Aragón
Suscríbete por 1€

Coronavirus

Las bajas por covid en Aragón suben en las empresas y rebasan el 7% en las residencias privadas

Pymes, autónomos y sindicatos confirman un repunte en las últimas semanas, aunque de menor duración y gravedad que en otras olas "gracias a la vacunación".

Las farmacias venderán autotest a un máximo de 2,94 euros desde el sábado
Las bajas laborales por covid-19 están limitadas a los casos graves
Miguel Ángel Polo

Las bajas por covid-19 siguen al alza y repuntan también en empresas y residencias de mayores. Asociaciones y sindicatos confirman que las incapacidades temporales "han ido a más" en las últimas semanas, circunstancia que achacan a medidas como el fin de la mascarilla en interiores, que ha provocado una "mayor relajación", y al aumento de la interacción social.

La Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (Cepyme) ha notado un repunte "desde principios de mes", aunque con una particularidad: los procesos duran ahora entre uno y tres días, y no cinco o diez como ocurrió en enero en las peores semanas de la séptima ola. Esto hace que no se estén viviendo los problemas de principios de año, cuando la variante ómicron saturó los centros de salud y puso en jaque a multitud de negocios.

La nueva estrategia del Ministerio de Sanidad, que limita el diagnóstico a mayores de 60 años y colectivos vulnerables como las embarazadas, las personas inmunodeprimidas y los trabajadores sanitarios y sociosanitarios, hace que obtener la incapacidad temporal resulte ahora mucho más difícil. Se trata, por tanto, de personas que presentan unos síntomas "más fuertes" o que se ven obligadas a guardar cuarentena "por precaución" para evitar contagios en el resto de la plantilla.

Los autónomos también han notado este repunte. "Las cosas están igual o peor que con los trabajadores por cuenta ajena. A no ser que estén muy enfermos es muy difícil que pidan la baja. Depende mucho de la responsabilidad individual y de factores como la necesidad", resumió la presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Aragón, Mayte Mazuelas.

El colectivo tiene constancia de trabajadores por cuenta propia y empleados de grandes y pequeñas empresas que han acudido a su puesto siendo leves o asintomáticos. Esto, recordó, está permitido por protocolo, ya que quienes cursan la enfermedad sin síntomas graves pueden seguir desarrollando su actividad extremando las precauciones. "Hablamos de personas que suelen tener mucho cuidado. Los primeros interesados en estar bien y poder abrir son ellos. Llegados a este punto solo cabe apelar a la conciencia de cada uno. Cuando se es positivo y se trabaja frente a frente con el cliente hay que llevar mascarilla. En exteriores, el contagio es mucho más complicado", indicó Mazuelas.

Problemas de personal

Al igual que ha ocurrido con los sanitarios –la semana pasada había 731 de baja, según los últimos datos de la Consejería de Sanidad–, el repunte se está notando también en las de residencias. Según estimaciones de UGT, en los centros de mayores de gestión privada habría entre un 7% y un 10% de trabajadores infectados.

Los peores porcentajes estarían en la provincia de Zaragoza, donde llegarían al 10%, y los mejores, en la de Teruel (4%). "Se trata de bajas cortas y sin síntomas graves que permiten a los empleados reincorporarse a los pocos días", afirmó la secretaria de Servicios Sociales de UGT, Angélica Mazo. El hecho de la mayoría tengan las tres dosis ha permitido que la situación no sea preocupante. Sí está dificultando, sin embargo, el día a día, dado que cada vez resulta más difícil encontrar gente para cubrirlas.

El protocolo obliga a sanitarios y sociosanitarios a someterse a una prueba diagnóstica y a guardar cuarentena durante al menos cinco días para evitar el contacto con población vulnerable. El escenario actual, señaló Mazo, evidencia que el virus "no ha terminado de desaparecer de las residencias", aunque gracias a la vacuna no está siendo "tan agresivo" como en otras olas.

Para Delia Lizana, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC. OO., la sensación es que "hay una nueva ola de covid, pero no solo en las residencias sino en todos los ámbitos". "El problema es que no se trata igual que antes. En el caso de los centros de mayores, está afectando más a los usuarios que a los trabajadores", expuso.

Aunque el Gobierno de Aragón ya no ofrece datos sobre el número de residentes y empleados contagiados, el último informe del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) revela que solo en la semana del 2 al 8 de mayo se confirmaron 13 brotes y 115 contagios entre usuarios. Hubo, además, tres víctimas mortales.

El Imserso cifra también en 15.998 el total de residentes infectados en la Comunidad desde el estallido de la crisis sanitaria y en 1.083 los fallecidos. Lo importante, destacaron los sindicatos consultados, es que aunque siguen saliendo positivos entre trabajadores y usuarios –lo que obliga a actuar de inmediato y a aplicar las correspondientes pautas de aislamiento–, la mayoría pasan el virus "como una gripe" y no requieren de ingreso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión