Aragón
Suscríbete por 1€

emprendedores

Los afeitados son como un spa facial en la Barbería M&T de La Puebla de Alfindén

Mariana Tatlian es una argentina asentada en España desde hace 22 años que está al frente de este negocio, abierto en 2018.

Mariana Tatlian, en su barbería de La Puebla de Alfindén
Mariana Tatlian, en su barbería de La Puebla de Alfindén
H. A.

Mariana Tatlian es argentina pero lleva 22 años viviendo en España. Desde hace cuatro, su vida y su negocio están en La Puebla de Alfindén, donde tiene la Barbería M&T. En 2018 llegó a la localidad zaragozana procedente de Biescas y, tras hacer un estudio de mercado, vio que este era un servicio poco explotado en la zona.

“Quería abrir algo que fuera exclusivo para los hombres que, habitualmente, cuando van a peluquerías unisex tienen que esperar demasiado para un servicio de 15 minutos”, explica. Además, por una lesión física esta peluquera ha tenido que dejar a un lado los trabajos en melenas largas y otros dirigidos a mujeres.

Tras una importante inversión inicial para acondicionar un local que antes era una tienda de ropa para hacerlo barbería, Mariana lleva cuatro años ofreciendo un servicio diferente en La Puebla. “Quería hacer algo distinto, como si fuera un mini spa tras el afeitado. También hago depilación, manicuras, limpieza de cutis, y cortes de pelo y de barba”, explica. En este último caso, por su experiencia diaria ha podido observar cómo con las mascarillas las barbas fueron yendo a menos. “Era molesta y no quedaban bien pero ahora están volviendo”, puntualiza.

"Quería abrir algo que fuera exclusivo para los hombres que, habitualmente, cuando van a peluquerías unisex tienen que esperar demasiado para un servicio de 15 minutos"

Entre sus servicios destaca uno, que es el más demandado por los clientes. Se trata de un afeitado que se realiza con una máquina que enfría con criógeno la piel para que no se irrite al pasar la cuchilla. “Se emplea en pieles delicadas pero últimamente me lo piden casi todos porque el frío en la piel es muy confortable”, asegura. Por otro lado, también ofrece el afeitado a navaja de toda la vida, para pieles curtidas. 

En este tiempo, “gracias a Dios”, dice Mariana, ha podido ver cómo los hombres van demandando cada vez más este tipo de servicios de cuidado personal. “Muchas veces los clientes vienen a hacerse un afeitado integral que va acompañado de limpieza de cutis. Es como su momento de relax”. Su barbería triunfa entre el público adolescente y también recibe a muchos hombres de entre 30 y 50 años. Algunos son de La Puebla pero también llegan desde Zaragoza lo que, en plena pandemia, con los cierres perimetrales, fue un inconveniente. “Pero, por otro lado, muchas personas que habitualmente van a la peluquería en la capital en aquel momento no podían salir y vinieron aquí”, puntualiza. Por eso Mariana dice que notó la covid pero no para mal. 

En aquella etapa llegaron cambios a su negocio que se han quedado, como el sistema de citas o los horarios. “Desde entonces abrimos a mediodía de martes a viernes y los sábados subo la persiana a las ocho de la mañana”. Reconoce que en un primer momento tuvo miedo y sintió incertidumbre. “No es lo mismo pasar por la pandemia con una peluquería abierta desde hace 20 años que la mía, que llevaba un año y medio en marcha”. A pesar de ello, Mariana, con la decisión e inquietud que la caracteriza, se reinventó como pudo para hacer frente a la crisis. 

"Desde que me levanto hasta que abro la peluquería a las diez tengo tiempo de estudiar. Eso sí, no veo nada la tele y a las once de la noche estoy ya en la cama todos los días"

Cada mañana se levanta a las cinco de la madrugada para poder estudiar algo que comenzó, precisamente, gracias a la pandemia. “Siempre me ha gustado mucho la psicología y había ido leyendo cosas pero fue entonces cuando empecé a estudiar temas de terapias. No podía quedarme parada tanto tiempo en casa”, asegura. Vio la oportunidad de formarse 'online' en este ámbito y no lo pensó dos veces. Ahora, aunque es una afición para ella, va a empezar un máster en septiembre. “Desde que me levanto hasta que abro la peluquería a las diez tengo tiempo de estudiar. Eso sí, no veo nada la tele y a las once de la noche estoy ya en la cama todos los días”. 

Independiente y de espíritu libre, Mariana salió de su Argentina natal hace más de dos décadas y no ha vuelto en los últimos 18 años ni se plantea hacerlo. “En España se vive muy bien. Yo ya me quedo aquí”, dice. Tiene marido y dos hijos que, como su madre, también están conociendo el mundo y estudian fuera. Ella se ha formado en peluquería en muchos países del mundo y vivió una temporada en Uruguay. Esto también la ha ayudado a conocer otras culturas y empaparse de las tendencias aunque reconoce que ahora, con internet, todo es mucho más sencillo. “Hace años había que viajar e invertir dinero para ver las tendencias pero ahora puedes mirar en Instagram y todo está a un clic, fácil y rápido”, asegura. De hecho, hace poco un cliente le pidió un corte del que ella nunca había oído hablar pero, en cuanto le dijo el nombre, solo le costó unos minutos buscarlo en internet y tener fotos de lo que quería. 

"Hace años había que viajar e invertir dinero para ver las tendencias pero ahora puedes mirar en Instagram y todo está a un clic, fácil y rápido"

Actualmente, en la Barbería M&T trabajan dos personas, Mariana y una empleada. Están en la calle Fuertes número 3 de La Puebla de Alfindén y prestan servicio de martes a viernes de 10.00 a 20.00 y los sábados de 8.00 a 14.00. En verano suelen coger vacaciones y cerrar aprovechando las fiestas del pueblo (del 14 al 25 de agosto, aproximadamente) porque son fechas en las que los vecinos están a otras cosas. El resto del año siempre habrá alguien en cuyas manos poner una barba y, con la excusa, disfrutar de un rato de relajación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión