Aragón
Suscríbete

Sareb vendió el año pasado 700 inmuebles en Aragón pero aún oferta 4.200

El ‘banco malo’ ingresó 60 millones de euros en la Comunidad por estas operaciones pese al alza de los tipos de interés.

Vista aérea de un conjunto de viviendas en el centro de Zaragoza.
Vista aérea de un conjunto de viviendas en el centro de Zaragoza.
Marcos Martínez

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) se desprendió el año pasado de 700 inmuebles en Aragón. El denominado ‘banco malo’ sigue dando salida a todo tipo de propiedades en la Comunidad desde su creación en 2012, pero aún tiene en cartera 4.200 pisos, suelos, locales y oficinas.

Son las principales cifras que se desprenden del balance anual presentado ayer por la entidad en Madrid. En concreto, la Sareb vendió 536 pisos, 86 parcelas y 80 locales y oficinas en la Comunidad, que le reportaron algo más de 60 millones de euros a pesar de las dificultades del contexto económico.

«Cabe destacar el impacto negativo que ha supuesto la subida continuada de tipos de interés en el poder adquisitivo y la capacidad de acceso a financiación de los potenciales compradores, lo que, en última instancia, afecta de manera negativa a la escrituración», trasladaron desde el ‘banco malo’.

La Sareb se creó en 2012 para gestionar y vender los activos de las entidades financieras que recibieron ayudas públicas durante la crisis. La entidad se hizo con más de 200.000 activos por valor de 50.781 millones de euros, de los que la mayoría, el 80%, eran préstamos al promotor y el resto inmuebles. En un plazo de quince años debía amortizar las deudas generando ingresos a partir de unas propiedades cada vez menos valiosas por el parón del mercado.

Más de dos décadas después el ‘banco malo’ ha ido desprendiéndose de estos activos, en especial de los préstamos, que ha ido convirtiendo en bienes inmuebles, más fáciles de vender.

En Aragón ha llegado a contar con más de 6.000 propiedades, buena parte de ellas por el rescate bancario de Caja3, de la que formaba parte la Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI). En la actualidad oferta 835 viviendas, 1.177 terrenos y 1.568 locales, garajes y oficinas. Además, tiene en marcha obras que sumarán otros 636 inmuebles a su cartera.

Deuda pendiente

En el conjunto del país, Sareb perdió el año pasado 2.198 millones de euros, un 46% más que el ejercicio anterior, por culpa de las minusvalías en las ventas y el aumento de los gastos financieros. No obstante, logró aumentar sus ingresos un 16% y amortizar más de 1.000 millones de deuda.

El consejero delegado de la entidad, Leopoldo Puig, hizo un balance positivo, y se marcó como objetivo el de «vender, vender, vender, como si no hubiese un mañana». Eso sí, reconoció que no será posible devolver toda su deuda antes de 2027.

«Previsiblemente hay una parte de la deuda que no se va a poder amortizar», admitió en la comparecencia ante la prensa. Desde que se constituyó la sociedad, la cartera total de activos se ha reducido en un 54,5%, pasando de los 50.781 millones iniciales a 23.104 millones. Actualmente, el 62% de la cartera está constituido por inmuebles y el 38% restante por préstamos al promotor con garantías inmobiliarias.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión