Aragón
Suscríbete por 1€

consumo

El precio de la fruta se dispara: "¿A 6 euros el kilo? Pues ponme solo medio"

Las heladas y el coste del transporte hace que algunas variedades valgan el doble que el año pasado. Los nutricionistas sugieren buscar calibres más pequeños y elegir la fruta en su momento justo.

Una clienta compra en la frutería 'A tu lado', en Tenor Fleta.
Una clienta compra en la frutería 'A tu lado', en Tenor Fleta.
José Miguel Marco

Llegó el verano y, con él, la esperada fruta de temporada estival. Con el buen tiempo, melocotones, albaricoques, melones y sandías colorean los expositores de las fruterías. Sin embargo, este año lo hacen acompañados de unos carteles que marcan precios muy por encima de lo que es habitual. Las heladas de primavera y los precios del transporte -principalmente- han provocado un alza en los precios que se sufre en toda la cadena de producción y comercialización de los productos pero, especialmente, en el último eslabón, el de los consumidores que acuden a comprarlos.

“¿A 6 euros el kilo? Pues ponme solo medio”. Es una de las frases que se oyen estas semanas en las fruterías de Aragón. Los elevados precios han provocado que muchos clientes reduzcan las cantidades que compran, lo que puede tener un impacto directo en la alimentación de las familias. Por eso, los expertos recomiendan ajustar las compras, comparar bien los precios, esperar al mejor momento para adquirir cada producto y no buscar los calibres más grandes. “Entre un melocotón de primera categoría y otro más pequeño hay mucha diferencia de precio, pero el valor nutricional es el mismo”, señala Alba Santaliestra, presidenta del Colegio Profesional de Dietistas, Nutricionistas de Aragón.

La fruta de hueso es una de las que más ha subido con respecto a otros años, principalmente por el impacto que han tenido las heladas. “El albaricoque moniqui lo compras ya a 5 o 6 euros en el 'Merca' (Mercazaragoza), ahora ponte a venderlo”, ejemplifica Antonio Gracia, presidente de la asociación de detallistas de fruta. Según señala, el melocotón, la sandía, el melón, la cereza y el tomate son otros de los productos que han subido de forma considerable en las últimas semanas. “Ha subido todo una barbaridad. Ahora vas al ‘Merca’ y se paga mucho dinero por todo. Todas las semanas hay una sorpresa, de repente sube el pimiento rojo, el pepino...”, lamenta Gracia.

A pie de frutería, los comentarios sobre los precios son habituales. “La gente se sorprende de lo caro que sale un cuarto de sandía”, apunta Carlos Vidal, propietario de las fruterías Maicar (Gascón de Gotor), El Hombre de la Huerta (calle Cervantes) y A Tu Lado (Tenor Fleta). Por su experiencia, algunos de los precios “se han duplicado” con respecto a otros años. La consecuencia que observa es que los clientes compran “con más cuidado”. “No se pide tan alegremente como antes; en vez de pedirte 2 kilos, te piden 4 melocotones”, señala.

Para los fruteros, esta situación implica una caída en los beneficios. Quizá no tanto en la facturación -por los altos precios-, pero sí en los ingresos reales que les quedan a ellos. “Ahora metemos el mínimo margen posible para que no se dispare aún más”, apunta Carlos Vidal. Antonio Gracia, además, añade que para ellos “también han aumentado los gastos”, ya que sufren en sus negocios las subidas del combustible o de la luz, como el resto de ciudadanos en sus casas.

Según el INE, los precios de la fruta subieron un 10,4% el pasado mes de abril, un incremento que no ha parado de crecer desde entonces y que se ha agudizado en determinados productos como el melón, la sandía, el melocotón... “Hay un 60% menos de fruta de hueso; y lo que hay, es de calibres infinitamente más pequeños, de los que no quiere nadie. La fruta grande -que es la que gusta en Zaragoza- ahora llega muy cara, por lo que se vende aún más cara”, explica Javier Monge, presidente de los mayoristas de fruta de Zaragoza.

Las heladas han dejado los mercados "con un 60% menos de fruta de hueso", señalan

Monge ejemplifica que él paga “entre 3,5 y 4 euros por algunas frutas nada más salir del almacén; si no entras en esos precios, al final lo mandan a Madrid, a Barcelona o a Luxemburgo”. Además, este mayorista explica que hay situaciones puntuales que provocan un alza de los precios, como la reciente ola de calor. “El consumo de sandía se multiplica por tres, por lo que hay más demanda que oferta; pero es algo puntual, acabará bajando”, augura.

El crecimiento acelerado de los precios, observan las asociaciones de consumidores, modifica algo las costumbres de la gente. No se deja de comprar fruta, pero se compra menos -hasta un 10%, según algunas consultoras-. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado que “el 62% de los consumidores ha modificado sus hábitos de compra” por el alza en los precios, no solo de la fruta, sino también de la carne y el pescado.

Alba Santalistra recuerda la “enorme importancia de la fruta en la dieta”, por lo que recomienda buscar buscar alternativas a los productos más caros. Bien sea con calibres más pequeños o incluso congelando la fruta cuando esté más barata. “No para consumirla fresca después, pero sí -por ejemplo- para hacer batidos”, apunta. Según señala, si la congelación es adecuada “se pueden mantener las propiedades”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión