Aragón
Suscríbete por 1€

Cacerolada de los cocineros escolares aragoneses ante el Pignatelli para exigir mejoras laborales

Los profesionales de los fogones reividincan unas "ratio coherentes" y que se renueve el convenio. Las técnicas de educación infantil también se han manifestado en Zaragoza.

Los trabajadores de cocina reclaman unas ratios y que se mejoren sus "precarias" condiciones laborales.
Los trabajadores de cocina reclaman unas ratios y que se mejoren sus "precarias" condiciones laborales.
Toni Galán

Los cocineros y ayudantes provistos de cacerolas, sartenes y cucharones, y las técnicas de educación infantil megáfono en mano. Así reivindicaron este jueves en Zaragoza mejoras laborales al Departamento de Educación ambos colectivos de trabajadores de los colegios públicos. Los profesionales de los fogones de los centros escolares reclaman ratios, ya que es el único personal de educación que no tiene, y una gestión directa de este servicio para que no funcione como "un negocio".

Con mensajes como "la comida de los niños no es un negocio, es nuestro futuro" o "tengo una oposición aprobada y en verano me mandan al paro", unos 50 cocineros y ayudantes de cocina de los colegios públicos se han manifestado este jueves a las puertas del Edificio Pignatelli para reclamar que se mejoren sus "precarias condiciones". Han reclamado a la DGA, mediante una cacerolada y leyendo un manifiesto, que son el único personal "que no tiene ratios". "Nos sentimos ninguneados", han denunciado.

Una de las protestantes, Yasmina Ortiz, cocinera del colegio San José de Calasanz de Fraga, hace comida ella sola para más de 140 niños, con un 14% de alérgenos. "Estoy contratada con una jornada parcial, de 25 horas semanales, y reclamo que se me haga un contrato a jornada completa", ha detallado Ortiz. Por convenio, según ha explicado, al estar tratando con más de 100 alumnos deberían cambiarle la tipología de contrato además de añadirle a un auxiliar, pero a cambio debe "entrar antes a trabajar y salir más tarde", porque sino no puede realizar el trabajo ella sola. "Nos están tumbando a golpe de bajas", ha dicho.

"Una compañera entra a las 12.00 para fregar, porque a mí no me da tiempo, y a ayudarme con los postres o con lo que sea", aseguró la cocinera. "Queremos unos ratios bastante más coherentes y pido una jornada completa, lo normal", reivindicó Ortiz. Como ella, medio centenar de personas que, ataviadas en sus batas blancas con gorros de cocina y acompañadas por sus familiares, han denunciado que se encuentran en una situación "muy complicada". Después de esta manifestación, está previsto que continúen con más movilizaciones, e incluso no descartan "un encierro".

Estos empleados públicos critican las condiciones de su contrato de trabajo. "La mayoría tenemos una oposición aprobada con el Gobierno de Aragón. Somos personal fijo, pero discontinuo porque en julio y agosto nos echan a la calle y tenemos que ir al paro. Este año, con la nueva reforma laboral, muchos no han podido cobrar", han lamentado en el manifiesto. Además, apostillan, son el único colectivo que no cuenta con ratios. "Lo profesores y los monitores sí que tienen. Eso significa que podemos estar adscritos a un colegio un ayudante y un cocinero y tener 80 niños o 300. Son unas desigualdades que no se pueden consentir", han especificado.

Por otra parte, un centenar de técnicas de educación infantil (la mayoría mujeres) se dieron cita en la plaza de España. En su caso, exigieron que se eliminen unas ratios que determinan una técnica por cada 20+1 alumnos (incluye una plaza para niños con necesidades especiales). "Hay muchos colegios que se quedan en 19 o 20 niños en las aulas y no pueden acceder a este servicio. A los maestros les han bajado la ratio y a nosotras no", explicó una de las portavoces del colectivo.

Denunciaron también los "recortes" de Educación con solo 64 plazas frente a las 94 del curso pasado, lo que ha dejado, aseguraron, a 26 colegios sin este servicio. Unos datos que no coinciden con los de la DGA, que habla de 84 plazas ocupadas, de las que 16 corresponden a funcionarias y otras 68 están ocupadas por personal designado por la empresa adjudicataria. El contrato que regula este servicio está en el TACPA (Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón) tras haber sido recurrida la licitación. Las asistentes se han emplazado para las próximas movilizaciones que tendrán lugar en el mismo sitio y a la misma hora los próximos días 29 de septiembre y 6 de octubre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión