Aragón
Suscríbete por 1€

El turismo se queda este verano por debajo de las cifras de la prepandemia

Los hoteleros creen que el aluvión del 2021 fue un espejismo y se quejan de los elevados costes.

Los turistas se despiden de las vacaciones en el castillo de Loarre.
Los turistas se despiden de las vacaciones en el castillo de Loarre.
Javier Navarro

Más extranjeros y menos españoles, una buena ocupación hotelera, pero sin alcanzar la del 2019, y vuelta a la normalidad tras el espejismo del año pasado. Son las impresiones del sector turístico aragonés a punto de cerrarse el mes de agosto y a falta de cifras oficiales de todo el verano.

El Pirineo registró en 2021 un récord histórico de pernoctaciones en julio y agosto con 588.000, casi 20.000 más que en 2019, que ostentaba la mejor marca. Sin embargo, este verano las cifras se han normalizado.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados la semana pasada sobre la ocupación hotelera en el Pirineo, hasta julio, revelan que este verano se ha registrado un aumento en el número de viajeros de casi el 9% respecto al año pasado, pasando de 137.665 a 149.733. En pernoctaciones, el incremento ha sido algo menor, de 332.774 a 347.515 (+4,4%).

La principal causa de este repunte es que se ha recuperado el turismo extranjero con más de 35.000 visitantes entre junio y julio, el doble que en 2021. Mientras, el nacional ha descendido un 4% hasta los 114.000. Aun así, los hoteles del Pirineo no alcanzan todavía las cifras prepandemia ya que en 2019 sumaron entre estos dos meses 163.228 viajeros (8,2% más que en 2022) y 367.819 pernoctaciones (+5,5%)

En el valle de Benasque, uno de los de mayor tirón turístico, la ocupación ha sido buena, rozando el 80% en julio y superando este porcentaje en agosto, pero a partir del lunes se espera "un bajón" y septiembre se presenta "incierto". Las reservas se sitúan en un 40%, y todo dependerá del tiempo. "Lo del 2021 no lo volveremos a ver", resume José María Ciria, presidente de los empresarios turísticos del valle de Benasque, recordando que el año pasado el turismo nacional tiró del sector, aunque se echó de menos a los extranjeros. Uno de los datos positivos es que este julio y agosto se ha recuperado a los viajeros de otros países.

Además, la crisis se ha notado. "Las tiendas se quejan de que la gente ha gastado menos", afirma Ciria. Por otra parte, los costes generales para las empresas se han disparado, sobre todo la factura de la luz, que después de los salarios representa la cifra más alta, mientras los precios han subido un 2% o 3%, como todos los años, señala el representante del valle de Benasque. Esto se notará en la cuenta de resultados.

"No llegamos a las cifras del 2019 ni a las del 2021"

Para los alojamientos de turismo rural el verano ha sido "intenso del 5 al 20 de agosto", y el resto, "irregular". Los clientes han buscado sobre todo estancias cortas y cercanas a espacios protegidos en alta montaña, afirma Francisco Parra, presidente de la Asociación Turismo Verde. "No llegamos a las cifras del 2019 ni a las del 2021". "El viajero que estos años de atrás buscaba naturaleza ahora regresa a la playa".

En las oficinas de turismo también hablan de un verano "atípico". Por la de Aínsa, destino muy buscado en los últimos años, pasaron entre el 1 de julio y el 27 de agosto, 20.671 personas, frente a las 22.244 del 2021.

Teruel y Zaragoza

En Teruel, la tónica ha sido similar, según Roche Murciano, presidente de Teruel Empresarios Turísticos. "Julio fue muy bien en la capital gracias a las vaquillas y a la Baja Aragón, y fue peor en las comarcas", detalla Murciano. En general, dice que este año ha sido "un poco peor" que 2021 y que antes de la pandemia, aunque siguen siendo "buenas cifras".

En agosto ha ocurrido lo mismo en la provincia turolense. "Ha estado muy bien, pero ha sido similar a julio", indica el presidente. Este mes la ocupación ha rozado un 85%, frente a un 75% en julio. Las mejores comarcas son el Matarraña, seguida de la Sierra de Albarracín, la capital y el Maestrazgo. Las previsiones para septiembre son «bastante buenas».

Para las casas rurales de Zaragoza, el verano ha sido "extraño". "La primera quincena de julio fue desastrosa. La segunda se animó un poco, rozamos el 60%", indica Jesús Marco, presidente de la Federación Aragonesa de Turismo Rural. En agosto, la primera quincena resultó ser "muy buena", destacando el puente con un lleno total. La segunda mitad del mes, las cifras de turistas también han sido "muy buenas", aunque Marco indica que ha habido muchas anulaciones por los incendios este verano. "La gente se está moviendo" para la primera quincena de septiembre, según él, aunque para el resto del mes la ocupación "es muy flojita".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión