Aragón
Suscríbete

educación

Lleno en las salas de estudio por los exámenes: "A las 8.00 ya hay fila"

El espacio habilitado en la Facultad de Educación no abre hasta las 8.30 y la afluencia es constante durante el fin de semana. Esta situación se repite en todos los campus.

Universitarios este domingo mientras estudiaban en una de las salas de la Facultad de Educación
Universitarios este domingo mientras estudiaban en una de las salas de la Facultad de Educación
Oliver Duch

Ni un alfiler. Las 245 plazas con las que cuentan las tres salas de estudio de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza estaban este domingo llenas a primera hora de la tarde. La estampa era similar a la que se podía ver a las 8.30, cuando abrió sus puertas. "Es una guerra. A las 8.00 ya hay fila para entrar", explicó María Suárez, estudiante de 3º de Magisterio de Infantil.

Esta joven recalcó que la falta de espacio solo se produce los fines de semana, en especial, aquellos que como este coinciden en plena temporada de exámenes: "Siempre vengo a estudiar a la biblioteca y entre semana, al estar todo abierto, no hay problemas, pero los sábados y domingos sí". De hecho, cualquier otro día apenas se llenan la mitad de los huecos. Y esto se produce en las horas punta, ya que en muchas otras solo hay 20 o 40 universitarios.

"Si vienes más tarde de las 14.45 ya te están quitando el sitio"

"Hemos venido a las 8.10, aunque abren a las 8.30 y ya éramos las décimas en la fila", declararon Isabel Martínez y Victoria Boloix, alumnas de 4º, quienes muchos días comen en algún banco del campus para asegurarse un hueco. "Si vienes más tarde de las 14.45 ya te están quitando el sitio", apuntaron.

Como ellas, Eva Monzón, que estudia 3º de Química, come todos estos fines de semana en tiempo récord. "Me voy menos de una hora. Así que suelo dejar los apuntes para no perder el sitio", puntualizó. En el tablón de anuncios que hay nada más entrar ya se detalla que los materiales que estén más de 20 minutos sin su dueño se retirarán. No obstante, el personal de seguridad siempre intenta ser algo más laxo. Generalmente, sobre las 14.00 se suele vaciar y a las 15.00 vuelve a estar llena.

Tal es la afluencia que Mario Lecina, de 1º de Magisterio de Primaria, ayer se quedó sin un espacio donde estudiar. "Hemos llegado antes de las 16.00 y ya no había nada. Estamos esperando un poco para ver si alguien se va y sino nos tendremos que ir a una cafetería", señalaba mientras recorría los pasillos que separan las tres salas de estudio.

En todas ellas apenas se veían una decena de huecos libres y todos ellos con libros, apuntes e incluso ordenadores esperando a su dueño que seguramente había salido unos minutos a despejarse. Además, este año, el periodo de exámenes se comprime como producto del adelanto de la pruebas de septiembre a julio. Termina el 27 de enero frente al 5 de febrero del curso anterior. "Yo lo prefiero porque así no tenemos septiembre. Ahora nos estamos adaptando, pero será para mejor", recalcó Suárez. Por su parte, Lucía Garcés, matriculada en 1º de Enfermería, lamentó no haber podido disfrutar más de su familia durante la Navidad para poder estudiar.

Quejas estudiantiles

Estos problemas de espacio, denunciaron desde Estudiantes en Movimiento, se repiten año tras año. "La Universidad está volviendo a aumentar las plazas a niveles previos a la pandemia, pero ya entonces eran insuficientes", recalcaron. En estos momentos, en Zaragoza está abierto el edificio modular de Filosofía y Letras, la sala Tomás Pollán en la Escuela de Ingeniería y Arquitectura, las facultades de Educación y Veterinaria y la biblioteca CAI-Universidad. Por su parte, en Huesca está disponible la biblioteca de Empresa y Gestión Pública, según lo publicado en la página web de la Universidad.

Este colectivo criticó la falta de un espacio para los alumnos turolenses, que sí que existía antes de la pandemia, y que en Zaragoza ya no se abra la sala de Económicas. Además, ahora tampoco permanece ninguna abierta hasta la madrugada. Por ello, reclamaron que se amplíen algunos horarios y se habiliten 200 plazas más en Zaragoza, además de que entre Huesca y Teruel se alcancen las 400.

Asimismo, cuestionaron que ni la DGA ni los ayuntamientos habiliten espacios para que los matriculados en la ESO, bachillerato o FP puedan estudiar los fines de semana. Para paliar este déficit, podrán a disposición de los alumnos la Casa del Estudiante del campus público. Lo han hecho este fin de semana y lo volverán a hacer el próximo de 9.00 a 21.00. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión