Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

Gente de la tierra

Una cerveza muy casera que nació con la fuerza del cierzo

El zaragozano Javier Escolano elabora las recetas de sus cervezas, bautizadas como Cierzo, en una habitación de su casa, para después venderlas.

Javier Escolano, en la dependencia de su casa donde elabora las recetas de las cervezas.
Javier Escolano, en la dependencia de su casa donde elabora las recetas de las cervezas.
Cervezas Cierzo

Todo empezó probando. La cerveza que Javier Escolano hizo un día en su casa para deleitar a sus amigos fue la semilla que germinó un pequeño proyecto de vida. Nació en Zaragoza, por lo que no le costó ponerle nombre, ya que le llegó por su propia fuerza. Cierzo nació en un ambiente muy casero y, 10 años después, sigue con la misma premisa pero creciendo poco a poco.

"Esa primera cerveza fue una ‘lager’, que es algo más difícil de elaborar. No obstante, tuvo mucha aceptación y esto me animó a repetirla. Llegué a incluirla en una cata a ciegas de una fábrica de cervezas y me dieron la enhorabuena por la cerveza", explica Escolano, quien se estableció en el municipio zaragozano de Torres de Berrellén en 2020.

La idea nació de su propia cosecha. "Surgió por mi afán de ampliar experiencias y perfeccionar mis conocimientos sobre la cerveza, al hablar con un amigo de la posibilidad de empezar a hacer cerveza, me ofreció un kit que él había comprado y nunca lo había utilizado", relata el zaragozano. Y, después de la primera cerveza, llegaron la motivación y las ganas de más. Tras mucha formación, Javier decidió registrar la marca en 2016 bajo el nombre de Cervezas Cierzo.

En su casa, Escolano tiene una dependencia exclusiva donde elabora las recetas de las cervezas. "Tengo un lugar donde todo está instalado con encimeras de acero inoxidable, una campana extractora, un gran fregadero, nevera y congelador para guardar los insumos y todo el equipo necesario, olla de macerado de cocción, enfriador, molino de malta, chapadora, etcétera", enumera Javier Escolano. Allí es donde él siente que está en su patio de juegos, porque "allí es donde realmente disfruto moviendo las palancas de los distintos registros para hacer un producto del que me siento orgulloso. Son muchos los factores que intervienen en hacer una buena cerveza artesana y tengo que saber conjugarlos para obtener el resultado esperado", asevera el zaragozano. Posteriormente, esta receta la llevan a una fábrica de cerveza que cumpla con los requisitos que se establecen y Javier se encarga de supervisar el trabajo de los operarios para que Cierzo salga todo bien.

La última creación, Cierzo Landa, "está batiendo récords. Nuestro propósito es seguir haciendo tiradas pequeñas con grandes cervezas", dice Escolano, quien añade que "es increíble lo que puede hacer el boca a boca y los fieles amantes de la cerveza artesana. Sacar tres estilos al año, con una producción muy controlada es lo que tenemos proyectado". Con la fuerza del cierzo, Javier quiere "seguir, seguir y seguir" haciendo sus propias cervezas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión