Aragón
Suscríbete por 1€

¿A qué suenan las hojas de un olmo enfermo?

'Grafiósis' es la muestra del artista contemporáneo Juan Zamora que inaugura el nuevo Espacio Joven Ibercaja de la capital aragonesa.

Juan Zamora, ante una de sus creaciones
Juan Zamora, ante una de sus creaciones
J. Z.

Ha tiempo que el artista contemporáneo Juan Zamora (Madrid, 1982) decidió abordar un tema tabú como es la enfermedad, pero desde un punto de vista completamente distinto. Fue en 2018 durante una residencia artística en Ámsterdam. "Nuestro trabajo iba a exponerse en un edificio completamente sostenible, pero hubo una plaga de pulgón. Mientras todo el mundo se preocupaba, me di cuenta que al final, la enfermedad también formaba parte del espacio, y decidí tratar de incluirla", reflexiona.

Y, dicho y hecho, así nacería ‘Grafiósis’, un proyecto que, a pesar de hablar de la enfermedad, el duelo y la muerte, rezuma vida. Como la creatividad de su autor, que no puede detener esta suerte de exploración poética de las relaciones entre el ser humano y la naturaleza a través de dibujos, fotografías, instalaciones y performance. "Decidí coger las ramas agujereadas y superponerlas sobre una partitura, creando un diálogo entre la enfermedad y la música", explica.

¿El objetivo? Tratar de traducir el hambre al lenguaje musical. Y para ello, qué mejor que contar con músicos y compositores para convertir este reto en una realidad. "Hice un llamamiento a artistas de todo el mundo. Tan solo había una premisa, que se enfrentasen al proceso creativo en ayunas para empatizar con el hambre", prosigue Zamora.

"Decidí coger las ramas agujereadas y superponerlas sobre una partitura, creando un diálogo entre la enfermedad y la música"

Fue al regresar a España, en 2019, como decidió darle una vuelta a esta iniciativa eligiendo otra afección: la Grafiósis. Se trata de una enfermedad fúngica diagnosticada en el siglo XII que está afectando seriamente a las poblaciones de olmo (Ulmus minor), los cuales están desapareciendo de forma alarmante. "Al final, la enfermedad forma parte de la vida. Quería darle la vuelta. Transformarla. El arte tiene esa capacidad de cambiar las cosas y de reconectarnos con la vida", reflexiona.

Así, al recibir la invitación para inaugurar la sala de exposiciones del nuevo Espacio Joven Ibercaja, Zamora toma como punto de partida esta patología forestal para trazar un recorrido por sus últimos trabajos -desarrollados en diferentes países como España, Noruega o Taiwán- y ampliarlo con lo que esta enfermedad está ocasionando en la Comunidad: "En Aragón nos encontramos con el caso de la olma de Camañas (Teruel), quien siendo considerada como una vecina más del pueblo, fue trasladada al cementerio cuando falleció a causa de esta enfermedad", relata.

El nuevo Espacio Joven Ibercaja acoge hasta el 30 de mayo la exposición ‘Grafiósis’
El nuevo Espacio Joven Ibercaja acoge hasta el 30 de mayo la exposición ‘Grafiósis’
J. Z.

"Decidí coger un coche y recorrerme cunetas por todo Aragón, pues es ahí donde se encuentran la mayoría de los Olmos", reconoce. En el caso de la olma turolense, cuenta con un homenaje muy especial, en forma de código QR hecho con tierra: "Aunque murió en 2018, en Google Maps todavía aparece en el sitio donde estaba, así que he generado un código que te lleva directamente a la imagen que se conserva de ella. Es como si tuviera una segunda vida en la red".

"La enfermedad forma parte de la vida. Quería darle la vuelta. Transformarla. El arte tiene esa capacidad de cambiar las cosas y de reconectarnos con la vida"

Un homenaje muy especial al olmo de Camañas

Por supuesto, en la muestra aragonesa también ha habido música. En esta ocasión, los artistas tenían que cumplir dos requisitos: componer en ayunas y haber pasado una enfermedad recientemente. "En un momento como el actual, marcado por la pandemia, fue más intenso de lo que había pensado", reconoce. Además, las ramas y hojas enfermas de algunos ejemplares de Aragón han dado lugar a una melodía, que también puede escucharse en una caja de música depositada al principio de la muestra. Y todo esto, el 18 de marzo, tomaba vida en forma de concierto acústico a cargo de los madrileños Celia Bsoul y curro Rumbao, quien hizo su propia reinterpretación de la melodía del olmo aragonés.

El transcurrir de los meses del otoño sobre los fiordos noruegos; la luz del sol dispersada sobre la superficie del mar en un día de verano finlandés; un trozo de vasija encontrada en la casa de su abuela cuando falleciera en Invierno; el dar de comer pan a los pájaros en un día gris de primavera, o el registro de los escarabajos sobre las hojas de los Olmos, sirven aquí como partituras naturales que son interpretadas por diversos músicos con instrumentos como el arpa, el piano o la voz.

El autor con otra de sus obras
El autor con otra de sus obras
J. Z.

El artista de la naturaleza

Juan Zamora es licenciado en Bellas Artes por el Centro de Estudios Superiores Felipe II de Aranjuez, y Máster de Arte Contemporáneo por la Universidad Europea de Madrid. En 2017 se alzaba con el Premio Fundación Princesa de Gerona de Artes y Letras por su apuesta estética, que tiene en la intervención social uno de sus valores más estimables.

A sus 39 años, cuenta con amplia experiencia en el ámbito de la formación, como profesor tanto en la UEM como en universidades de Sudáfrica -Pretoria y Johannesburgo-, así como de Estados Unidos -Long Island o Irvine-. Este mes de marzo ha protagonizado dos formaciones en la capital aragonesa sobre arte y ecología.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión