Aragón
Suscríbete

Los sindicatos temen que Figueruelas pierda su volumen de producción actual

El sector valora la posible llegada de más modelos eléctricos a la factoría, pero admite los efectos negativos que causaría la marcha del Crossland y el C3 Aircross.

Cadena de montaje de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis.
Cadena de montaje de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis.
Guillermo Mestre

La posible adjudicación de nuevos nuevos modelos eléctricos a la fábrica de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis, es bien valorada por el sector del automóvil en Aragón por lo que supone de apuesta de futuro por una movilidad más sostenible, pero genera también incertidumbre, al menos a medio plazo, si a cambio la planta deja de ensamblar el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross (o los modelos que sustituyan a los actuales) por la consecuente pérdida de volumen de producción de la factoría.

Representantes sindicales de la fábrica zaragozana aseguraron este miércoles no tener noticias confirmadas sobre la adjudicación de las versiones eléctricas del Peugeot 208 y del Lancia Ypsilon, publicada por ‘La Tribuna de la Automoción’ el día anterior, pero sí expresaron su preocupación sobre lo que causaría la salida de los dos SUV o ‘todocaminos’, que actualmente se ensamblan en la línea 1 de la planta y que representan la mitad del total de la producción total del centro. La otra mitad corresponde al Corsa -que discurre en la línea 2- en sus versiones térmicas y eléctrica.

"La planta puede producir 250.000 unidades al año en cada línea y nosotros lo que queremos es volumen; todo lo que no sea llenar la fábrica puede suponer pérdida de empleo", resumió José Juan Arcéiz, secretario general de FICA UGT en Aragón y miembro del comité mundial de PSA. "Nosotros lo que queremos es que haya volumen de trabajo", incidió por su parte Chema Fernando, líder de CC. OO. en Opel España, tras indicar también que desconocía si la compañía ha decidido ya qué modelos ensamblará en cada planta y recordar que tras la fusión de PSA y FCA (Fiat Chrysler) en Stellantis el nuevo grupo tiene 26 fábricas en Europa, lo que puede complicar la distribución de cargas de trabajo.

La estructura interna del grupo incluye en Europa un clúster de coche pequeño en el que están las factorías de Figueruelas y Villaverde (Madrid) en España; las de Mirafiori y Módena en Italia, así como la francesa de Poissy, la polaca de Tychy, la serbia de Kragujevac y la eslovaca de Trnava, en la que se ensambla en la actualidad el Peugeot 208, modelo que según ‘La Tribuna’ se irá a Kenitra (Marruecos) en sus versiones térmicas y a Zaragoza en la eléctrica.

Otra de las preocupaciones expresadas por los sindicatos tiene que ver con la posibilidad de que la planta aragonesa se quede con solo una línea de producción y no con dos, como se ha publicado, ya que eso supondría asumir la pérdida de capacidad productiva actual, cercana al medio millón de unidades y que se habría empleado en su totalidad de no haberse frustrado las previsiones anunciadas para 2020 como consecuencia de la pandemia primero y, después, por la crisis de suministro de chips semiconductores procedentes de Asia. En Figueruelas se ensamblaron en 2020 un total de 390.000 vehículos, número que se redujo a los 334.000 en 2021, mientras que la previsión para este año está en el entorno de las 400.000 unidades. Todos estos números salen de la suma de la fabricación del Corsa y de los SUV Crossland y C3 Aircross, modelos cuya vigencia productiva vence a finales de 2023 en el caso del coche de Opel y en los primeros meses de 2024 en el de Citroën.

En todo caso, desde la dirección de la factoría aragonesa se limitaron a señalar este miércoles, sobre la eventual salida de los ‘todocaminos’ (que alguna fuente del sector da por confirmada) y la llegada de dos nuevos eléctricos que "Stellantis está trabajando con determinación y rapidez para anticipar y apoyar la transición energética de todas sus marcas y plantas de producción", y que de acuerdo con su política global, no comenta "especulaciones" sobre la ubicación de su producción. Finalmente indicaron que la compañía "hará las comunicaciones apropiadas en el momento adecuado". La empresa, entre tanto, sigue estudiando al detalle los requisitos para acceder a ayudas a la electrificación de la factoría procedentes del Perte (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) aprobado por el Gobierno central.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de la planta, Rubén Alonso, aseguró que los representantes sindicales seguirán trabajando con la dirección "para que vengan nuevos modelos que garanticen producción y empleo".

La industria auxiliar

El presidente del Clúster de Automoción de Aragón (CAAR), Benito Tesier, indicó que la eventual adjudicación de los Peugeot y Lancia eléctricos sería una noticia "positiva", ya que ganar en carga de producción de vehículos que ayuden a avanzar en la transición ecológica deseada viene bien a la economía regional. "Ahí los proveedores estaremos dispuestos a trabajar en consecuencia con el máximo volumen de producción posible", apuntó. Eso sí, admitió que la pérdida del Crossland y el C3 Aircross daría lugar a un periodo de transición que si se traduce en pérdida de producción (por la menor demanda de coches eléctricos) traerá consecuencias negativas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión