Aragón
Suscríbete

Los aragoneses en riesgo de pobreza bajan al 19%, pero un 27% no llega a pagar gastos imprevistos

Esta tasa es casi seis puntos inferior a la mediana española (26 %) según la encuesta de condiciones de vida publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística

Voluntarios en el comerdor social de la Parroquia del Carmen en Zaragoza.
Voluntarios en el comerdor social de la Parroquia del Carmen en Zaragoza.
Oliver Duch | Oliver

El 19,1% de la población aragonesa, más de 253.000 personas, corren el riesgo de ser pobres o excluidos, según el denominado indicador Arope, que diseña la Comisión Europea, correspondiente a 2022. Este porcentaje supone un descenso de casi un punto respecto a 2021, cuando se situó en un 20%.

Así lo recoge la encuesta de condiciones de vida publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta tasa es casi seis puntos inferior a la mediana española (26 %), que baja respecto al año anterior (27,8%), y la tercera más baja de las autonomías, solo por detrás de Navarra (14,5%) y País Vasco (15,7%).

La tasa Arope (llamada así por sus siglas en inglés ‘At Risk Of Poverty or social Exclusion) mide la pobreza estadísticamente no solo con los ingresos, sino que también incluye otros factores como la privación material severa y la baja intensidad de empleo (cuando las personas en edad de trabajar en un hogar solo consiguen hacerlo por debajo del 20% de su potencial máximo).

La Encuesta de Condiciones de Vida del INE, revela que, aunque la pobreza baja dos puntos, aún hay un nueve por ciento de españoles que llega a fin de mes con dificultades

En el caso de la Comunidad aragonesa, la reducción se produjo en estos tres componentes. Así la población en riesgo de pobreza (que mide cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población) disminuyó ocho décimas del 15,8% en 2021 al 15% en 2022.

Lo que más cayó fue el porcentaje de aragoneses con carencia material y severa, que descendió del 6,5% al 4,7%, y en la que se tienen en cuenta cuestiones como permitirse comer carne o pescado cada dos días, calentar la casa de manera adecuada, afrontar gastos imprevistos o disponer de un automóvil. Mientras, el porcentaje de la población en situación de baja intensidad de empleo prácticamente se mantuvo estable, de un 4,9% a un 4,8%.

Pese a este descenso de casi un punto porcentual de los aragoneses que corren el riesgo de caer en la pobreza, todavía hay más de una cuarta parte de los hogares de la Comunidad, un 26,6% (en 2021 eran un 27,4%), que no tienen capacidad para hacer frente a gastos sobrevenidos en el hogar.

La pobreza energética ha escalado y hay un 8,4% de las viviendas cuyos inquilinos no pueden mantenerlas con una temperatura adecuada, cuando en 2021 eran un 7,6%. También han aumentado los que no pueden irse de vacaciones al menos una vez al año, que en 2021 suponían un 23,6% y el año pasado un 24,3%. 

La brecha digital parece que se ha reducido y si en 2021 un 6,3% de los hogares no podían disponer de un ordenador personal, en 2022 descendió a un 4,1 %. La encuesta también revela que el 6,9% de la población aragonesa llegó a fin de mes «con mucha dificultad» en 2022, frente al 7,5% del año anterior.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión