Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo domingo

Los atragantamientos ya causan más muertes que la carretera

La asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España.

Todos deberíamos saber hacer la maniobra de Heimlich. Podemos salvar una vida.
Maniobra de Heimlich.
J. M.

Javier se llevó uno de los sustos de su vida hace un par de años de la última manera que se hubiese imaginado. Había quedado con sus padres en una cafetería del centro de Bilbao para cenar. Se sentaron, pidieron la bebida y unos nachos para picar, como habían hecho decenas de veces. Pero, en esta ocasión, nada más meter el primero en la boca, Javier notó que algo no iba bien. Empezó a toser y sentía que le faltaba el aire. Entonces hizo justo lo que no hay que hacer en un caso de atragantamiento: se fue solo al baño.

Cada segundo que pasaba se encontraba peor. Ya no podía respirar, así que salió como pudo y pidió ayuda. Un señor que estaba cenando al lado de sus padres se levantó rápidamente de la mesa y le practicó la maniobra de Heimlich sin pensárselo. En dos golpes secos, el nacho salió de su boca. Al final, todo quedó en un susto y una costilla fisurada. "Es increíble cómo te puede cambiar la vida en un minuto", comenta agradecido. Javier logró salvar la suya porque el hombre que cenaba a su lado conocía esta técnica, tan eficaz en caso de atragantamiento. Pero otras personas no han tenido la misma suerte. De hecho, la asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España, por delante de los accidentes de tráfico, con más de 2.000 fallecidos al año, la mayoría mayores de 65 años.

Qué hacer ante una obstrucción aérea.
Qué hacer ante una obstrucción aérea.
J. M. B. / G. H. / Heraldo

Expertos en primeros auxilios de la Cruz Roja explican cómo realizar correctamente la maniobra de Heimlich tanto a personas adultas como a niños e incluso a bebés. E insisten en que "nunca se dan palmadas en la espalda a una persona que se ha atragantado y está tosiendo porque se puede empeorar la situación". De hecho, no se actúa de la misma manera si la víctima que se ha atragantado es capaz de respirar, hablar o toser, aunque sea con dificultad, que si no le entra el aire.

En el primer caso, los expertos aconsejan que se anime a la persona a toser con fuerza sin intentar sacar el objeto o el alimento con los dedos, mientras que cuando la obstrucción de la vía aérea es completa se debe llamar al 112 de inmediato e iniciar la maniobra: "Si el atragantamiento afecta a un niño ya mayor o a un adulto, colócate a su lado y dale cinco palmadas fuertes en la espalda, a la altura de los hombros (entre ambos omóplatos). Si el objeto no sale, rodéale con los brazos, coloca la mano cerrada en un puño en la boca del estómago y coloca la otra encima. Realiza cinco compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro. Alterna las palmadas en la espalda con las compresiones".

Maniobras para bebés y para uno mismo.
Maniobras para bebés y para uno mismo.
J. M. B. / G. H. / Heraldo

Si estás solo: contra una silla

También puede ocurrir que el atragantamiento nos pille solos. En este caso, coloca las manos en la boca del estómago como en el ejemplo anterior y lánzate con fuerza contra la parte de arriba de una silla o una encimera para expulsar el cuerpo extraño.

Si la víctima es un bebé menor de un año, la técnica es diferente. "Lo que se debe hacer cuando la obstrucción afecta a un lactante es colocar al niño boca abajo apoyado en las rodillas o el antebrazo con la cabeza situada ligeramente más baja que el cuerpo y se le dan cinco palmada fuertes en la espalda a la altura de los hombros. Si el objeto no sale, dale la vuelta al bebé y presiona cinco veces con los dedos a la altura del pecho. Combina ambas técnicas".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión