Aragón
Suscríbete por 1€

tribunales

Los juicios por el asesinato de Giménez Abad y el atentado de la casa cuartel, a punto de llegar a la sala de vistas

El líder de ETA Josu Ternera será trasladado desde Francia a principios de enero de 2024.

José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, en París
José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, en París
IAN LANGSDON

La banda terrorista ETA tiene pendientes dos juicios por sus crímenes en Aragón. Las vistas orales del asesinato del presidente del PP Aragón, Manuel Giménez Abad, ocurrido el 6 de mayo de 2001, y la del atentado de la casa cuartel que provocó once muertos (seis menores) el 11 de diciembre de 1987, que se celebrarán en la Audiencia Nacional en enero de 2024, según confirmaron a este periódico fuentes jurídicas.

El proceso judicial del líder de la banda terrorista José Antonio Urrutikoetxea Bengoextea, alias Josu Ternera, por su implicación en el atentado de la casa cuartel (huyó desde el Parlamento Vasco en 2002 cuando lo llamaron a declarar en la Audiencia Nacional) se celebrará a lo largo de los días 9, 10 y 11 de enero de 2024.

El fiscal solicita 2.354 años de prisión para el etarra y le responsabiliza del atentado como autor “tanto por inducción como por cooperación necesaria”, ya que dirigía entonces la banda armada y “se ha mantenido a la cabeza de la organización terrorista durante un período más dilatado en el tiempo”.

Josu Ternera permanece detenido en Francia (reside en un domicilio de París, pero está controlado por la Policía francesa) y está pendiente de su entrega a España para la celebración de este juicio histórico, aunque todavía tiene otro pendiente en el país vecino.

Jorge Piedrafita, abogado de la acusación particular y popular en el atentado contra la Casa Cuartel de Zaragoza y otras causas contra ETA (como el asesinato de Gregorio Ordóñez) señala que este año se llega al aniversario del final de la banda terrorista "con avances, al fin".

El letrado precisa que se ha conseguido el procesamiento de Josu Ternera "abortando sus numerosas y variadas argucias" para evitar sentarse en el banquillo de los acusados. Igualmente, agrega que se ha logrado desactivar su táctica de desacreditación de los agentes y peritos de inteligencia de la Guardia Civil, dejando en evidencia que han realizado un trabajo objetivo y profesional en sus informes, en el que señalan a Ternera como el jefe de ETA que dio la orden de cometer el sangriento atentado.

La última decisión de la Audiencia Nacional fue denegar la petición del abogado defensor Gonzalo Boye, que reclamó que se hiciera público el historial de los peritos de la Guardia Civil que van a declarar porque no había prueba alguna que pusiera en duda su imparcialidad.

Piedrafita considera que se llega a este aniversario tras un intenso trabajo de la acusación y queda todavía mucho por delante para concretar, por ejemplo "cómo se va a realizar el retorno de Josu Ternera a España para su enjuiciamiento". Pero agrega que las víctimas tienen ya por fin un horizonte temporal para ver al sanguinario líder etarra en el banquillo y que se pueda juzgar el atentado más grave sucedido en Aragón, y los guardias civiles y sus familias sean resarcidos.

Solicitada la apertura de juicio oral 

Sobre la vista oral del asesinato de Manuel Giménez Abad, la Audiencia Nacional todavía no ha fijado la fecha concreta, aunque las acusaciones (la fiscalía y la abogada Carmen Ladrón de Guevara, en nombre de la familia) ya han solicitado la apertura del juicio oral y la Sala de lo Penal podría definir las fechas entre diciembre de este año y marzo del 2024, según fuentes jurídicas.

En principio, están pendientes de solicitar las penas para los miembros de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe ‘Ata’, quien fue también jefe militar de la banda terrorista y está preso en el sur de Francia, como el presunto autor del asesinato, y Miren Itxaso Zaldúa Iriberri, como miembro del comando que cometió el atentado en la calle Cortes de Aragón.

Está previsto que el juicio dure dos sesiones y la abogada de la acusación, Carmen Ladrón de Guevara, cree que no hay retraso en la Audiencia Nacional sino que las dilaciones suelen producirse en la cooperación internacional en estos casos de terrorismo, que implican a la justicia francesa y española.

El joven Borja Giménez, que fue testigo de la muerte de su padre con 16 años cuando iban a la Romareda para ver un partido entre el Real Zaragoza y el Numancia, reconoce que está siendo “larga” la espera del juicio pero confía en la actuación de la Justicia. 

Su hermano mayor, Manuel, reconoce que el trabajo de la investigación es “muy meticuloso”, aunque tener que esperar 21 años para la celebración del juicio es “sorprendente”. “Un asesinato es algo muy grave y tantos años después te sientes extraño”, señaló, si bien confía en el final definitivo llegue en los próximos meses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión