Aragón
Suscríbete

Los siniestros con animales, una realidad en las carreteras aragonesas: "Me salió por un lateral y no pude hacer nada"

En 2023 se registraron 980 accidentes con heridos en Aragón y en 35 de ellos estuvo implicado un animal, aunque las cifras aumentan significativamente en aquellos en los que no hay víctimas.

Animales en entorno natural
Animales en un entorno natural próximo a una carretera
Heraldo

Hace unos días, Javier Navarro iba a trabajar con el coche cuando un jabalí se cruzó en su camino por la carretera convencional que une la Comarca del Aranda con la A-2 y nada pudo hacer por intentar esquivarlo. Aunque afortunadamente él resultó ileso, el animal y el vehículo quedaron gravemente perjudicados. Estos accidentes, lejos de considerarse sucesos aislados, son una realidad constante en zonas rurales o en áreas próximas a entornos naturales. El lado "positivo" de estos siniestros es que en la mayor parte de los casos no hay que lamentar daños personales.

Según fuentes de la DGT, la presencia de jabalíes, cabras o ciervos en carreteras convencionales resulta cada vez más habitual. El número de siniestros con daños materiales en vehículos ocasionados por un animal ha aumentado significativamente en los últimos años, llegando incluso a duplicarse si se comparan los años 2013 y 2022, pasando de 17.170 a 35.156.

Y es que estos animales vagan libremente por su hábitat natural sin ser conscientes, en muchos casos, de que en medio de su entorno se encuentra una carretera. Como consecuencia directa, los atropellos de estos animales que pueden ocasionar, además de lesiones graves o mortales en estas especies, daños materiales significativos a los vehículos, lesiones graves o pérdidas de vidas humanas.

Aunque estos siniestros son una realidad sobre todo en zonas rurales, la mayor parte de estos accidentes no suponen daños humanos. Según datos de la Jefatura Provincial de Tráfico facilitados por la Delegación del Gobierno de Aragón, en 2023 se registraron 980 accidentes con heridos en Aragón de los que en 35 estuvo implicado un animal. Una cifra que deja constancia de que no hay muchos casos de siniestros de tráfico con animales y víctimas.

Además, en algunos casos los choques son tan mínimos que los perjudicados abandonan el lugar tras el accidente, quedando así sin registrarse el siniestro y sin poder demostrar, en caso de recurrir al seguro para arreglar el coche, que se haya tratado de un atropello a un animal.  

Por ello, la Guardia Civil avisa de la importancia de permanecer en el lugar del accidente y avisar al 062 para dejar parte del siniestro y retirar así al animal. Además, anuncian de los problemas que puede generar abandonar el lugar de cara a los seguros porque "es complicado demostrar que se trate de un atropello real".

La mayor parte de estos accidentes, el 86% según datos de la DGT para el año 2022, ocurrieron en carreteras convencionales. Aunque también pueden aparecer animales en autovías. Andrea Cebrián cuenta que un día volvía de Zaragoza a Calatayud por la A-2 cuando de repente vio algo que se movía en medio de la autovía. "Me salió por un lateral y no pude hacer nada. No me dio tiempo a reaccionar y le di, pero luego me gire y ya no estaba, así que seguí hacia delante porque tampoco sabía que tenía que hacer", asegura. 

Animales cerca la carretera
Animales cerca de la carretera
Heraldo

En este tipo de siniestros pueden verse afectados animales domésticos, sobre todo perros, o animales cinegéticos, aquellos relacionados con la caza como jabalíes, corzos, ciervos o zorros. El jabalí fue el animal implicado en un mayor número de siniestros con víctimas en Aragón, según datos de la Jefatura Provincial de Tráfico de Zaragoza, facilitados por la Delegación del Gobierno. 

Por el momento, están publicados los datos de la DGT hasta el año 2022 y ahí se especifica que los animales estuvieron presentes en 35.661 siniestros viales.

Recomendaciones para evitar estos accidentes

Este tipo de siniestralidad vial plantea desafíos importantes en términos de prevención y mitigación.

La DGT recomienda a los conductores que si van a circular por una zona en la que pueda haber animales respeten la velocidad establecida, que suele ser una específica. Además, asegura que es conveniente estar pendiente de las cunetas y medianas que es por donde suelen aparecer los animales.

Y, en caso de ver uno, es fundamental no dar volantazos y frenar a fondo, pero levantando el pie del freno en el último momento, para así evitar que la parte delantera del vehículo se incline hacia abajo, puesto que, si es así, el animal después de impactar con el frontal del vehículo es más fácil que salte hacia el parabrisas, con el consiguiente incremento del peligro para los ocupantes del vehículo.

Además, las administraciones titulares de las carreteras están adoptando medidas específicas para reducir la siniestralidad. En algunas vías se instauran resinas y otros compuestos que repelen los movimientos de los animales para así encauzarlos por pasos habilitados o evitar la invasión de la vía. También se están implantando vallados físicos o hechos con luces, sonidos y ultrasonidos para impedir el acceso del animal a la vía.

Otra medida es la siega, la limpieza y el desbroce de cunetas, bermas y medianas para incrementar el campo de visión del conductor y evitar la presencia en esas zonas de pequeños animales que puedan atraer a sus depredadores de mayor tamaño.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión