Aragón
Suscríbete por 1€

transporte ferroviario

El tren Lérida-Zaragoza se queda tirado dos días seguidos por averías mecánicas

Los 80 viajeros afectados llegaron a la capital hasta con tres horas de retraso y acabaron el viaje en otro convoy y en bus.

Los viajeros descienden del tren averiado este martes por la tarde a las afueras de Tardienta.
Los viajeros descienden del tren averiado este martes por la tarde a las afueras de Tardienta.
Miguel Guiu

La línea ferroviaria Lérida-Zaragoza ha sufrido sendas incidencias en los dos últimos días como consecuencia de una avería mecánica en los trenes que cubren este servicio regional de Renfe. Los cerca de 80 viajeros afectados llegaron a la capital aragonesa con hasta tres horas de retraso tras quedarse tirados a la salida de las estaciones de Sariñena y Tardienta y tuvieron que acabar este lunes el viaje en el siguiente convoy que cubría el corredor y este martes en un autobús alternativo que fletó la compañía.

Fuentes oficiales de Renfe indicaron que se trata de averías mecánicas que afectaron a dos trenes distintos y lamentaron la acumulación de una incidencia puntual.

La información la corroboró uno de los usuarios afectados, Ignacio Mir, que trabaja en Binéfar y desde hace dos meses se traslada en ferrocarril desde Zaragoza ante el elevado coste del combustible, que le hace «inviable» seguir desplazándose en su coche. "El lunes se paró el tren a la salida de Sariñena y hoy –por ayer– ha sido poco después de Tardienta", dijo.

Hace dos días, el convoy afectado debía llegar a la estación de Delicias a las 17.15, pero los 40 ocupantes lo hicieron tres horas después en el siguiente tren que cubría la línea. "Estuvimos media hora parados a las afueras de Sariñena, pero pudo retroceder hasta la estación. Unos 25 viajeros nos subimos a un bus que facilitó la compañía, aunque nos recomendaron bajarnos más adelante, en la estación de Grañén, porque con el siguiente tren íbamos a llegar antes. Eso sí, lo hicimos a las 20.15", recordó.

La segunda avería afectó este martes al tren que debía llegar a la capital a las 19.56, pero se quedó tirado en la vía a unos 500 metros de Tardienta. Los otros cuarenta afectados se quejaron de que hasta los 45 minutos de estar parados no se les informó de la avería. "Hemos tenido que pedir que abrieran las ventanas, porque no había aire acondicionado y nos estábamos asando", relató Miguel Guiu.

Como el tren no lograba arrancar, acabaron por bajar y esperar en la estación de Tardienta, que estaba cerrada, a la llegada de un bus, con el que entraron en Zaragoza con más de hora y media de retraso, a las 21.40.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión