Aragón
Suscríbete por 1€

Una cinta de la Virgen y... ¿qué más se regala a un Papa?

Francisco I recibe este miércoles en audiencia a Javier Lambán, quien le entregará -entre otros presentes- una medida de la Virgen del Pilar. En dependencias vaticanas hay cuadros, drones y hasta botellas de whisky obsequiadas por distintos mandatarios.

Los Reyes de España regalaron al Papa en su última audiencia el facsímil de un libro de Baltasar Gracián.
Los Reyes de España regalaron al Papa en su última audiencia el facsímil de un libro de Baltasar Gracián.
EFE

Madrugadora audiencia la que este miércoles por la mañana tendrá lugar en el Vaticano. El papa Francisco I recibirá al presidente aragonés, Javier Lambán, y al arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, a las ocho de la mañana. La visita se producirá en el estudio del Aula Pablo VI y será breve, de apenas unos minutos, lo que no quita para que lleve preparándose varias semanas, sobre todo, porque las normas del Protocolo del Vaticano son más que estrictas. Así, toda la delegación irá vestida de negro -solo las reinas católicas pueden hacerlo de blanco- y le entregarán unos detalles al papa Francisco, que "no pueden desvelarse hasta después del encuentro". Sí ha trascendido que Lambán y Escribano llevarán, entre otras cosas, "una cinta de la Virgen especial", no de las que se compran en la máquina de la sacristía del Pilar.

Porque… ¿qué se le regala a un Papa? ¿Sería el candidato más incómodo en un hipotético sorteo del “amigo invisible”? A lo largo de los años, audiencia tras audiencia, a Su Santidad le han regalado desde camisetas de fútbol hasta cajas de whisky (el malogrado Felipe de Edimburgo tuvo esta genial idea), si bien también ha recibido otros regalos de impronta aragonesa como el facsímil de un libro de aforismos del jesuita zaragozano Baltasar Gracián, que el rey Felipe VI y la reina Letizia le brindaron en una audiencia en 2014.

Desde el área de Protocolo de Gobierno de Aragón explican que "todos los regalos institucionales tienen una finalidad de comunicación". "Lo importante siempre es la idea", comentan, sabedores de que en los últimos tiempos han tenido que estrujarse mucho la neurona dado por la imposición de una política (casi) de “coste cero”. Una cuidada preparación y la elaboración en el propio departamento con materiales reutilizados forman parte de los principios con los que se trabaja. Francisco I, por su parte, lo tiene algo más fácil, pues suele ser más repetitivo y menos original con sus presentes: entrega a todos los mandatarios un rosario y copias de sus principales textos magisteriales. Solo en ocasiones muy especiales obsequia un medallón de bronce que reproduce el diseño inicial de la basílica de San Pedro.

Los Caballeros de Exea entregaron esta simbólica cajita a Francisco I.
Los Caballeros de Exea entregaron esta simbólica cajita a Francisco I.
Heraldo

El Santo Padre y los integrantes de la comitiva aragonesa tratarán en la audiencia “temas de interés común”, entre los que figuran -sin duda- la devolución de los bienes religiosos que Aragón reclama a Cataluña. Así, no sería de extrañar que el presidente aragonés, que no da puntada sin hilo, entregara en el Vaticano algún catálogo de, por ejemplo, las obras de Sijena o algún facsímil que hiciera referencia a la Corona, como ya hizo el Gobierno de Aragón hace un par de años con la edición de un calendario que recogía los territorios que, en su momento, conformaron la Corona. Allí se incluían también los tres Consejos Regionales Italianos de Calabria, Campania y Cerdeña y había referencias al señal (‘senyera’) de los reyes aragoneses y a San Jorge, como patrón de Aragón.

En esta misma línea puede citarse la visita de la Asociación Alfonso I de Ejea de los Caballeros (Caballeros de Exea ) al Vaticano en 2018, con motivo del 950 aniversario de la visita del rey de Aragón Sancho Ramírez a Roma. En su encuentro con el papa Francisco -aquella vez Lambán no pudo acompañar a sus vecinos- los aragoneses le dieron un detalle (una cajita con una réplica de la piedra armera), en recuerdo de aquel hecho histórico del que se ‘importaron’ los colores que más tarde serían los propios de Aragón: el gules (rojo) y el oro (amarillo). Conviene recordar también que el palacio Vaticano, por encargo papal al taller de Rafael, alberga una estancia decorada con un inmenso Fernando el Católico, pintado en forma de estatua de oro, "como un héroe antiguo", bajo un fresco de siete metros de ancho que representa una vieja victoria cristiana contra el islam.

En el Vaticano tienen una enorme colección de regalos, algunos de los cuales donan posteriormente y otros que pasan a formar parte de sus fondos patrimoniales. Recientemente, Francisco I sorteó algunos de estos regalos (un Fiat 4x4, algunas bicicletas y cafeteras) en una rifa, cuya recaudación se donó a la caridad.

El crucifijo de la hoz y el martillo que regaló Evo Morales.
El crucifijo de la hoz y el martillo que regaló Evo Morales.
EFE

Hay también presentes más que cuestionables y polémicos, como el crucifijo hecho con una hoz y un martillo que entregó el expresidente boliviano Evo Morales al Santo Padre. Se trataba de una “reproducción de la original que fue hecha por un sacerdote español, Luis Espinal, asesinado en los años ochenta”, explicaron.

En diciembre del año pasado, la vicepresidenta Yolanda Díaz regaló al Papa una copia del libro de poesía en gallego ‘Follas Novas’, escrito por Rosalía de Castro, que suponía un guiño a la emigración española hacia Argentina en los años de posguerra. También le llevó una estola fabricada con material reciclado y bordada por religiosas de las Carmelitas Descalzas de un convento de Alcalá de Henares.

Muestras de plantas exóticas, réplicas de medallones heráldicos y hasta exóticos instrumentos musicales se pueden hallar en las dependencias vaticanas, donde -por cierto- también debe estar la guitarra de juguete con la que Rodolfo Chikilicuatre actuó en Eurovisión. Fue en marzo de 2008 cuando Jordi Évole hizo llegar a Benedicto XVI este singular regalo, pero no de forma oficial sino tras esperar casi cuatro horas en la plaza de San Pedro y abordar el Papamóvil cuando el Santo Padre saludaba a los fieles.

El cartel que prohíbe quejarse a las puertas del despacho papal.
El cartel que prohíbe quejarse a las puertas del despacho papal.
La Stampa

Como curiosidad puede citarse también que en la puerta del despacho del Papa en su residencia vaticana de Santa Marta hay un cartel que reza: “Prohibido quejarse”. Este fue un regalo del psicólogo Salvo Noé, autor de libros y de cursos de motivación, que asegura que “hay que dejar de quejarse y actuar para hacer mejor la vida”. El Papa prometió que lo colgaría en su despecho y, ni corto ni perezoso, el día después de aquella audiencia ya lucía en su puerta para alborozo de las redes sociales donde se hizo viral.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión