Aragón
Suscríbete

La trashumancia en femenino tiene premio en Altorricón

Judit Ballarín cogió el relevo del ganado familiar hace doce años. Ahora, ha sido galardonada con el premio Ganadería en Femenino por su labor.

La ganadera Judit Ballarín durante la trashumancia junto a sus 800 ovejas, que realiza entre los pueblos de Altorricón y Merli.
La ganadera Judit Ballarín durante la trashumancia junto a sus 800 ovejas, que realiza entre los pueblos de Altorricón y Merli.
J.B.

Mantener la tradición y a sus ovejas. Este era el objetivo de la ganadera oscense Judit Ballarín que le ha llevado ser reconocida con el premio de Ganadería en Femenino de Zoetis.

Todo comenzó hace 12 años, cuando Ballarín tomó el relevo del negocio familiar en el pueblo oscense de Altorricón. Su padre, natural de Merli, iba a jubilarse y, por tanto, vender todas sus ovejas. Desde entonces, Ballarín hace la trashumancia todos los veranos, entre mayo y noviembre, con sus 800 ovejas y cabras, hasta Merli.

Un evento que va en busca de la eterna primavera. Las ganaderías trashumantes inician sus viajes, cuando aumentan las temperaturas, desde los pastos donde han pasado el invierno hacia la hierba verde de alta montaña. Algo bueno tanto para los animales como para los pueblos: "es poder seguir conservando una tradición", cuenta Ballarín.

Durante los cinco días que dura su trashumancia, Ballarín y sus animales recorren entre 20 y 25 kilómetros al día. Una actividad que en esta campaña se ha encontrado con mayores dificultades debido al calor y la sequía: "Pensábamos estar todo el verano, pero como no ha llovido, no encontrábamos apenas lugares para que las ovejas pudieran beber", cuenta la ganadera. Además, otro de los problemas es que "hay vías pecuarias en las que no ha estado permitido pasar durante un tiempo. Ahora están sucias y el ganado ya no puede pasar", añade Ballarín.

El 2022 ha sido un año complicado para todo el sector agrícola, no solo por el calor sino por la importante subida de precios: "El coste de los piensos para los animales ha sido desorbitado", cuenta Ballarín. Algo que complica que esta tradición pueda seguir presente en los pueblos aragoneses: "se puede vivir de ello, pero es complicado", añade la oscense.

Cuidar de la ganadería ovina ha sido una profesión que ha permitido a Ballarín quedarse en su pueblo. Únicamente está ella al cargo de todos sus animales y no sé plantea contratar más personal debido al momento complicado que atraviesa el sector. "Es muy complicado, cada vez menos gente quiere ovejas. El consumo de la carne de cordero no es muy frecuente fuera de fechas señaladas", explica Ballarín.

Además, a ello se suma que se trate de una profesión dura y con muchas obligaciones en la que ni el frío, ni la lluvia o el calor son una excusa. "Durante el invierno, las ovejas salen también todos los días", añade la ganadera.

Algo que no deteriora la pasión de la oscense por su profesión: "Para mí sería mucho más duro estar ocho horas en una silla frente al ordenador", explica.

Ser mujer y ganadera

El mundo agrícola ha sido tradicionalmente liderado por hombres. Cada vez son más las mujeres que se dedican a la agricultura o la ganadería, aunque todavía sigue generando asombro: "Ver a una mujer con ovejas o con un tractor sorprende. La gente aún se gira", explica Ballarín. "Puede que no tenga la misma fuerza que un chico, pero hago las mismas cosas", añade la ganadera.

Algo que las mujeres del sector agrícola reivindicaban este sábado, 15 de octubre, con la celebración del Día de la Mujer Rural, para visibilizar el trabajo que realizan en el campo.

Las galardonadas Raquel Roca (izq.) y Judit Ballarín (dcha.).
Las galardonadas Raquel Roca (izq.) y Judit Ballarín (dcha.).
AGA COMUNICACIÓN

Cuando comenzó, con tan solo 19 años, "nadie daba un duro por que durará más de dos años", cuenta Ballarín. Ahora, 12 años más tarde, no solo continúa con la labor ganadera, sino que ha sido galardonada por ello. Zoetis entregaba este mes los Premios Ganadería en Femenino 2022, en los que reconocía la labor de Ballarín en la categoría de sostenibilidad. "El premio es un chute de energía", cuenta. Además de sentir valorado su trabajo, a lo que confiesa no estar "muy acostumbrada".

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión