Aragón
Suscríbete

Fiesta en Zaragoza para concienciar sobre el autismo: "En mi clase soy una más, es lo que me gusta"

El parque Roberto Camardiel del Actur acoge una jornada para dar a conocer la diversidad de esta condición neurológica y la necesidad de poner el foco en las personas. 

Varias personas juegan con un paracaídas gigante en la jornada organizada por Autismo Aragón en Zaragoza en el parque Roberto Camardiel de Zaragoza
Varias personas juegan con un paracaídas gigante en la jornada organizada por Autismo Aragón en Zaragoza en el parque Roberto Camardiel de Zaragoza
Álvaro Sánchez

Jimena, de 12 años, se ha confeccionado unos pendientes con cuentas para planchar con el símbolo del infinito colorido que está fuertemente ligado a su condición de persona con autismo. Los lucía este sábado en la jornada inclusiva que Autismo Aragón ha celebrado en el parque Roberto Camardiel del Actur de Zaragoza, junto a su sede, con motivo del día internacional sobre la conciencia de esta condición neurológica que fue el martes de esta semana. Este infinito con toda la gama de colores del arco iris refleja esa gran diversidad y singularidad que hay entre quienes padecen este trastorno.

"En mi clase soy una más, es lo que quiero, que todos seamos iguales. El curso que viene voy a ir a un instituto cerca de mi casa y en el futuro a lo mejor me gustaría estudiar algo de tecnología y diseño de videojuegos", explica haciendo una parada en el juego de dominó gigante junto al que está sentada. Estudia 6º de Primaria en un colegio del barrio de Miralbueno, al que asiste desde que empezó a ir a clase. De las asignaturas, prefiere las matemáticas y la música.

"Ellos son unos más, no son diferentes. Ante todo son personas y hay que poner el acento en ello, en sus capacidades y no en su diagnóstico. La sociedad, todos, nos tenemos que adaptar a su forma de ver el mundo, buscar soluciones a sus necesidades", comenta su madre, Gema Moya. Tiene dificultades para relacionarse, una de las características del colectivo autista, pero "disfruta con su grupo de amigas" y a nivel cognitivo es una buena estudiante.

"Cuando era más pequeña sí que necesitaba más tiempo para hacer las cosas, pero todos los profesores conocen su condición, y ahora la única adaptación que tiene es que usa cuadernos pautados de cuadrícula con las rayas paralelas para que la escritura le sea más fácil", comenta esta madre que se muestra "encantada" con el centro escolar.

Juan Francisco Cebrián, que tiene un hijo autista de 24 años con una discapacidad reconocida del 77%, pone voz a las "carreras de obstáculos" que tienen que superar muchas familias con chavales con "perfiles más complicados"

Uno de los momentos "más duros" llega cuando terminan la escolarización a los 21 años y hay que derivarlos a otros recursos más apropiados para su edad como un centro de día, ocupacional o de empleo. "A veces hay largas esperas, en que tienen que estar en casa durante meses, porque la Administración les ha concedido una plaza pero no la tienen asignada y no la pueden ocupar", comenta desde la experiencia que le tocó vivir.

Por ello, reclama que se ponga en marcha una "unidad interdisciplinar de diagnóstico y seguimiento" que sea el punto de referencia al que puedan acudir los padres y no tener que ir de consulta en consulta. También reivindica más profesionales especializados, como terapeutas ocupacionales, y un apoyo psicológico para las familias.

Decenas de familias han participado en la jornada que se ha llevado a cabo bajo el lema 'Autismo cerca de ti', un trastorno que afecta al 1% de la población, en Aragón hay unas 12.000 personas autistas. Los asistentes han podido poner a prueba su equilibrio en el Twistter gigante, probar la puntería con una diana de sacos o jugar al parchís y el dominó con piezas de considerable tamaño, además de lanzar al aire y esconderse bajo los paracaídas. 

Los más 'manitas' han tenido su rincón para hacer llaveros de madera con el corazón de colores que simboliza el trastorno del espectro autista (TEA) pintado con rotuladores acrílicos o sino un cartel con el infinito con papeles de colores recortados y pegados. No han faltado a la cita los cabezudos de la comparsa de La Antigua Química de La Almozara y hasta un coche de la Policía Local al que han podido subirse entusiasmados durante unos minutos los más pequeños.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión