Aragón
Suscríbete por 1€

Sin calefacción y cerrando antes, así prevé la Universidad de Zaragoza ahorrar tres millones en luz y gas

La Universidad apaga la calefacción para bajar "de forma drástica" el coste energético con un plan que incluye el cierre anticipado de edificios. La San Jorge reducirá las horas y la intensidad de la iluminación.

Una de las clases del campus público, este lunes por la tarde
Una de las clases del campus público, este lunes por la tarde
HA

La Universidad de Zaragoza suprimirá a partir de este martes la calefacción ante las "fuertes subidas del precio de la electricidad y el gas" provocadas por la invasión rusa de Ucrania. Esta es una de las principales medidas recogidas en su ‘Plan urgente’ en materia energética, que busca "contener el gasto" y reducir el consumo "de forma drástica".

Concretamente, pretende disminuir un 30% el consumo de gas natural, lo que permitiría ahorrar alrededor de 760.000 euros "con la estimación actual del mercado". En lo que respecta a la electricidad, la minoración sería de entre 1,96 y 2,31 millones.

Otros años, los sistemas de climatización se apagan a principios de abril. En esta ocasión se desconectarán 15 días antes. No obstante, la Universidad se reserva la posibilidad de volver a encender la calefacción con temperaturas "muy adversas"; cuando se registren durante tres días seguidos mínimas de menos de 12 grados.

El documento, aprobado en el Consejo de Dirección del pasado día 9, se presentará oficialmente el próximo viernes en Consejo de Gobierno a todos los agentes de la comunidad universitaria, y será "de ineludible cumplimiento" para alumnos y profesores.

En él se insta también a reducir la ventilación de las instalaciones "al inicio y el final de la jornada" y a que las clases se aireen "después de cada uso, por un máximo de diez minutos", bastando la apertura de una ventana y la puerta de acceso. Otra de sus medidas pasa por limitar la apertura de edificios de 8.00 a 15.00, iniciativa que se pondrá en marcha "a partir del final de las clases de este curso", al acabar mayo. Además, para el próximo "se trabajará para planificar la actividad general universitaria en horario de 8.00 a 17.00".

A todo esto hay que sumar la obligación de apagar los ordenadores de los puestos de trabajo fuera del horario laboral. "Como mínimo, se deben hibernar todos los equipos", señala el ‘Plan urgente’, que también especifica que no se permitirá el uso de electrodomésticos particulares para la climatización.

Con estas acciones, el campus público sigue la estela de otros, como el de Baleares o el de Alicante, para reducir su consumo energético. No obstante, facultades como la de Ciencias han mostrado ya "serias dudas" acerca de su implantación. Especialmente teniendo en cuenta su "amplio horario" y la cantidad de titulaciones que en ella se estudian.

También ha molestado que se apueste por incentivar el teletrabajo. El documento dice que puede suponer "un ahorro real" en épocas de bajas temperaturas o de riguroso calor. Sin embargo, hay trabajadores que creen dicho ahorro se producirá a costa de que ellos mismos asuman el coste de la electricidad en sus hogares.

Por su parte, la Universidad San Jorge ha hecho "ajustes lumínicos" -con menos horas de luz y menos intensidad- tanto en la iluminación exterior como en la interior. Y aunque sus principales edificios, de reciente construcción, cuentan con placas fotovoltaicas y están acondicionados para aprovechar al máximo la luz natural y la artificial, no se descartan más medidas si las consecuencias de la guerra se recrudecen.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión