Aragón
Suscríbete por 1€

Los regantes garantizan agua del Cinca para Huesca "sin ningún límite" si se agota Vadiello

El último mes de campaña en Riegos está asegurado pese a la situación de emergencia de la cuenca. Las esperanzas están puestas en las anunciadas lluvias para esta semana.

El embalse de Vadiello se encuentra al 18% de sus capacidad con menos de tres hectómetros cúbicos.
El embalse de Vadiello se encuentra al 18% de sus capacidad con menos de tres hectómetros cúbicos.
Verónica Lacasa

La sequía no remite y las reservas de los embalses de la provincia cada vez están más diezmadas. Pese a ello, la Comunidad de Riegos del Alto Aragón lanzó este lunes un mensaje de tranquilidad a los vecinos de Huesca después de las restricciones adoptadas por el Ayuntamiento en las últimas semanas para ahorrar agua. Y es que dejaron claro que la capital tiene garantizado el suministro con el río Cinca, a través de la conexión de Valdabra, "sin ningún limite" en caso de que se agote Vadiello.

Este último pantano, principal fuente de abastecimiento de la ciudad, está ya por debajo de los 3 hectómetros cúbicos, un 18% de su capacidad, lo que solo asegura agua para Huesca hasta finales de octubre si no llegan más lluvias.

El presidente de Riegos del Alto Aragón, José Antonio Pradas, afirmó no entender demasiado algunas de las restricciones que ha aplicado el Ayuntamiento como el cierre de fuentes o, más recientemente, la prohibición de regar jardines y huertos. "No tienen mucha justificación porque la ciudad tiene el agua garantizada a través de Valdabra -la conexión de urgencia que se construyó en 2005 desde el canal del Cinca para paliar la grave sequía– sin ningún límite. Eso le da total libertad y total garantía de suministro", dijo.

Precisamente este lunes, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, manifestó que era "muy pronto" para hablar de eliminar las restricciones en la ciudad pese a que las previsiones meteorológicas anuncian lluvias para esta semana. "Ojalá en estos dos días pueda resolverse una parte importante de esta dificultad que tenemos en la ciudad, por lo tanto vamos a esperar a que llueva y una vez conocida la cantidad caída y sobre todo en los puntos de captación, se tomarán las decisiones necesarias", manifestó.

Avisos de hasta 40 litros en el Pirineo

De momento, la Aemet tiene activados para este martes y miércoles avisos en la provincia por lluvias de hasta 40 litros en el Pirineo en menos de 48 horas y tormentas acompañadas de granizo y fuertes vientos.

Hasta ahora, el Ayuntamiento ha tomado varias medidas como reducir a la mitad el agua destinado a la limpieza viaria y un 25% la cantidad utilizada en el riego por aspersión para mantenimiento de parques y jardines; clausurar todas las fuentes; recuperar el pozo de Martínez de Velasco, habilitado en 2005;cerrar las bocas de carga en los núcleos rurales; reutilizar el agua de las piscinas para la limpieza; o prohibir el riego de jardines y huertos, así como el riego y el suministro de agua a actividades deportivas municipales y privadas desde la red. Todo ello ha supuesto un ahorro de un 10% en el consumo diario. Y si va a peor, se ha planteado incluso bajadas de presión y cortes temporales.

Mientras tanto, los embalses de la cuenca del Ebro han perdido en la última semana 160 hectómetros y alcanzan ahora un volumen de 3.130, un 39,45% del total. Son 1.089 hm3 menos que en las mismas fechas de 2021 y por debajo del mínimo de los últimos cinco años, que se registró en 2017 con 3.598.

No obstante, continúa habiendo diferencias entre la margen derecha y la izquierda. La primera presenta una situación de normalidad tanto en niveles de pluviometría como de reservas de los embalses (por encima del 70% en la mayoría de casos) y consumos. Pero la segunda va empeorando cada vez más por la sequía prolongada y, de hecho, la cuenca del Cinca ha entrado ya en nivel de emergencia, como ocurrió con el Aragón hace un mes por los bajos niveles que presentaba Yesa.

Mediano, casi ‘embalse muerto’

Según el último parte emitido este lunes por la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Cinca arroja los datos más preocupantes ya que Mediano almacena solo 55 hm3, el 13% de su volumen, como resaltó Esther Ruiz, jefa de servicio del SAIH. Es un 20% menos que hace un año y roza el nivel de ‘embalse muerto’. Aguas abajo, El Grado resiste con 234 hm3 (58%).

La cuenca del Cinca ha entrado ya en situación de emergencia por los bajos niveles de Mediano, que está al 13%.
La cuenca del Cinca ha entrado ya en situación de emergencia por los bajos niveles de Mediano, que está al 13%.
Javier Navarro

El sistema se complementa con el Gállego, donde Lanuza alcanza el 19% (3,2 hm3) y Búbal apenas llega al 7% (4,3). Mejor es la situación de la Sotonera, que con 80 hectómetros se encuentra al 41%.

Ambas cuencas son la fuente de suministro de Riegos del Alto Aragón, donde restan gravedad a la situación asegurando que "es normal llegar a estas fechas con los embalses bajos". Pese a todo, garantizan el último mes de la campaña, que se dará por concluida a mediados de octubre. Y es que su presidente, José Antonio Pradas, recuerda que "ya se hicieron cálculos de hasta donde se podía llegar y empezamos en mayo con cupos". Por ello, no aplicarán más restricciones. Además, deja claro que ante todo están garantizados los abastecimientos a poblaciones. Aun así, confía en que el otoño y el invierno sean "benévolos" y vuelvan a llenar los embalses.

Respecto a los suministros de los regantes del Canal de Aragón y Cataluña, el Ésera goza de una situación de normalidad con Barasona al 42% (35 hm3), pero en el Noguera-Ribagorzana están en prealerta por los niveles de Canelles (30%) y Santa Ana (42%). 

Yesa, al 16% de capacidad

También la Comunidad de Regantes de Bardenas sigue mirando al cielo y rezando porque el caudal del embalse de Yesa no baje de los 50hm3. Este lunes, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro, estaba en los 74,3hm3, lo que representa el 16,6% de la capacidad total del embalse (446,9hm3). Aún con todo, "si lloviera, sería un alivio", decía recientemente el presidente de la comunidad de regantes, José María Vinué, en un año en que la sequía amenaza la campaña de riegos. 

De hecho, según la CHE, el incremento anual de volumen en este embalse es de un -31,55%, si bien, como apuntó Vinué, la falta de agua es estructural mientras las obras del embalse de Yesa no estén terminadas. Así, habrá que seguir pendientes de la climatología para ver cómo se comporta lo que queda de septiembre en lluvias y si puede paliarse en cierta medida el déficit hídrico de este año en los embalses de la cuenca. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión