Aragón
Suscríbete

San Antón sin animales y hogueras con solicitud previa: así serán los próximos festivos en Aragón

Con las restricciones de la pandemia, las celebraciones de San Valero, Santa Águeda y San Blas se presumen mucho más comedidas que antes de 2020.

Los animales tendrá este año vetada su entrada a la iglesia de San Pablo.
Los animales tendrán este año vetada su entrada a la iglesia de San Pablo de Zaragoza.
Oliver Duch

Apenas queda atrás la Navidad, pero el calendario de fiestas patronales no da tregua. Este fin de semana se celebrará San Antón por toda la Comunidad, pero con muchas restricciones para sus hogueras y procesiones, lo mismo que sucederá en las semanas venideras con las celebraciones -siempre comedidas- de San Valero, Santa Águeda, San Blas…

Aragón continúa cabalgando una intensa ola de contagios de covid y eso ha llevado a renunciar por segundo año consecutivo a una de las tradiciones zaragozanas más simpáticas: este año no habrá procesión de animales por las calles del Gancho, aunque sí se celebrará una misa en San Pablo el día 17 a las 11.00, con aforo limitado y esta vez sin acceso para los animales. Perros, gatos, conejos, iguanas y demás fauna tendrá que esperar un año más para ver a San Antón, si bien muchos dueños de mascotas cogerán agua bendita de la pila para llevársela a sus hogares.

Luis Monter, de la Muy Ilustre y Piadosa Hermandad de San Antonio Abad, encargada de organizar la celebración en el Gancho, lamenta que se hayan tenido que suspender por segundo año los actos tradicionales, aunque explica que todas precauciones son pocas para prevenir la expansión de la covid. “Decidimos en la junta de la hermandad, de acuerdo con el párroco Santiago Fustero, que este año no accedieran animales al templo porque el aforo está limitado a 180 personas y, aunque no quieras, los dueños de las mascotas se juntan, hablan y es difícil mantener las distancias y el resto de restricciones”, comentaba ayer Monter, al tiempo que recordaba que las puertas de la iglesia permanecerán abiertas de 10.00 a 12.30 y que la imagen del santo se colocará en el altar mayor. Aragón se mantiene estos días -y, al menos, hasta final de mes- el nivel de alerta dos modulado en la lucha contra la pandemia, lo que restringe aforos y horarios, sobre todo, en espacios cerrados.

Harina de otro costal, por tanto, es lo que suceda con las tradicionales hogueras de San Antón, que deberían prenderse este fin de semana. En Huesca y en Teruel sí se celebrarán, aunque en la mayor parte de los casos es necesario presentar una instancia previamente en el Registro del Ayuntamiento “con el fin de garantizar la seguridad y evitar molestias a los vecinos”. Se entiende que al ser un acto al aire libre y no excesivamente populoso no habrá mucho riesgo de transmisión, teniendo en cuenta -además- que anuncian temperaturas excepcionalmente bajas para el fin de semana.

En Zaragoza, por su parte, el Consistorio informa de que han recibido cinco solicitudes de distintos barrios para hacer hogueras de San Antón, tres en espacios públicos, “pero no hay resolución todavía: los servicios municipales están valorando para ver si se pueden hacerse”.

Algunas localidades renunciarán a las tradicionales hogueras de San Antón.
Algunas localidades renunciarán a las tradicionales hogueras de San Antón.
Heraldo

A muchos zaragozanos preocupa también qué sucederá en la próxima festividad de San Valero, cuyo puente -recordarmos- ha cambiado de ubicación: en lugar de ser festivo el viernes 28 se ha pasado al lunes 31 para favorecer al pequeño comercio. En el Ayuntamiento aún ultiman los flecos de la programación del patrón pero todo apunta a que será semejante a la del año pasado cuando aún estaba vigente el estado de alarma: visitas teatralizadas por las dependencias municipales solo con reserva de cita previa y apertura gratuita de los museos municipales. Los cabezudos y el Tragachicos tendrán que esperar a que los datos de la pandemia mejoren, aunque sí se prevén algunas actividades al aire libre como la popular carrera del roscón, cuyas inscripciones ya están en marcha.

Las visitas guiadas por el Ayuntamiento ya se hicieron con mascarilla el año pasado.
Las visitas guiadas por el Ayuntamiento ya se hicieron con mascarilla el año pasado.
FRANCISCO JIMENEZ

¿Qué sucederá con otras fechas señaladas del calendario? Es lógico que haya que esperar a ver la evolución de los contagios para saber cómo cambian también los protocolos, pero el Gobierno de Aragón ya anunció el lunes su intención de mantener las presentes restricciones, al menos, hasta final de mes. Eso incluiría a San Valero, pero si la curva experimentara un inesperado descenso vertiginoso -parece que la ómicron así ha actuado en otros países- quizá se podrían salvar celebraciones tradicionales del mes de febrero como San Blas o Santa Águeda.

En el primer caso, los fieles acostumbran a reunirse en San Pablo para rezar al santo, venerar sus reliquias o comprar algunos de los postres (rosquillas, sobre todo) que se despachan a las puertas del templo. El año pasado la parroquia planteó una serie de cambios en los horarios, los accesos e, incluso, en la estancia en el interior del templo durante toda la jornada. Además, la misa principal, la que tiene lugar a las 12.00, fue retransmitida en directo a través de la página de Facebook de San Pablo. Es poco probable que este 2022 se pueda volver a venerar la reliquia, aunque sí podrá verse el busto relicario de San Blas, que estará expuesto junto al altar mayor.

Filas a las puertas del Portillo para venerar las reliquias de Santa Águeda.
Filas a las puertas del Portillo para venerar las reliquias de Santa Águeda.
Heraldo

Para evitar filas y concentraciones, el templo abrirá en un horario más amplio del habitual, como también se plantea hacer el Arzobispado con la iglesia del Portillo, que es la que concentra el protagonismo en la festividad de Santa Águeda, el 5 de febrero. El año pasado se pidió a los devotos que acudieran escalonadamente y que fueran conscientes de las limitaciones de aforo, pero decenas de personas volvieron a juntarse en las puertas, donde el personal de control trató de que mantuvieran la distancia de seguridad. Es cierto que si en los años prepandemia acudían miles de fieles a besar la reliquia de la santa, el año pasado la cifra se redujo drásticamente porque, además, durante las eucaristías solo se permitió acceder a quienes fueran a participar en ellas.

Últimas noticias sobre la pandemia de coronavirus

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión