Aragón
Suscríbete por 1€

El 8-M recupera las calles en una masiva manifestación volcada con Ucrania

La protesta estuvo marcada por la unidad frente a la división vivide en otras capitales españolas. La marea feminista clamó por "una igualdad salarial real" y el fin de "las violencias machistas".

La manifestación del 8-M a su paso por el Coso de Zaragoza este lunes
La manifestación del 8-M a su paso por el Coso de Zaragoza este lunes
Oliver Duch

Miles de personas tiñeron ayer de morado las principales calles de Zaragoza, Huesca y Teruel por el Día Internacional de la Mujer. El 8-M recuperó su esencia tras un 2021 marcado por las restricciones contra la covid-19 con gritos por una igualdad "real", bailes, batucadas y pancartas para reivindicar el movimiento feminista, la igualdad salarial y "el fin de las violencias machistas".

Solo a la manifestación de Zaragoza asistieron más de 6.000 personas, según la Policía Nacional. Esta vez, el morado compartió protagonismo con el azul y el amarillo en solidaridad con el pueblo ucraniano.El ‘No a las guerras’ estuvo presente en las pancartas –con mensajes en los que se leía ‘Todas somos ucranianas’ o ‘Ni la tierra ni las mujeres somos territorio de conquista’–, camisetas y proclamas.

Mientras que en otras ciudades españolas las marchas del 8-M pusieron a prueba la fuerza del movimiento ante la división suscitada por la abolición o no de la prostitución y la ley trans, en Zaragoza primó la unidad. Lo dejó bien claro una de las pancartas que participó en la marcha, ‘Prostitución = esclavitud y violencia’, y que estrenó para la ocasión el grupo de la capital aragonesa de la Plataforma abolicionista estatal. "Hemos decidido ir todas juntas. El lema nos unifica y estamos para reivindicar lo que nos une y no lo que nos separa", señaló Inés Reta, una vecina de Torrero que lucía en la espalda una pegatina en la que podía leerse ‘No hay libre elección en la prostitución’.

También hubo mensajes de apoyo al colectivo trans, con pancartas en las que se decía ‘Juntrans somos imparables’ y eslóganes que se preguntaban ‘dónde están las trans en el mundo laboral’.

La cabecera de la manifestación partió sobre las 19.00 de la plaza de Paraíso bajo el lema ‘Con todas y a por todas. Nadie nos silencia’ y no llegó a la plaza del Pilar hasta pasadas las 21.00.Allí se leyó un manifiesto en el que se celebró haber vuelto a las calles y se reivindicó un feminismo "internacionalista".

El año pasado, la protesta tuvo que discurrir ‘en silencio’ por la covid. No se pudo gritar para evitar la transmisión por aerosoles, utilizando en su lugar cazos, llaves y cacerolas para hacer ruido. Esta vez, en cambio, no hubo un minuto de silencio, con consignas que pedían no dar "ni un paso atrás en la lucha feminista".

También estuvieron muy presentes los derechos de las mujeres migrantes y la plena inclusión de las personas con discapacidad. Otro de los colectivos que se dejó ver y escuchar fue el de las trabajadoras del hogar. "Desde que nos constituimos hace cinco años no hemos faltado nunca. Queremos dar visibilidad a nuestro trabajo y exigir el reconocimiento económico y social, no somos unas empleadas de segunda", señaló Solaya Guarnizo, que portaba una pancarta en la que podía leerse ‘Cuida a quién te cuida’. Más duro era el eslogan que llevaba escrito una de sus compañeras en el delantal: ‘Trabajo de interna, esclavitud moderna’.

La protesta fue respaldada por los principales partidos. El secretario general del PSOE-Aragón, Javier Lambán, animó a seguir luchando contra la violencia machista, "el último coletazo del patriarcado más soez".

Por su parte, el presidente del PP-Aragón y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, lamentó la ausencia de Vox en la colocación de la pancarta del 8-M en el Ayuntamiento, lo que consideró "un error". Daniel Pérez Calvo, coordinador autonómico de Cs, defendió "la igualdad en libertad" y la importancia de educar en valores y desde Podemos se recalcó que "un país feminista es un país mejor". El problema, recordó la secretaria general de CHA, Isabel Lasobras, es que "quedan muchas luchas pendientes contra el machismo". Por parte del PAR asistieron la directora general de Turismo, Gloria Pérez, y alrededor de una decena de miembros del comité local de Zaragoza. También estuvo Álvaro Sanz, de IU, que apostó por el feminismo "para cambiarlo todo".

Los estudiantes alzan la voz

Las ganas de tomar las calles tras dos años muy duros por la pandemia se palparon ya en la protesta estudiantil que recorrió por la mañana el centro de Zaragoza desde la plaza de San Francisco hasta la del Pilar bajo el eslogan ‘Reeducando las mentes, profesoras y alumnas fuertes’. La amenaza de lluvia –cayeron algunas gotas poco después del mediodía–, no desanimó a nadie. "De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste", se coreó. Unas 1.500 personas, según la Delegación de Gobierno, exigieron una educación "en y desde la igualdad", además de "antirracista y de calidad".

‘Sola, borracha, quiero llegar a casa’, ‘No son muertes, son asesinatos’, ‘Nos tocan a una, nos tocan a todas’, ‘Tranquila hermana, aquí está tu manada’ fueron algunos de los cánticos que se escucharon a lo largo del recorrido, que se prolongó durante dos horas. Entre las docentes que se sumaron estuvo Carolina Santamaría, profesora en el instituto zaragozano Avempace de Formación y Orientación Laboral en los ciclos formativos de FP. "Siempre he militado en el movimiento feminista. Pero este año me hace más ilusión porque es la primera vez que acudo con mis alumnas de Técnico Superior en Promoción de Igualdad de Género que han confeccionado una pancarta y se han organizado para venir, yo me he sumado a ellas", apuntó. "El movimiento feminista ha tenido un impulso fuera de los centros educativos que también ha llegado dentro. Lo ideal es que la igualdad se incorpore desde infantil como un tema transversal, una línea en la que ya se está trabajando", defendió.

La Delegación del Gobierno autorizó un total de 24 manifestaciones y concentraciones en la Comunidad: ocho en la provincia de Huesca, 13 en la de Zaragoza y tres en la de Teruel. En la de Calatayud, por ejemplo, más de 100 personas acudieron a la llamada de UGT, CC. OO., CGT, Gripias Calatayud y la plataforma bilbilitana contra las violencias machistas.

CC.OO. y UGT piden planes de igualdad en las empresas

Bajo una fina lluvia y escenificando una ‘performance’ en las que se simulaba la carrera de obstáculos (tan diferente) que tiene que recorrer un hombre y una mujer durante toda su vida laboral, delegados de CC. OO. y UGT se concentraron este lunes a mediodía en la plaza de España de Zaragoza para recalcar la importancia de llevar el feminismo a los centros de trabajo a través de los planes de igualdad, "una herramienta sindical diseñada para revertir los desequilibrios laborales, económicos y sociales entre ambos género", señalaron Sonia García, secretaria de la mujer de CC. OO. Aragón, y Medea Gracia, secretaria de Igualdad de UGT Aragón.

Las sindicalistas exigieron la implantación de planes de igualdad en las empresas y denunciaron que "tan solo una de cada cinco empresas" tiene aprobado y registrado el plan al que obliga la ley.

Reivindicaron, además, que se dignifique el sector de cuidados, se elaboren políticas con perspectivas de género y se habiliten recursos públicos que impulsen la corresponsabilidad.

Adriana Gómez ha participado este lunes al mediodía en la marcha estudiantil
Adriana Gómez ha participado este martes al mediodía en la marcha estudiantil
Francisco Jiménez

ADRIANA GÓMEZ, ESTUDIANTE DE BACHILLERATO

"Tenemos derecho a volver solas a casa por la noche sin pasar miedo"

"Tenemos todo el derecho del mundo a poder volver solas a casa por la noche sin pasar miedo, tranquilas. Si sales de fiesta, te vistas como te vistas da igual, te gritan y no son maneras. Al final tienes que volver acompañada".

Adriana Gómez, una estudiante de 1º de bachillerato de 16 años, denunciaba así ayer cómo cualquier buen día puede agriarse por un regreso complicado a casa de la mano de un cóctel de temor y ansiedad. Adriana, que participó en la manifestación estudiantil que recorrió el centro de Zaragoza, relató cómo una chica de su edad siente el acoso callejero cuando recibe un silbido, un grito o un piropo que la incomodan. Aunque los ignora, le producen "tensión" hasta que cruza la puerta de su hogar.

En su entorno de amigos asegura que están al orden del día algunos comentarios "machistas" que siguen estando muy interiorizados. "Más de una vez comentan que han perdido un partido porque el árbitro era una mujer. Es una observación que nos sitúa a todas en una posición inferior y que no se justifica por un momento de enfado", dijo.

Vanesa Lázaro con su hija Ariadna asistieron a la marcha feminista que reunió a unas 6.000 personas
Vanesa Lázaro con su hija Ariadna asistieron a la marcha feminista que reunió a unas 6.000 personas
Francisco Jiménez

VANESA LÁZARO, REIVINDICA LA CONCILIACIÓN

"Estoy aquí para que mi hija pueda tener un futuro mejor que el mío"

Con su hija de cinco años con dos corazones de color azul iluminándole la cara, Vanesa Lázaro acudió a la manifestación feminista de Zaragoza para que ella "pueda tener un día un futuro mejor" que el suyo. "Lo ideal sería que cuando crezca ya no se conmemore un 8-M. ¿A que no existe un día del hombre? Pues a ver cuándo ya no hay necesidad de que uno se dedique a la mujer", aseguró. Mientras, la pequeña Ariadna seguía con interés los movimientos de una batucada morada de cerca de medio centenar de mujeres.

"El tema que más me preocupa es la conciliación. Queremos trabajar y ser también madres, algo realmente complicado", reclamó. Al mismo tiempo, criticó que la legislación que existe, a la hora de la verdad, se queda "en papel mojado". En relación a su hija, comentó que aunque ella "no lo entiende, porque a su edad todos son iguales y en casa no ve diferencias en lo que hacemos su padre y yo", espera que cuando sea algo mayor "esté concienciada con las reivindicaciones de las mujeres y la importancia de esta lucha".

Iona Sagardia y Andrea Márquez con su pancarta en la protesta de este martes
Iona Sagardia y Andrea Márquez con su pancarta en la protesta de este martes
Francisco Jiménez

ANDREA MÁRQUEZ, UNIVERSITARIA

"Me preocupa que gente de mi edad niegue que exista una desigualdad"

Andrea Márquez, estudiante de Terapia Ocupacional de 19 años, defiende un feminismo "igualitario para todas, en el que no haya diferencias de ningún tipo y todas tengamos cabida". La desaparición de la brecha salarial y la feminización del sector de los cuidados de los niños y las personas mayores, que se ha incrementado como consecuencia de la pandemia, son dos de los asuntos que más de cerca le tocan.

"También me preocupa que gente de mi edad niegue que exista una desigualdad y una violencia de género que son evidentes. Me parece un retroceso que demuestra la importancia de educar en igualdad desde la escuela", apuntó. Una opinión que refrendó su amiga Ione Sagardia. Ambas mostraron su malestar por algunos de los comentarios que tuvieron que escucharse mientras esperaban cerca del Paraninfo a que echase a andar la marcha. "No es lógico que en un día como hoy nos digan que podemos hacer todas las manifestaciones que queramos siempre y cuando no les cortemos el tranvía", explicaron visiblemente enfadadas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión