Aragón
Suscríbete por 1€

Así ha cambiado la demanda de colegios en Zaragoza en los últimos 25 años

Algunos centros escolares que en la década de los 90 tenían falta de plazas de alumnos, en la actualidad no copan las vacantes.

Recorte con la noticia de la falta de plazas en 1997.
Recorte con la noticia de la falta de plazas en 1997.
Archivo Heraldo de Aragón

Una vez alguien dijo que si los colegios tuvieran ruedas se solucionarían algunos problemas en los procesos de escolarización. Cada año, cuando llegan estas fechas, las noticias sobre la falta de plazas se repiten, aunque con el tiempo varíen los puntos de Zaragoza afectados.

Los cambios de población y la natalidad se pueden considerar algunos de los factores que explican ese cambio. En los años 80 la capital aragonesa cambió su plano y 'skyline'. Una de las principales modificaciones que vivió fue el nacimiento del barrio del Actur, con Kasán como semilla. También se habían abierto calles como Vicente Berdusán, Tenor Fleta o la prolongación de Cesáreo Alierta. Posteriormente ha sido el nacimiento de nuevos barrios: Valdespartera, Parque Goya o Arcosur han surgido en un plazo relativamente reciente en la capital aragonesa.

"La planificación educativa tiene que hacerse en paralelo o, incluso, antes de que se construyan los nuevos edificios, los barrios en expansión", señala el aragonés Jesús Jiménez, vicepresidente Consejo Escolar del Estado. Además, Jiménez considera necesario que sea un trabajo en colaboración con otras instituciones. "Es fundamental que la planificación educativa se haga de la mano de los ayuntamientos. Tiene que acometerse conjuntamente porque es un servicio para la ciudadanía y los niños también son ciudadanos", apunta el vicepresidente del Consejo Escolar del Estado.

"Los barrios de La Almozara, el Actur y el final de Delicias son los que más problemas de plaza tienen debido a que la población es en su mayoría joven", se publicó en HERALDO en mayo de 1993. Jiménez recuerda que en los años 70 en la Romareda se abrieron cuatro colegios de EGB y ningún instituto; en cambio, al mismo tiempo y como algo positivo, se crearon colegios en La Jota, Miralbueno o Garrapinillos.

En la hemeroteca se puede encontrar que en el proceso de escolarización de 1997 hubo exceso de alumnos en algunos colegios de Zaragoza. En ese año fue necesario aumentar la ratio de alumnos por aula en el Actur. A pesar de ello, 60 niños no tuvieron plaza en el Hermanos Marx y 31 en el Río Ebro. En el que más problema se observó, como publicó HERALDO, fue en el Miraflores, donde 83 alumnos se quedaron fuera. La situación en la zona era similar, porque en el Tomás Alvira también hubo más demanda que oferta y 21 alumnos quedaron fuera de la lista.

Al Actur y a Las Fuentes se sumó La Almozara. En 1997 en el colegio Puerta Sancho 17 alumnos no se pudieron matricular por falta de plazas. Antes, el asunto de la escolarización ya había sido un quebradero de cabeza para algunas familias: en 1994 un total de 90 niños de tres años se quedaron sin plaza en la misma zona.

Recorte con los colegios más demandados de Zaragoza en 1997.
Recorte con los colegios más demandados de Zaragoza en 1997.
Archivo Heraldo de Aragón

Un cuarto de siglo después ha cambiado la situación de alguna forma. En el colegio más demandado hace 25 años, el Miraflores, ahora se han quedado libres 11 plazas. También se ha visto modificada la demanda en el colegio Hermanos Marx, que ha tenido 18 solicitudes de las 40 vacantes. En el caso del colegio Río Ebro, también del Actur, se han registrado 19 inscripciones de las 38 plazas ofertadas.

Esa misma situación se traslada a colegios de La Almozara. Por ejemplo, en el Puerta Sancho, donde se han inscrito 32 alumnos, de las 57 plazas disponibles. En el colegio Las Fuentes se han quedado 22 plazas libres, cuando 19 niños no pudieron inscribirse en 1997. no obstante, las listas no son definitivas, sino que todavía se esperan reubicaciones.

Hace unos días se publicó que Educación iba a abrir tres aulas más en los colegios Ana María Navales, Soledad Puértolas y María Zambrano de Zaragoza -en Arcosur, Valdespartera y Parque Venecia, respectivamente-. "La ciudad se ha desplazado hacia el sur y se ha mejorado bastante en cuanto a planificación", considera Jiménez, que pone como ejemplo estos mismos barrios.

A la par que esto sucedía, la natalidad de la ciudad experimentaba oscilaciones. De 1994 a 1998 se mantuvo en valores similares (con una tasa de entre 8,06 y 7,74), según datos del INE. Fue a partir de ese año cuando estuvo en ascenso durante una década, llegando en 2008 a una tasa de 10,64. En cambio, desde entonces Zaragoza ha vivido otra caída –salvo un crecimiento en 2014-, y en 2020 era de 6,84.

¿Qué pasa con colegios que se han quedado sin uso? Jesús Jiménez enumera varios ejemplos de centros escolares públicos de la ciudad que se cerraron en su momento y se convirtieron en otro tipo de equipamientos. "El colegio de la calle Corona de Aragón se destinó a sede para asociaciones universitarias, el Rosa Arjó se convirtió en centro para el consejo escolar, uno en la calle de San Vicente de Paúl ahora es conservatorio o el de la calle de Buen Pastor es un centro de profesores", pone como muestra. A los que se añade el del Parque Pignatelli, que es el Centro de Educación de Personas Adultas Casa Canal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión