Aragón
Suscríbete

Salud mental

La Policía planta cara a un nuevo enemigo: el trastorno mental y el riesgo de suicidio

Aragón se suma al programa ViveCNP para apoyar a los agentes que sufren problemas psicológicos derivados de su trabajo e incrementados por la pandemia.

Dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía vigilan la vivienda de un detenido.
Dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía vigilan la vivienda de un detenido.
Europa Press

Que ser policía es una profesión de riesgo es algo evidente, dada la tarea que tienen encomendada. Pero, paradójicamente, las estadísticas reflejan que los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado mueren más por suicidio que en acto de servicio. Además, la tasa de muertes por esta causa entre ellos es superior a la de la población en general. En 2020 fallecieron en España 3.941 personas, ocho de ellas agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). En Aragón fallecieron 104.

Con la preocupación que ofrecen estas certezas, tres agentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP) gestaron en 2015 el programa ViveCNP para prestar asesoramiento psicológico a sus compañeros de forma gratuita, anónima y confidencial. Nació en Galicia y luego se extendió a Baleares, Canarias y Andalucía. Ahora, en 2022, llega a Aragón.

José Antonio López Tamarit, policía, psicólogo y psicopedagogo, coordinador nacional del proyecto, explica que el suicidio es un problema de salud pública "multicausal" y "prevenible". "Su origen es consustancial al nacimiento del propio ser humano y es la primera causa de muerte no natural desde 2007", afirma.

Riesgos específicos

Añade que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a la de policía, hay ocupaciones como la medicina, abogacía o agricultura que tienen una alta tasa de suicidios. Señala que el trabajo policial tiene unos riesgos laborales distintos a los de otras profesiones y que es una actividad a un tiempo "esencial" y "peligrosa".

"Los policías deben tratar con los sectores problemáticos de la sociedad (delincuencia, conflictos sociales...) y a la vez afrontar un trabajo a turnos, con movilidad demográfica y cambios de destino cuando se asciende, lo que supone un desarraigo". A todo esto, subraya, se suman los riesgos asociados al uso de las armas, de vehículos, a factores psicosociales, espacios confinados o exposición a sustancias químicas y biológicas.

Si bien los problemas de salud mental han sido tabú en la sociedad y, por extensión, en la Policía, algo está cambiando y últimamente se están poniendo en marcha "factores de protección" desde la administración. "Desde noviembre de 2020 contamos con un servicio en el que tenemos puestas muchas esperanzas: el Plan de Salud Mental, que presta atención psicológica 24 horas desde el área de prevención de riesgos laborales de la Dirección General de la Policía", resalta López Tamarit.

"Entre los factores están el sufrimiento emocional, la desesperanza en el futuro y una constricción mental de falta de solución de problemas a las crisis"

En su puesta en marcha pusieron mucho empeño sindicatos como el SUP, que lo reclamaba desde 1987. "Asociaciones como ViveCNP, Ángeles de Azul y Verde o Papageno están apostando por una protección integral del policía", subraya.

Para combatir el suicidio es necesario conocer qué factores contribuyen a su ideación. El policía y psicólogo indica que la OMS afirma que la muerte de un trabajador se debe a la interacción compleja de dos factores: la propia vulnerabilidad del agente y las condiciones estresantes del trabajo. "Entre los factores están el sufrimiento emocional, la desesperanza en el futuro y una constricción mental de falta de solución de problemas a las crisis", explica.

Pedir ayuda y hablar

Para abordar un problema hay que reconocerlo antes. Al preguntarle en qué momento debe un policía pedir ayuda, responde: "Si el malestar no disminuye cuatro semanas después de una crisis psicosocial (enfermedad, acoso, separación…). Si se tienen cambios radicales de personalidad. Si surgen problemas en el ámbito del trabajo, familiar o social. Cuando sientas que necesitas ayuda. Cuando hayas tenido una intervención crítica laboral (riesgo para la propia vida, la de tu compañero o terceros).

López Tamarit incide en que, para ayudar a una persona que sufre el problema, es fundamental acompañarla y hablar. "Está demostrado que el silencio no es preventivo. Hay que proveerle de guías de ayuda sobre la prevención en la conducta suicida. Proporcionar teléfonos de ayuda (recogidos en esta página) y si procede, retirar el arma", dice.

Porque tener una pistola puede ser un elemento facilitador. "La disponibilidad, accesibilidad, letalidad y la tenencia del arma son factores a tener en cuenta ya estudiados. El arma no tiene ánima, no las carga el diablo, es un medio, no un fin en sí mismo", cuenta.

Añade que donde hay que trabajar es en la "detección precoz" del agente, incorporando la salud psicológica en los exámenes médicos, y medidas paralelas como la "desestigmatización" de la salud mental policial. "El mando y los compañeros son importantes en la prevención de riesgos laborales, así como la adaptación de los puestos de trabajo, la sensibilización y formación en salud emocional y que las comisarías sean entornos saludables", indica.

"Hay que proveerle de guías de ayuda sobre la prevención en la conducta suicida. Proporcionar teléfonos de ayuda (recogidos en esta página) y si procede, retirar el arma"

Reconoce que ese estigma que históricamente tiene la salud mental es más agudizada en la Policía. "Por eso -dice- desde ViveCNP se hacen convenios con centros sanitarios para dar un espacio neutral y seguro donde poder ofrecer una asistencia óptima". Las bajas psicológicas, recuerda, sirven para recuperarse de una enfermedad o crisis y se deben usar cuando sean necesarias.

La pandemia ha supuesto un deterioro añadido. "La salud psicológica viene con retraso con respecto a la salud física, es ahora cuando estamos notando los efectos mentales de la pandemia. La sensación es que la población está más irascible, los confinamientos, la falta de apoyo social y libertad, los cambios normativos continuos, la incertidumbre y la vulnerabilidad laboral y de salud pueden ser posibles causas. Cuestiones que también han afectado a los Policías", apunta.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión