigos de la Academia

Don Felipe de Borbón compartió ayer recuerdos con quienes fueron compañeros y amigos durante su etapa en la General.

El Príncipe presidió el acto celebrado en el patio de armas.
El Príncipe vuelve con los amigos de la Academia
CEBOLLADA/EFE

El Príncipe de Asturias visitó ayer Zaragoza para volver a encontrarse con quienes un día fueron sus compañeros en la Academia General Militar (AGM). Aunque Don Felipe pertenece a una promoción anterior, compartió dos años de enseñanzas con los alumnos que ingresaron en 1986. De hecho, con algunos de los miembros de esta promoción llegó a entablar una gran amistad, motivo por el que no quiso faltar a su renovación del juramento a la bandera.

A su llegada a las instalaciones militares de la autovía de Huesca, el Príncipe fue recibido con honores. Tras pasar revista a la Fuerza, su Alteza Real ocupó un lugar destacado en el patio de armas, donde no dejó de soplar el cierzo durante toda la mañana. Uno tras otro, los integrantes de la XLV Promoción desfilaron ante la enseña nacional, a la que volvieron a encomendarse con un beso. No pudieron participar en el ritual nueve de sus compañeros, ya fallecidos. Por ellos lo hicieron algunas de sus viudas, visiblemente emocionadas.

Renovado el juramento, tomó la palabra el que fuera número 1 de aquella generación de oficiales, el teniente coronel Fernando Morón. En una breve alocución, se refirió a la suya como una promoción «curtida, orgullosa y áspera en ocasiones». Recordó también que, a lo largo los últimos 25 años, han tenido que hacer un gran esfuerzo para adaptarse a los continuos cambios legislativos y de destinos.

Una afirmación con la que coincidió el general director de La General, Francisco José Gan Pampols, quien reconoció que esta generación ha tenido que superar «momentos de gran dificultad personal y profesional», que han exigido «sacrificios y renuncias». Tras agradecer la asistencia de antiguos profesores y exaltar la lealtad que ha demostrado esta generación de oficiales, Gan Pampols recordó a sus nueve miembros desaparecidos. Hizo también una mención especial a los cinco militares fallecidos en el accidente ocurrido en el Centro Internacional de Desminado de la Academia de Hoyo de Manzanares el pasado jueves.

Fue precisamente este luctuoso suceso el que llevó a los responsables de la Academia General ha suspender el vino español que tradicionalmente cierra este tipo de actos.

Promoción Comandante Rivera

Esta Promoción adoptó el nombre de Comandante Rivera, en memoria del comandante de Ingenieros Manuel Rivera Sánchez, profesor de la AGM y asesinado junto al funcionario Ángel Ramos Saavedra en el atentado terrorista perpetrado contra personal de la Academia el 30 de enero de 1986.

De los 184 oficiales que juraron servicio a España hace 25 años, nueve han fallecido: seis de ellos en acto de servicio, entre los que se encuentran los tenientes Arturo Muñoz Castellanos y Jesús Aguilar Fernández, fallecidos en Bosnia-Herzegovina en 1993.

El acceso en esa época se realizaba por oposición y para aspirar a las 216 plazas se recibieron un total de 3.086 instancias.

La última fase de la oposición de ingreso, denominada 'Quinta Prueba', correspondió a los meses de septiembre a noviembre de 1985, en la que los aspirantes, en un ambiente castrense, con situaciones cambiantes y adversas, debían acreditar debidamente su aptitud para la profesión.

En ese mismo periodo de tiempo también coincidieron en la Academia General Militar los 42 componentes de los Cuerpos Comunes (Medicina, Farmacia, Veterinaria, Intervención y Jurídico) de las Fuerzas Armadas del curso 1985-1986. El Príncipe de Asturias ingresó en las Fuerzas Armadas en septiembre de 1985, pero tuvo oportunidad de compartir experiencias con ellos en la AGM.

Etiquetas