Aragón
Suscríbete por 1€

INTERNACIONAL

Arturo Rambla, zaragozano en Ucrania: "Esta es una guerra de órdagos, de provocación mutua"

Tras más de 20 años viviendo en Kiev, Rambla ha asistido a otros momentos de gran tensión con la vecina Rusia, pero confía en que la situación se reconduzca.

Rambla, con su mujer y uno de sus hijos.
Rambla, con su mujer y uno de sus hijos.
Heraldo.es

Es zaragozano y lleva más de 20 años viviendo en Ucrania. Arturo Rambla está sorprendido de la “supuesta tensión” que se vive en las calles de Kiev porque cuando sale de casa no percibe nada de eso. “Veo en los periódicos internacionales imágenes muy llamativas de tanques y de soldados en entrenamientos, pero aquí es todo perfectamente normal: puedes ir al parque o a comprar el pan”, explica el empresario aragonés. De hecho, a su juicio, la escalada de tensión es “un órdago entre Putin y la OTAN, es una provocación mutua, a ver quién dice la barbaridad más grande”. 

Explica Rambla que estos días se está informando de que se empieza a retirar el personal de las embajadas, pero “en ningún caso ha habido instrucciones para ello ni se están produciendo evacuaciones: son solo permisos para el personal diplomático no esencial que se quiera ir voluntariamente”.

Este zaragozano, que se fue a Ucrania en 1996 -aunque tuvo que regresar para hacer la mili- cuenta que llueve sobre mojado en este cruel juego de tensar la cuerda por uno y otro lado: unos avanzan a la frontera, otros diseñan hipotéticas sanciones, la propaganda va calando en la opinión pública... “Rusia es especialista en crear un ambiente de tensión y de terror. Sabe dar a entender que en cualquier momento se puede desatar una guerra, de hecho, es lo que vinieron haciendo durante años con la guerra fría”, dice Rambla, que explica que los rusos y los ucranianos son “hermanos pero no muy bien avenidos”.

"Si Rusia traspasa la frontera, los ucranianos están dispuestos a pelear y les plantarán cara"

Confía el zaragozano en que la sangre no llegue al río porque, en tal caso, sí podría acabar todo “en un desastre absoluto”. “Si los rusos entran a Ucrania, saben que no les van a hacer pasillo. Los ucranianos están dispuestos a pelear y les plantarán cara. No va a suceder como en Georgia hace unos años, aquí una guerra podría costar miles de vidas”, explica Rambla.

Ante un inminente ataque de Rusia, Estados Unidos desaloja al personal no esencial de su Embajada en Ucrania

A su juicio, hay que reconducir la situación y restablecer los equilibrios, y entiende que Putin -“que ha hecho cosas muy mal”- puede tener parte de razón cuando conoce planes de la OTAN para acercar tropas a sus fronteras. “Nosotros, en Occidente, lo vemos desde la perspectiva que nos interesa. Tomamos partido por el árbol cuya sombra nos cobija, pero hay que entender que los rusos pueden estar enfadados al recortar su margen de acción si las repúblicas exsoviéticas forman parte de la Alianza y acaban con el enemigo en su misma frontera”, dice Rambla, que opina también que para Putin meterse en Ucrania sería un suicidio.

Mientras tanto, la vida en la fría Kiev sigue con su cotidianidad y sus pequeños sustos. “El pasado viernes hubo una amenaza de bomba en el colegio de mis hijos y lo cierto es que la gente se lo tomó con filosofía: ‘Ya empieza otra vez el circo’”, decían.

Rambla, que ahora está a expensas de reunir la documentación veterinaria para poder introducir el cordero y ternasco de Aragón en Ucrania, admite que parte de su familia zaragozana está preocupada y que le instan a que vuelva con su familia a España. “Estuvimos en Navidad y, desde que volvimos, sí que me mandan las noticias y los links de las cosas que se publican ahí, pero tengo que decirles que en realidad estamos tranquilos”. Sí hubo un precedente, cuando en 2013 se produjeron manifestaciones y disturbios con motivo del Maidán (que derrocó al presidente Víktor Yanukóvich) y en aquel momento sí que los Rambla hicieron las maletas y volvieron temporalmente a Zaragoza hasta que la situación se recondujo. Meses después, en la zona conocida como el Donbás, en 2014 estalló una guerra entre el Ejército ucraniano y separatistas prorrusos apoyados por Moscú, y a consecuencia de aquella guerra tropas rusas invadieron Crimea, donde aún permanecen.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión