Aragón
Suscríbete por 1€

El puente de las Miguelas de Huesca se cerrará al tráfico dos meses para su restauración

El viaducto, construido en 1912 y declarado BIC, se somete a una rehabilitación que estructural y estética. 

El martes 8 de febrero comenzarán las obras de rehabilitación del puente modernista de San Miguel, en Huesca, que finalizarán a principios del mes de abril y que se han adjudicado por un importe de 120.585 euros (con IVA). La intervención es la primera que se acomete de forma integral y coincide con los 100 años de existencia de este paso, que fue el primero triarticulado construido en España con hormigón armado.

Aunque los trabajos comenzarán el próximo martes, el puente no se cortará a la circulación hasta el 14 de febrero. Este cierre es necesario para poder acometer todas las obras previstas, según indicó la concejala de Urbanismo, María Rodrigo. "Es un intervención estructural que precisa llevarse a cabo sin peso y sin trafico", añade, apuntando que en todo caso, el paso de los vehículos hacia los polígonos de la zona noreste de Huesca está garantizado.

El itinerario alternativo para la circulación, que quedará debidamente señalizado, discurrirá por la avenida Doctor Artero (puente Pedro Lafuente) y por la ronda Montearagón. El paso de San Miguel es utilizado no solo por los vehículos que se dirigen hacia Sabiñánigo sino que facilita la salida hacia el paseo Lucas Mallada, donde están las zonas industriales de La Magantina, Monzú y Sepes.

Rodrigo remarca que con esta actuación se recuperará el esplendor del puente, que se construyó en 1912. Según indica, "la única rehabilitación que se ha hecho en este viaducto fue en el año 1987, para añadirle una plataforma de refuerzo, por lo que ya era necesario acometer estos trabajos a nivel de estructura y de ornato».

Situado en el casco urbano de la ciudad, se ubica sobre el río Isuela, en la salida de la  capital oscense por la carretera hacia Sabiñánigo. Cuenta la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde el año 2006. Por su proximidad al convento de las Carmelitas Calzadas de San Miguel también se le conoce como puente de las Miguelas.

Fue el primero construido con la tipología de arcos de hormigón armado articulados en España

La empresa Imesapi S.A., adjudicataria de las obras, acometerá trabajos como la sustitución de los refuerzos inferiores (los colocados en 1987), que están parcialmente desprendidos. Asimismo, está previsto que se sustituyan las chapas de acero existente por bandas de fibra de carbono, sin que esto afecte a la particularidad y valor arquitectónico y patrimonial de este puente.

La concejala detalla que será necesario limpiar el hormigón y sanearlo en las zonas deterioradas, aplicar inhibidores de corrosión, reparar las fisuras localizadas, restaurar los elementos arquitectónicos, sellar y prolongar los elementos de drenaje y pintar la estructura con una pintura de anticarbonatación. El deterioro de los arcos, que presentan algunas fisuras, se debe "al cansancio y agotamiento del material", añade María Rodrigo.

La rehabilitación del puente de San Miguel cuenta con apoyo económico estatal a través del 1,5% Cultural para la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico. El gobierno central aportará el 75% del presupuesto de esta obra y el Ayuntamiento se hará cargo del 25% restante.

Una "esmerada obra"

La construcción de este paso sobre el río Isuela, que sustituyó a otro muy rudimentario situado junto al convento de las Miguelas, marcó un hito al ser el primero construido con la tipología de arcos de hormigón armado articulados en España, según recoge Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (Cehopu). Se inauguró en 1912, como parte de las obras de circunvalación de la ciudad y de la nueva carretera de Huesca a Sabiñánigo (N-330 a).

A pesar de su reducido tamaño, «se trata de una esmerada obra de ingeniería». «Su diseño combina un funcional y novedoso sistema constructivo, que fue patentado por su autor, con una interesante ornamentación modernista acorde con su carácter urbano», señala su declaración como BIC.

Emilio Monterde, que estaba al frente de las obras de la carretera, encargó el proyecto de un puente monumental al ingeniero de Caminos Gabriel Rebollo Canales, que fue quien lo proyectó, siguiendo el modelo que había empezado a verse en Europa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión