Aragón
Suscríbete

Medio Ambiente

La riada inunda unas 300 hectáreas en Novillas y Aragón activa el plan de emergencia

La CHE acomete ‘parcheos’ de urgencia en Novillas, Remolinos, La Almozara, El Burgo y Pina, entre otros puntos.

Varios bomberos de Zaragoza coordinan las actuaciones ante la avenida, ayer en Monzalbarba
Varios bomberos de Zaragoza coordinan las actuaciones ante la avenida, ayer en Monzalbarba
Toni Galán

La punta de la avenida del Ebro avanza hacia Zaragoza capital tras irrumpir esta pasada medianoche en Novillas, donde, al cierre de esta edición, el caudal del río superaba los 6,8 metros de altura. No se esperan grandes afecciones, pero solo en esta localidad, la crecida podría haber inundado ya entre 300 y 400 hectáreas, según las estimaciones de su alcalde, Abel Vera.

El Gobierno de Aragón activó ayer la fase de alerta del plan de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones, ya que, aunque una avenida de estas características no debería representar mayores problemas, son varias las motas que siguen "tocadas" tras el episodio extraordinario de diciembre.

En Novillas hay tres, a las que habría que sumar una cuarta que lleva rota desde la riada de 2015."Con estos caudales, el pueblo está protegido. Otra cosa es la agricultura. Imagino que terminará cogiendo bastantes hectáreas. En cuanto a las granjas, una se evacuó el lunes y el resto no corre peligro", resumió el regidor.

Las pérdidas, pese a todo, no serán tan cuantiosas como en otras ocasiones, dado que todos estos campos ya se inundaron hace apenas un mes. Por las motas afectadas, explicó Vera, "no se ha podido hacer nada". Ni ha habido tiempo ni las condiciones del terreno eran las adecuadas para actuar, aunque tampoco han sido necesarios parches provisionales como en otros puntos de la ribera.

En Pradilla también afrontan la crecida "con tranquilidad". La de diciembre sí amenazó al casco urbano, llegándose incluso a contemplar su evacuación, pero esta pasará más desapercibida. "El agua ha empezado a entrar por la tarde. Ha cogido ya algún campo, pero, en lo que respecta al pueblo, estamos tranquilos", recalcó su alcalde, Raúl Moncín.

Obras y previsiones

La punta alcanzará Pradilla a lo largo de esta mañana, y no se descarta que pueda terminar anegando parte de la huerta. Al igual que en Novillas, hay una mota rota que no ha dado tiempo a reparar. Ayer, desde la Confederación Hidrográfica del Ebro se siguió trabajando para reforzar varios puntos de la ribera. En concreto, se acometieron tareas de reparación en Novillas y en Remolinos. En el zaragozano barrio de La Almozara se concluyó la intervención en el soto Galiandez y se finalizó la actuación en la margen derecha entre el puente de la autopista y la nueva estación de aforos.

También se recreció uno de los caminos de El Burgo de Ebro para reforzar las defensas de la localidad y se comenzó a trabajar en Monzalbarba, aguas arriba del cuartel de Pontoneros.

De cara a estas próximas horas se prevé actuar, asimismo, en el área de inundabilidad controlada de Pina. Además, se continuarán las labores de vigilancia por si fuera necesario ‘parchear’ más zonas.

Según las últimas previsiones del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), la crecida podría llegar a Zaragoza con un caudal de entre 1.300 y 1.500 metros cúbicos por segundo sin alcanzar el ‘apellido’ de extraordinaria. Ayer, el río se situaba por encima de los 800 y rebasaba los 2,8 metros de altura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión