Aragón
Suscríbete por 1€

Ignacio Dean: "La salud de las personas depende de la salud del medio ambiente"

El naturalista y divulgador (Málaga, 1980) es la primera persona que ha dado la vuelta al mundo a pie y a nado. La semana pasada contó su experiencia en Zaragoza.

Ignacio Dean, en el edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, antes de la charla.
Ignacio Dean, en el edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, antes de la charla.
Toni Galán

Usted defiende que es la primera persona en dar la vuelta al mundo caminando y nadando, ¿cómo sabemos que eso es verdad?

Recorrí 33.000 kilómetros andando pasando por cuatro continentes y 30 países y nadé 2.500 kilómetros, conectando todos los continentes a través de los mares y océanos. ¿Que por qué soy el primero? Había cuatro personas que habían hecho la primera travesía y seis la segunda. Nadie había hecho las dos.

¿Me está diciendo que cruzó mares y océanos?

Sí, crucé el estrecho de Gibraltar uniendo Europa con África, nadé de Grecia a Turquía uniendo Europa con Asia, pasé por el estrecho de Bering sobre el círculo polar ártico uniendo América con Rusia. Después, el mar de Bismark desde Papua hasta Papúa Nueva Guinea. La última travesía fue de Egipto hasta Jordania.

¿Y lo hace solo?

No, con dos embarcaciones. Una delante marcando el rumbo y otra cerca por el tema del avituallamiento o para socorrerme en caso de emergencia. Eso sí, no hay descansos. Paro cada hora para comer y beber, pero no puedo ni tocar el barco porque el cruce dejaría de ser válido.

¿Y en la travesía a pie también tuvo respaldo?

No, fui solo, aunque hubo muchos periodos que caminé con gente que me encontraba por el camino. Al fin y al cabo son tres años ininterrumpidos, sin dejar de andar.

Imagino que descansaría algún día...

Solo cuando no me quedaba otra opción porque tenía que tramitar visados.

¿En qué momento se le pasó por la cabeza hacer algo así?

Dar la vuelta al mundo caminando se me ocurrió caminando, como no podía ser de otra manera. Concretamente, haciendo la transpirenaica durante 40 días. También es verdad que soy hijo de marinero. Mi padre ha viajado por todo el mundo y hemos vivido en muchos sitios diferentes. Lo llevo en la genética.

Y si le pregunto por su lugar favorito de todos por los que ha pasado. ¿Podría escoger?

La India es un país muy diferente. Por la noche llega un chaman y te pinta un lunar rojo en la frente para protegerte de los malos espíritus. Es un país de novela.

Además de vivir la experiencia, ¿lo hizo con algún objetivo?

A los que nos gusta estar al aire libre, tenemos la responsabilidad de cuidar el lugar donde nos gusta estar. Quise dedicar la expedición a la defensa del medio ambiente.

¿Cree que la sociedad no le está dando al medio ambiente la importancia que merece?

La salud de las personas depende de la salud del medio ambiente. La naturaleza está sufriendo las consecuencias de la actividad humana. Caminar y nadar son los medios de transporte más ecológicos. Los más silenciosos, movidos por la fuerza motriz del cuerpo. Son la mejor manera de conocer los lugares del mundo.

La conservación del planeta debería ser una prioridad...

Es una necesidad cuidar del medio ambiente porque dependemos de él. Todo lo que comemos, el agua que bebemos, las materias primas... son recursos limitados que hay que cuidar. Tenemos un estilo de vida que se basa en el crecimiento ilimitado y el planeta es finito.

Tengo entendido que divulgar es una de sus razones de ser.

Desde luego. Es la misión de mis expediciones. Yo veo, documento, escribo, hago fotografías y lo traslado a la sociedad.

Sus dos libros, ‘Libre y salvaje’ y ‘La llamada del océano’, son un recopilatorio de sus aventuras.

A pesar de que son libros de viajes, de antropología, de culturas, de ambiente, también contienen valores. Es difícil imaginar que se puede dar una vuelta la mundo caminando. Entonces, sin duda, los libros te rompen todos los esquemas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión