Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

La isla navarra en Aragón 'conquista' 50 hectáreas… sin mover las fronteras

Las nuevas mediciones del Instituto Geográfico Nacional otorgan a Petilla de Aragón una extensión superior a la que tenía, pero el cambio -en principio- no afectará a la superficie de las poblaciones aragonesas vecinas.

Los límites territoriales entre Navarra y Aragón no cambiarán.
Los límites territoriales entre Navarra y Aragón no cambiarán.
Víctor Meneses

Petilla de Aragón, esa isla navarra enclavada en las Cinco Villas zaragozanas, siempre tuvo la importancia que le otorga dominar el monte que hacía de barrera entre los Reinos de Aragón y de Navarra. Ocho siglos después de que cambiara de manos por el impago de una deuda entre reyes -eso es otra historia-, el territorio foral ha ‘conquistado’ 50 hectáreas de terreno. 

Se trata de una ‘expansión’ puramente cartográfica, más propia del siglo XXI que de las tensiones bélicas que el movimiento de las fronteras podría provocar hace unos cuantos siglos.

El Instituto Geográfico Nacional está redibujando los límites de algunos municipios españoles. Uno de los que ha elegido de oficio para empezar ha sido Petilla de Aragón, un ejemplo singular por su peculiar situación geográfica, perteneciente a Navarra pero totalmente rodeado por suelo aragonés. “Las anteriores mediciones eran de entre 1920 y 1927. Entonces se hacían con varas, sogas, pasos mojones… Tenían un margen de error muy grande”, cuenta Florentino Aguas, alcalde de la localidad.

Alejandro Asín, director del servicio regional del Instituto Geográfico Nacional, cuenta que con estas formas de medir tradicionales había “imprecisiones de hasta 40 metros” y que ahora, con tecnología GPS, se apura el margen de error al centímetro. Las nuevas mediciones se aprobaron hace un par de semana con la firma de unas actas de acuerdo entre el propio Instituto, Petilla de Aragón y los municipios aragoneses fronterizos: Sos del Rey Católico, Uncastillo, Navardún e Isuerre, con presencia también de responsables de la DPZ y de la DGA, así como de vecinos de estos municipios que quisieron dar fe de los acuerdos.

A la espera de que se oficialicen los nuevos cálculos, la primera impresión es que Petilla de Aragón pasará a medir 50 hectáreas más de lo que marcan las actas firmadas hace casi un siglo. Pero lo hará solo a efectos de su propia documentación. “El Ayuntamiento gana 50 hectáreas, pero las fronteras no se mueven, ni las localidades vecinas pierden nada de terreno. Quienes pierden son los del coto de caza, que ahora tendrán que pagar más por haber aumentado su superficie oficialmente”, comenta el alcalde del municipio navarro.

Petilla de Aragón, un territorio navarro en la provincia de Zaragoza.
Imagen de Petilla de Aragón, un territorio navarro en la provincia de Zaragoza.
Laura Uranga

María José Navarro, alcaldesa de Sos del Rey Católico, dice que se ha hecho “una revisión de los límites”, pero que para su municipio “en realidad no cambia nada, no se tocan hectáreas ni nada”. Carlos María Gabás, alcalde de Navardún, apunta que Petilla “tenía una delimitación antigua, de hace cien años” y que “se habían perdido referencias y mojones”, por lo que había que “cartografiarlo todo”. José Luis Abenia, alcalde de Uncastillo, también resta importancia a la repercusión práctica que tendrá estos nuevos cálculos: “Puede haber diferencias mínimas, y además no afecta a propiedades. Si un campo atraviesa la muga, el propietario sigue siendo el mismo, y a nivel de Hacienda no va a haber ninguna modificación”, señala.

En esta ocasión, todos los afectados han firmado el acuerdo. Ahora deberán aprobarlo en un pleno municipal y remitir las actas a la DGA, al Instituto Geográfico Nacional, al Registro Central de Cartografía y al Registro de Entidades Locales del Ministerio de Política Territorial, para que todos los cambios queden registrados.

Un problema frecuente

En otras ocasiones, estas nuevas mediciones no acaban tan bien. El caso más mediático fue el de Fago y Ansó, donde las tensiones que provocaron un deslinde colaboraron a calentar el ambiente que acabó con el asesinato del alcalde de la primera de las localidades. Rafael Martínez Cebolla, presidente del Colegio de Geógrafos de Aragón, explica que en una revisión que se hizo el 2017 de los límites municipales se observaron alrededor de un centenar de discrepancias que afectaban a unos 150 municipios de la Comunidad. “Muchos casos son anecdóticos y se solucionan con un acuerdo entre los ayuntamientos, pero otros no se resuelven nunca”, explica.

Las consecuencias pueden ser puramente administrativas… o no. “Una finca que tienes en un municipio de tu región puede pasar a ser parcela de otra comunidad autónoma, por lo que puede tener efectos en el registro de la propiedad”, cuenta. Y más todavía, puede haber suelos que se iban a destinar a un parque eólico o a un polígono industrial que, al cambiar de municipio, acaben frustrando esos planes. A juicio de Martínez, estos ejemplos y el de Petilla nos enseñan que, aunque pueda parecer lo contrario, “el territorio sí que cambia”. “Y si no, mira el ejemplo de La Palma", apunta en referencia a que tras el volcán ha crecido en superficie y ha ganado en altura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión