Aragón
Suscríbete por 1€

Alcalá de Ebro, Remolinos y Novillas contarán con muros de contención frente a las riadas en 2026

A estos municipios se sumarán en una nueva convocatoria los de Torres de Berrellén, Sobradiel y Mallén.

La crecida a su paso por la localidad de Alcalá de Ebro
Foto de archivo de una crecida a su paso por la localidad de Alcalá de Ebro
Guardia Civil

Los municipios de Alcalá de Ebro, Remolinos y Novillas contarán con muros perimetrales de contención frente a las riadas en 2026, a lo que se destinará 1,5 de los 4,5 millones de euros de subvención directa que el Ministerio de Transición Ecológica ha concedido a Aragón para paliar las consecuencias de las crecidas del Ebro.

Así lo ha explicado a los medios el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, tras reunirse, junto a la directora del Instituto Aragonés del Agua, Dolores Fornals, con la Comisión Permanente de Municipios Afectados por el Ebro en la sede de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMPC) en Zaragoza.

El objetivo de la reunión ha sido enfocar que se le dará a Aragón en la aplicación del Real Decreto por el que se regula la concesión directa de subvenciones para el desarrollo de actuaciones de adaptación del riesgo de inundación en las edificaciones, equipamientos e instalaciones o explotaciones existentes en el tramo medio del río Ebro y principales afluentes asociados, dentro de la Estrategia Ebro Resilience y en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

En Aragón se van a llevar a cabo cuatro líneas de actuación, la primera de las cuales es la construcción de muros perimetrales que ejecutará el Instituto Aragonés del Agua con el objetivo de proteger a las poblaciones y las personas y que deberán estar concluidos en 2026, para lo que las obras se declararán de interés autonómico.

A estos municipios se sumarán en una nueva convocatoria los de Torres de Berrellén, Sobradiel y Mallén.

Se trata, según Olona, de una operación "compleja" porque requiere de la disponibilidad de los terrenos y para la que se va a aprovechar el trabajo técnico ya realizado por la Confederación Hidrográfica del Ebro.

En los estudios coste-beneficio que se han hecho, analizando la viabilidad de las obras en un periodo de 25 años, en el caso de Alcalá y Remolinos presentan una ratio beneficio/coste de 9, es decir se recuperarían 9 euros por cada un invertido, y de 2,3 en los proyectos de Torres de Berellén y Sobradiel, según ha informado Olona.

La segunda línea está destinada a la adquisición de terrenos "muy concretos" por parte de los ayuntamientos, tanto rústicos como urbanos, o de infraestructuras que como consecuencia de las reiteradas inundaciones amenazan ruina, con el fin de promover nuevas actividades económicas que no sean susceptibles de verse amenazadas por las inundaciones.

Aunque "no se ha sondeado de manera explícita" a los propietarios, Olona ha asegurado que le consta de que hay interés para la venta de los terrenos.

La tercera línea, a la que junto con la segunda se destinan otro millón y medio de euros, contempla la compra de equipos móviles como bombas de achique o barreras de protección para hacer frente a las inundaciones.

Otro millón y medio se destinará a facilitar el traslado de explotaciones ganaderas que de manera recurrente sufren inundaciones.

Son importes a los que se suman otros 100.000 euros a través de una convocatoria del Instituto Aragonés del Agua y otros 400.000 para labores de limpieza.

El consejero ha insistido en que desde el Gobierno de Aragón van a ser "sensibles" con las actuaciones que se lleven a cabo para no reducir ni dañar las actividades económicas porque el objetivo es impulsar nuevas fuentes económicas "no sujetas a los riesgos de las inundaciones, cada vez más recurrentes".

Desde la FAMPC, su presidente, Luis Zubieta, ha calificado la reunión de "fructífera" y ha destacado la importancia de este foro para impulsar actuaciones frente a las inundaciones orientadas a la prevención y el beneficio económico.

En Aragón, la última avenida extraordinaria del Ebro del pasado mes de diciembre inundó 13.495 hectáreas, 11.339 ocupadas por cultivos, y de las resultaron afectadas 4.687 hectáreas mientras que en Navarra, la crecida, que fue calificada de histórica, afectó a un total de 133 municipios navarros y más de 10.000 hectáreas.

Inundaciones por las que el Gobierno de España declaró a estos territorios zona afectada gravemente por emergencia de protección civil.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión