Aragón
Suscríbete por 1€

guerra rusia-ucrania

“A un ucraniano que sufrió heridas en la cara le operaron durante 17 horas en Zaragoza”

La presidenta de AURA, Alina Klochko, agradece el apoyo recibido por su país desde Aragón y relata cómo han sido algunos de los casos tratados en el Hospital Militar. 

Heridos ucranianos de la guerra Ucrania-Rusia que están destinados en el Hospital Militar desde mayo asisten desde una terraza la celebración de la ptrona Perpetuo Socorro.
Algunos de los heridos ucranianos de la guerra Ucrania-Rusia, atendidos en el Hospital Militar 
Francisco Jiménez

Alina Klochko, presidenta de la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón (AURA), lleva siete años en Zaragoza. En su país era jefa regional de una entdiad bancaria  en su ciudad, Cheenivtsi (Ucrania), situada cerca de la frontera de Rumanía. Va a cumplir 40 años, tiene pareja y una hija de 12. Esta ucraniana lleva medio año entregada a su país,  y agradece el apoyo de los aragoneses porque han logrado llevar 16 camiones con 33 pallets (unas 18 toneladas cada uno), junto a diez vehículos (cuatro de ellos ambulancias y cinco todoterrenos), tres desfibriladores y un minibús.

Hemos apoyado a Ucrania desde Aragón con nuestra asociación más que todo un país como Kazajistán”, destaca Alina Klochko, cerca de su tienda de alimentación situada en el barrio de La Almozara, cerca de las Cortes de Aragón. Detalla que han aportado comida, medicamentos y productos de higiene. Y para militares, paquetes de comida rápida, sacos de dormir o pilas para linterna.

El general Juan Antonio Lara, director del Hospital Militar de Zaragoza, entrega un diploma extraordinario a Alina Klochko, presidenta de la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón (AURA) durante la celebración de Perpetuo Socorro.
El general Juan Antonio Lara, director del Hospital Militar de Zaragoza, entrega un diploma extraordinario a Alina Klochko, presidenta de la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón (AURA) durante la celebración de Perpetuo Socorro.
Francisco Jiménez

Su papel desde AURA le ha conducido a ser la conexión entre la Embajada de Ucrania en España y el Hospital Militar de Zaragoza,  que dirige el general Juan Antonio Lara Garrido, porque este centro ha acogido a los 24 heridos de guerra ucranianos que han sido trasladados. “De ellos, siete ya han regresado a su país, seis permanecen en el hospital y once están en hoteles para seguir con los tratamientos o la rehabilitación de forma ambulatoria”, detalla.

Gran trabajo del equipo médico 

Alina Klochko destaca el gran trabajo realizado por el “equipo maravilloso del Hospital Militar”, “desde sus cirujanos hasta los de rehabilitación y su director”, y alaba cómo han recibido a los heridos y los han recuperado para su regreso a Ucrania. Ella integra parte del equipo de traductores que ayudan a los médicos a explicar a las víctimas sus tratamientos e intervenciones.

Los heridos bromean y nos ayudan a nosotros. Por ejemplo, nos preguntaban cuándo les iban a traer sus nuevos brazos, tras haberlos perdido en la guerra”, relata la traductora. “Hay desde un chico de 21 años hasta un coronel que tiene 51. No tienen miedo a nada después de lo vivido en la guerra, y todos quieren volver a Ucrania para ayudar a los suyos. Algunos cuentan que han perdido a sus compañeros”.

A la única mujer que estaba entre los 24 heridos, que se llama Alona, le pudieron colocar una prótesis gracias al apoyo que recavó la asociación y ya ha regresado a su país. Otros tres que han perdido parte de sus brazos (Sergii, Yevgen y Mukhaylo) ya los han recibido sus prótesis y es posible que la próxima semana vuelvan a Ucrania.

A la presidenta de los ucranianos en Aragón le sorprendió mucho una operación de maxirofacial que se realizó a uno de los heridos muy afectado en la cara en un quirófano del Hospital Miguel Servet. “Duró 17 horas, con ocho cirujanos, dos de ellos vinieron de Barcelona de manera voluntaria. Agradecemos mucho su paciencia, trabajo y colaboración”, resalta.

Detalla otro caso, el de un piloto de avión, Andrii Maxim, al que deben tratar las dos piernas y la espalda porque tuvo que tirarse en paracaidas de la aeronave que pilotaba y que fue derribada. Posteriormente, fue detenido las tropas rusas, pero al final lo intercambiaron con Ucrania por otros presos.

Entre los comentarios que recuerda tras haber convivido mucho con las víctimas de la guerra es que el tratamiento en el Hospital Militar es “más lento” que los que reciben en Ucrania, pero reconoce que el “tiempo de espera” también obedece a que los 24 heridos presentan varias patologías a la vez.  

La presidenta de AURA, Alina Klochko, agradece el apoyo recibido por su país desde Aragón y relata cómo han sido algunos de los casos tratados en el Hospital Militar

Ucrania pedirá nuevos traslados  

Una vez que hayan regresado otros diez compatriotas más, la presidenta de AURA señala que el Ministerio de Sanidad de Ucrania ha pedido que vengan “más heridos” a España. “Sería bueno que en el Hospital Militar de Zaragoza los acogieran, pero eso ya no es mi competencia”, señala.

Respecto del futuro de la guerra en Ucrania, Alina Klochko quiere ser positiva para que se acabe pronto, pero cuando consulta a sus conocidos de la zona oeste de Ucrania le comentan todo lo contrario. “Ellos piensa que van a ser más larga la guerra, pero nosotros lo que necesitamos es apoyo militar con armas porque cada día suelen morir unas 200 personas. También me da miedo que cuando lleguen a mi país, al final haya gente que las pueda utilizar”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión