Aragón
Suscríbete por 1€

HC reconvertirá en hospital en poco más de un año el centro empresarial de Miralbueno

Cierra la compra con el Sabadell, ultima el diseño y busca constructora para lanzar la obra en tres meses. Solo mantendrá la estructura y transformará sus 20.000 m2 en un complejo con 150 camas y 14 quirófanos.

Recreación del hospital que el grupo Hernán Cortes va a a acondicionar en el fallido centro empresarial Vistabella, a la entrada de Miralbueno.
Recreación del hospital que el grupo Hernán Cortes va a a acondicionar en el fallido centro empresarial Vistabella, a la entrada de Miralbueno.
HC

El grupo sanitario aragonés Hernán Cortés (HC) reconvertirá en poco más de un año el centro empresarial Vistabella, en el barrio zaragozano de Miralbueno, en un hospital de casi 20.000 metros cuadrados. La compra la acaba de cerrar con el Banco Sabadell, mientras avanza en el diseño del complejo y recibe ofertas de constructoras con el objetivo de iniciar las obras entre finales de año y principios del que viene. Para ello, mantiene sus planes de presentar este otoño el proyecto al Ayuntamiento para obtener la preceptiva licencia, lo que le permitiría avanzar ya con los trabajos bajo rasante.

El consejero delegado de HC, Rafael Hernández, especifica que la adquisición del inmueble, que se formalizará este mes, y su completa transformación implicarán un desembolso cercano a los 55 millones, a los que se añadirán otros 20 para la adquisición del equipamiento necesario. De este modo, dispondrá de un complejo con 150 camas de hospitalización general, una uci dotada para diez pacientes, catorce quirófanos y el doble de camas para reanimación.

Con su puesta en marcha, el grupo Hernán Cortes generará 400 empleos y cuadruplicará la actual capacidad asistencial que tiene con el pequeño hospital que inauguró hace dos años en Miraflores. Además, podrá aumentar su cartera de servicios y ofertar el 100% de las prestaciones sanitarias, al sumar obstetricia, neurocirugía craneal, cirugía cardiaca y torácica y oncología. "Aspiramos a liderar la sanidad privada local y nuestra ambición es que sea un hospital asistencial, docente e investigador", manifiesta.

Si no surgen imprevistos, recibirá sus primeros pacientes a principios de 2024, incluso antes de que lo pueda hacer Quirón en el nuevo hospital que empezó a construir junto a Montecanal el pasado verano. Esto será posible porque HC podrá recortar plazos con la adquisición del centro empresarial Vistabella, ya que va a aprovechar su estructura y se ahorrará más de medio año de trabajos. "Eso nos lleva a un periodo de ejecución de 12 meses, incluido el equipamiento y la idea es abrir en el primer trimestre de 2024", añade.

El único inquilino que tiene el centro empresarial, ubicado en la calle Ibón de Plan, junto a la carretera del aeropuerto, es un supermercado de Supercor y ocupa un extremo de la planta calle. El grupo llegó a analizar tras cuatro ubicaciones en el casco urbano, pero las desechó porque la adaptación de los inmuebles, dedicados ahora a usos hoteleros y de oficinas, era mucho más compleja, cara y con dificultades para cumplir la normativa.

Hernández confía en obtener con "relativa facilidad" la licencia de hospital, puesto que el edificio de Miralbueno está exento y cuenta con espacios libres para acometer las instalaciones y cumplir los requisitos de Bomberos. "Es importante por las circulaciones y para cumplir con las distancias requeridas a cualquier centro que cuenta con equipamiento de oxígeno", explica.

Servicios esenciales bajo tierra

El complejo tiene forma rectangular y escalonada, con una altura máxima de tres plantas, a las que se suman otras dos en el sótano, que ocupan casi 9.000 metros cuadrados. La segunda bajo rasante seguirá funcionando como aparcamiento para los futuros pacientes, tal y como se diseñó, con sus 144 plazas, pero la primera se transformará por completo para albergar los servicios neurálgicos de un hospital: el bloque quirúrgico y los equipos de radiología.

El resto del edificio, otros 10.575 m2 de superficie construida, se desmantelará hasta reducirlo a la estructura y cumplir así con las especificaciones requeridas, tanto de funcionamiento como de aislamiento. "El espacio es muy generoso, lo que permitirá acondicionar pasillos muy amplios", apunta.

El anteproyecto se encargó al despacho de arquitectos Bernabad y la ingeniería de edificación JG, que ahora están encajando en el proyecto las necesidades apuntadas por el personal sanitario de las distintas especialidades. La idea es acabar el proyecto "en dos o tres meses", ya que se pretende perfilar hasta el último detalle de la operativa del hospital para luego no acometer modificaciones en obra. "Es lo más caro", apostilla el consejero delegado.

Al mismo tiempo, han empezado a contactar con constructoras para licitar las obras y Rafael Hernández espera comenzar antes de fin de año los trabajos bajo rasante. "Han venido varias empresas grandes interesadas en hacer la obras, ya tenemos unos presupuestos aproximados de lo que nos va a costar y ahora hay que ajustarlos", dice.

Edificio eficiente

Los arquitectos ya advirtieron de que solo se podría reutilizar la estructura al no coincidir siquiera los núcleos de comunicación vertical, ascensores y escaleras existentes, con el reparto de espacios y las propias necesidades, que incluyen ascensores camilleros de 2,40 metros de profundidad. Igualmente, se pretende que el edificio sea eficiente para minimizar el consumo y cumplir con las especificaciones del código técnico, para lo que se construirán fachadas ventiladas y carpintería estanca. Además, la cubierta se llenará de placas solares para cubrir al menos la mitad del consumo del complejo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión