Aragón
Suscríbete por 1€

Aragón

Bon Àrea estrenará su centro logístico de Épila en verano para lanzar su expansión

La nave ocupa diez hectáreas y servirá a la red de tiendas prevista en el centro, norte y este del país. La inversión supera 70 millones y se sextuplicará para completar el gran complejo agroalimentario.

Avance de las obras. La nave logística (parte superior de la imagen) se ha construido en el centro de la plataforma, que contará con una treintena de edificaciones en sus 180 hectáreas. La estructura que se aprecia en  la fotografía corresponde al futuro centro de lavado de cajas y la nave acabada, los talleres que ahora son el centro de operaciones.
Avance de las obras. La nave logística (parte superior de la imagen) se ha construido en el centro de la plataforma, que contará con una treintena de edificaciones en sus 180 hectáreas. La estructura que se aprecia en la fotografía corresponde al futuro centro de lavado de cajas y la nave acabada, los talleres que ahora son el centro de operaciones.
Corporación Alimentaria Guissona

La Corporación Alimentaria Guissona sigue imparable con sus planes para convertir Épila en el centro neurálgico de la expansión de Bon Àrea por el centro, norte y este del país. El paso decisivo se dará a mediados de año con la puesta en servicio del centro logístico, una nave de diez hectáreas en la que se expedirán los pedidos conforme lleguen los productos, sin necesidad de que haya existencias almacenadas durante días. Este sistema, denominado ‘cross docking’ y utilizado por la gran distribución, permitirá ganar en eficiencia y resultará clave para atender a una red que, cuando se complete, formarán medio millar de tiendas.

Las obras de urbanización de las 180 hectáreas comenzaron hace año y medio y se han invertido más de 70 millones, aunque los contratos ya firmados hasta el momento elevan los compromisos por encima de los 120 millones, según apuntaron fuentes oficiales de la compañía leridana. La ejecución no llega aún al 15% y aún habrá que sextuplicar la inversión para acabar la plataforma.

El tamaño del centro logístico, casi tan grande como el de Inditex en Plaza, permite apreciarlo a simple vista desde la autovía de Madrid. Su puesta en servicio será gradual y se estrenará con una de las tareas más importantes para la compañía catalana, la centralización de los pedidos para su red de tiendas de Bon Àrea y sus clientes mayoristas.

En su interior se prevé montar 34 estanterías (denominadas ‘shuttles’) de 150 metros de longitud y 30 alturas, imprescindibles para una expedición rápida y lograr así unos costes optimizados en la cadena logística.

Para organizar el trabajo de la forma más eficaz, habrá espacios separados para los productos frescos, congelados y secos. En total, se podrán manipular 45.000 cajas, 2.030 carros y 1.123 palés a la hora en el mayor punto de carga y descarga, dotado con 104 muelles.

Lo que no ha detallado la empresa es con cuántos trabajadores empezará su actividad en Épila, que en todo caso serán una mínima parte de los 4.000 que llegará a tener en plantilla cuando esté a pleno rendimiento antes de que acabe la década. Para hacerse una idea, contará con mataderos para cerdos, pollos, pavos y rumiantes y fábricas de pan, piensos, alimentos para mascotas, productos sin gluten, elaborados, líquidos, frutas y verduras, postres y quesos. En total, una treintena de edificaciones.

El descomunal movimiento de tierras de la plataforma, que ocupa 180 hectáreas entre la autovía de Madrid (A-2) y el principal acceso a Épila (la carretera autonómica A-1305), se terminó hace un año y entonces comenzó la fase propiamente de construcción.

La primera instalación habilitada fue la nave de talleres, de 14.000 metros, ya que se avanzó con el fin de utilizarla provisionalmente como centro de coordinación durante las obras.

Aunque la prioridad es acabar el centro logístico, la Corporación Alimentaria Guissona indicó que se compatibiliza con la construcción del centro de lavado de las cajas que se utilizarán para el trasiego de productos, igualmente clave: funcionará 20 horas al día para limpiar 200.000 envases al día.

Al mismo tiempo, se trabaja en la planta destinada al procesamiento de frutos secos y en preparar los servicios de potabilización, con una previsión de 9.000 m3, equiparable al consumo de Calatayud, y de depuración, que se dimensionará para tratar hasta 12.000 m3. Al mismo tiempo, el Gobierno de Aragón ultima el tendido de los servicios hasta la plataforma tras haber asfaltado una gran rotonda en la A-1305 para regular el futuro tráfico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión