Aragón
Suscríbete por 1€

internacional

Ideas aragonesas tejen el futuro de Europa

Casi 200 personas participaron en la última sesión de los paneles europeos ciudadanos, cuyas conclusiones se presentarán la semana que viene en Estrasburgo. No faltó la presencia de Aragón.

Álvaro Henche, en el patio del Castillo de Dublín, con las ideas que propondrán a la Unión Europea.
Álvaro Henche, en el patio del Castillo de Dublín, con el Bedford Hall de fondo.
M. M. M.

Unas escaleras de caracol son la médula de la torre del Bedford Hall del Castillo de Dublín. Tras subir los peldaños de madera se llega a una de las lujosas estancias, donde personas de varios países comparten mesa y conversación. Baptiste es francés y al otro lado del tablero está el zaragozano Álvaro Henche. Está allí por suerte: un día recibió una llamada por sorpresa porque había sido elegido por azar para participar en los paneles ciudadanos europeos de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFE)

Se trata de una iniciativa a través de la que los políticos europeos escuchan a la sociedad: "Make your voice heard" -haz que tu voz se escuche- es el lema. A Álvaro le escogieron al azar, como a los otros 800 europeos que han participado en esta iniciativa. El año pasado asistió a la cita en Estrasburgo, después a otra 'online' y ha despedido el mes de febrero en la capital irlandesa, donde levantó la vista del presente para mirar al horizonte, a lo que está por venir en la Unión Europea, decidir qué realidad se quiere para 2050.

La sala donde se celebró el plenario. 

"Hemos abordado diferentes temas desde una perspectiva europea y en esta última sesión tenemos que dar las recomendaciones para que se trasladen en medidas políticas", contó a HERALDO desde el patio del Castillo de Dublín, monumento de la ciudad y centro neurálgico de este encuentro internacional. Una economía más fuerte, la justicia social, el empleo, la educación, la cultura, la juventud, el deporte y la transformación digital fueron los puntales del fin de semana. "Es muy importante que lo concretemos para evitar que ya se esté trabajando en ello y que la interpretación sea diferente a la que queremos, así hay menos peligro de que se politicen", explicó el zaragozano, que estudió ADE en la Universidad de Zaragoza, donde ahora cursa un máster de auditoria.

Álvaro Henche, durante un descanso de la sesión de Dublín.
Un tercio de los participantes fueron menores de 25 años, como Álvaro Henche. Aquí, durante un descanso de la sesión de Dublín.
M. M. M.

Los subgrupos han sido la principal herramienta de estos paneles. Alrededor de una decena de personas se sentaron en cada uno para dialogar, reformular, rebatir, reflexionar y discutir. Sobre la mesa se pusieron problemas del día a día, preocupaciones de las personas de a pie, como el desempleo juvenil o facilitar el acceso al deporte para tratar la salud mental. "A mí me ha tocado sobre una sociedad justa y concretamente el punto de equidad y de igualdad de género. Son temas muy interesantes para todos los ciudadanos", apuntó el jubilado José Manuel Burillo, un zaragozano con raíces en Escatrón y afincado en Tarragona desde hace décadas. Álvaro y José Manuel son una muestra de la variedad de perfiles que se han reunido para trabajar por un bien común. Diversidad de edades y de países, que habían llegado desde pequeños pueblos o grandes urbes.

José Manuel Burillo, en la escalera de la torre del Bedford Hall, del Castillo de Dublín.
José Manuel Burillo, en la escalera de la torre del Bedford Hall, del Castillo de Dublín.
M. M. M.

"Es bueno que se hubiera optado por dar un peso más específico a los jóvenes porque en el fondo son ellos los que vienen pisando fuerte, con ideas frescas y no preconcebidas. Lo que aporto es que tengo la experiencia laboral de 35 años en una multinacional –confesó José Manuel-. He podido contribuir y además la experiencia para mí ha sido muy enriquecedora". "A veces podíamos partir con una opinión, pero al oír a personas de otros países o edades hemos podido llegar a un acuerdo", agregó Álvaro.

"A veces podíamos partir con una opinión, pero al oír a personas de otros países o edades hemos podido llegar a un acuerdo"

Además de este panel de la CoFE hay otros tres que abordan otras temáticas. Sofía Gómez, también de Zaragoza, viajó a Varsovia en enero para tratar el cambio climático y medio ambiente y la salud. "Se habló mucho sobre salud mental, formas de vida más saludables, menos emisiones de CO2, ciudades más verdes, que se reduzca la desigualdad en el acceso a la salud...", enumeró esta aragonesa formada en trabajo social y sociología política. "Otra recomendación muy importante que planteamos fue que cada estado miembro cediera ciertas competencias sanitarias a la Unión Europea y que esta actuara como coordinadora, así se conseguiría garantizar unos servicios mínimos. Por ejemplo, nos dimos cuenta de que en España no había tanto problema con el acceso a la salud, pero en otros países europeos no era igual", explicó la zaragozana que actualmente trabaja de 'au pair' en Francia.

Sofía Gómez Palacios interviene en uno de los paneles ciudadanos de la Unión Europea.
Sofía Gómez Palacios, en la sesión de Estrasburgo.
Unión Europea

A Maastricht también viajó el zaragozano Inocencio Lázaro a principios de febrero, donde se completó el panel la Unión Europea en el mundo y la migración. En su caso se debatieron los objetivos y estrategias en materia de seguridad, defensa, política comercial, ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo, política exterior y de vecindad, así como la ampliación de la Unión. Además, del modo en que se debe gestionar la migración, un asunto que con la guerra en Ucrania cobra especial actualidad.

"Tenemos que tener la mente abierta y tratar temas generales que nos puedan afectar a todos"

Los ciudadanos buscaron que las recomendaciones fueran genuinas, viables, con un retorno económico y que se pudiera promover y mantener su implantación. A pesar de que todos los participantes residían en Europa, la realidad que se vive es distinta. "Cuando salen algunos temas lo que hacemos, obviamente, es aplicarlo a nuestro caso español, pero la realidad en Europa puede ser diferente. Tenemos que tener la mente abierta y tratar temas generales que nos puedan afectar a todos", añadió Álvaro.

En los subgrupos, donde también estuvo latente la situación de Ucrania, se respiró "mucho respeto" y "apoyo mutuo". En la mente de todos estaba crear "una Unión Europea más fuerte", como explicó Gloria ante todos los ciudadanos. "Ha sido muy productivo todo el proceso de debate", resumían los asistentes en los corrillos. Que fuera una experiencia positiva no eximió que jornadas de trabajo "arduo e intenso", reconocieron en el pleno final.

En ese plenario se sometieron a votación las 51 recomendaciones elaboradas en los subgrupos. La protección del ciudadano desde diferentes ángulos, una política sobre el etiquetado de los alimentos que avale su calidad, el problema de las 'fakes news', una muerte digna, garantizar la felicidad de las familias a través del derecho a la vivienda o la opción de ser progenitores fueron algunos de los temas que se sometieron a sufragio. Para elevarlas a los miembros del Parlamento Europeo era necesario que recibieran el 70% de aprobación. La más votada (94,04%) fue la recomendación de que la Unión Europea tuviera más poder para hacer frente al contenido ilegal y la ciberdelincuencia, para lo que se proponía el fortalecimiento de la Europol. En segundo lugar, la enseñanza del inglés con un estándar certificable como materia básica en las escuelas primarias de todos los países miembros, para así fortalecer la comunicación entre los europeos (91,02%).

La mayoría se aprobaron con un porcentaje de entre el 79% y el 90%, entre las que estaban la que velaba por la pensión mínima, que la edad de jubilación difiera en función de la profesión o la garantía de atención social y sanitaria a personas mayores. Fuera de la lista quedaron la recomendación de crear un mecanismo que garantizase el seguimiento y la aplicación de los derechos de las minorías y la sensibilización de la actividad física a través de figuras públicas -por ejemplo, los miembros del Parlamento Europeo-. Tampoco se aprobó la recomendación de crear una web de identificación que almacenase datos personales y confidenciales que solo estuvieran disponibles para autoridades y policías.

"Estos proyectos ayudan a los políticos y a los ciudadanos a ver las cosas de otra forma"
Rocío Tovio conversa con el zaragozano Álvaro Henche antes de las votaciones.
Rocío Tovio conversa con el zaragozano Álvaro Henche antes de las votaciones.
M. M. M.

"Estos proyectos ayudan a los políticos y a los ciudadanos a ver las cosas de otra forma", sostuvo Rocío Tovio, una gaditana de 20 años que viajará a Estrasburgo para presentar las recomendaciones formuladas. Micheál Martin, Primer Ministro de Irlanda, celebró que se hubiera escogido Dublín y se mostró positivo ante iniciativas como esta ya que confía en que los paneles son "un paso adelante en esta aventura de diseñar una Europa del futuro". Guy Verhofstadt, codirector ejecutivo de CoFoE y exprimer ministro belga, aplaudió que los ciudadanos expusieran "nuestras debilidades, nuestras capacidades e incapacidades para actuar".

Guy Verhofstadt, codirector ejecutivo de CoFoE y exprimer ministro belga, en Dublín.
Guy Verhofstadt, codirector ejecutivo de CoFoE y exprimer ministro belga, en Dublín.
Karl Burke

¿Se materializarán estas recomendaciones?

"He visto en 'streaming' otras reuniones de plenarios y hay mucho choque, en el sentido de que hay eurodiputados que defienden las posiciones preconcebidas de sus propios partidos... En cualquier caso, va a haber mucho debate y no va a ser automático", planteaba José Manuel Burillo. "El futuro pasa porque que una idea democrática prevalezca sobre cualquier otra posición", insistió el aragonés. "Yo opino que los políticos no se van a detener en las peculiaridades específicas, sino que creo que se van a fijar en la idea general de que la gente tiene ganas de participar y de que se cambien cosas, de que se recupere el sentimiento europeísta o la confianza en las instituciones europeas que quizás se estaban perdiendo", añadió por su parte Sofía Gómez desde Francia. "Veremos si existe voluntad, las ganas están, ya se verá si se pueden materializar", manifestaba Álvaro Henche.

"El futuro pasa porque que una idea democrática prevalezca sobre cualquier otra posición"

"Yo creo realmente en esto", defendió por su parte Rosa María Vacas. "Considero que es la oportunidad de dar nuestra opinión, de colaborar y que se nos escuche en las altas esferas", incidía esta barcelonesa. A su lado Juan Milla, de Almansa (Albacete), no se mostraba tan seguro: "Creo que lo van a escuchar los políticos, pero otra cosa es que lo lleven a cabo. Tal vez se pueden apoyar para cuestiones que tenían en mente, pero lo que choque con determinados intereses no lo van a sacar adelante".

Juan, Rosa María y Christian repasan las recomendaciones en el pleno final.
Juan, Rosa María y Christian repasan las recomendaciones en el pleno final.
M. M. M.

Opiniones al margen sobre los frutos de esta iniciativa, todos coincidían en lo "enriquecedor" del encuentro. "Hemos conocido otras culturas y conectado con personas diferentes", celebraba Christian Benítez.

Ucrania, muy presente

Mientras el futuro de Europa estaba sobre la mesa en Dublín, Rusia continuaba su ofensiva. La torre del Bedford Hall se iluminó por la noche de azul y amarillo, los colores de la bandera de Ucrania, y las noticias del avance de los hombres de Vladimir Putin se siguieron muy de cerca por los ciudadanos, políticos y la prensa internacional. En los subgrupos estuvo latente y también en las palabras de los políticos.

Recuerdo al pueblo ucraniano antes del comienzo de la sesión de Dublín.
Recuerdo al pueblo ucraniano antes del comienzo de la sesión de Dublín.
Karl Burke

"Es importante apuntalar a las instituciones de cara al futuro", reconoció Dubravka Suica, vicepresidenta de la Comisión Europea para la Democracia y Demografía en el acto inaugural del panel. La croata recordó que ella misma "sabe de buena tinta lo que es una guerra". "No debemos dar por garantizada jamás esta paz que vivimos. La agresión de Rusia contra Ucrania es un recordatorio", avisó la vicepresidenta. Ante este contexto, Suica señaló que los paneles europeos son un "ejercicio democrático más importante que nunca".

Dubravka Suica, vicepresidenta de la Comisión Europea para la Democracia y Demografía, en Dublín.
Dubravka Suica, vicepresidenta de la Comisión Europea para la Democracia y Demografía, en Dublín.
Karl Burke

Dublín fue el broche de oro que terminará de brillar la próxima semana en Estrasburgo, el 11 de marzo, cuando los embajadores de los paneles presenten estas recomendaciones ante eurodiputados, políticos nacionales y comisarios europeos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión