Aragón
Suscríbete por 1€

El área de cuidados respiratorios del Servet ha evitado ya más de 20 ingresos en uci en esta oleada

Este servicio de Neumología atiende a 11 pacientes, 10 covid, y ha ampliado su capacidad ante la carga asistencial actual.

Dos enfermeras se encargan de la administración de los medicamentos en la unidad.
Dos enfermeras se encargan de la administración de los medicamentos en la unidad.
Francisco Jiménez

La unidad de cuidados respiratorios intermedios (ucri) del Hospital Miguel Servet permite rebajar la presión de ingresos en las unidades de cuidados intensivos, muy tensionadas durante toda la pandemia, ofreciendo atención a pacientes covid que requieren monitorización con la aplicación de técnicas no invasivas. Durante esta séptima ola, que deja cifras récord de contagios y presiona al sistema de salud, por esta área, que depende del servicio de Neumología, han pasado casi 30 enfermos con coronavirus, de los que siete precisaron traslado a cuidados intensivos. Se ha logrado evitar así en torno a 22 derivaciones a la uci. Además, han llegado a tratar a 15 enfermos no covid desde el puente de la Constitución.

Ahora, sin embargo, ante el aumento de la presión hospitalaria por este virus, la ucri se centra básicamente en la atención al paciente covid. En estos momentos, hay ingresadas en esta zona once personas, diez de ellas con coronavirus. Su capacidad es de 16 camas, después de haber aumentado dos plazas por la carga asistencial de los últimos días. Para el neumólogo Carlos Orellana, la ucri, a caballo entre hospitalización convencional e intensivos, juega un papel muy importante en la lucha contra la pandemia, ya que «la ratio de pacientes que bajan a la uci es mucho menor», y asumen también traslados de otros centros sanitarios.

El neumólogo Carlos Orellana revisa las constantes de pacientes.
El neumólogo Carlos Orellana revisa las constantes de pacientes.
Francisco Jiménez

Esta unidad se puso en marcha en julio de 2020 en la planta 9ª del hospital y, desde entonces, ha atendido a cerca de 550 pacientes, muchos de ellos con coronavirus, que sufren insuficiencia respiratoria aguda y que se encuentran en una fase grave de la enfermedad, pero que aún no precisan el traslado a la uci, gracias a soportes respiratorios no invasivos, y a la aplicación de la oxigenoterapia de alto flujo.

El doctor Orellana explica que los pacientes se encuentran monitorizados desde el control para conocer así su nivel de saturación y la frecuencia cardíaca y respiratoria. Cuentan con aparatos de ventilación que aplican presión de soporte a través de una mascarilla oronasal y se emplea, sobre todo, la oxigenoterapia de alto flujo, con unas cánulas nasales que permiten ofrecer un flujo de oxígeno de hasta 60 litros.

Tal y como destaca el neumólogo, «el paciente con neumonía ingresa en planta y se va valorando su estado. Si a pesar de las medidas que se le aplican empeora, decidimos su traslado a la ucri, porque antes iban directamente a la uci y se saturaba ese servicio». «Iniciar el alto flujo de forma oportuna y a tiempo hace que evolucione de forma favorable», añade: «Desgraciadamente, a día de hoy no tenemos un tratamiento curativo para la neumonía por covid, por lo que intentamos disminuir la inflamación pulmón y el distrés respiratorio con ayuda de la oxigenación en sangre adecuada».

La presión por covid en los hospitales está aumentando, «y en la ucri veremos reflejado ese incremento de casos en dos semanas. Hay que ser cautos para ver cómo evolucionan este tipo de ingresos», apuntó. Desde el inicio de la pandemia, los profesionales sanitarios se enfrentan a una gran «carga de trabajo» salvo dos semanas puntuales en verano de 2020, antes de la segunda ola. «No hay ni un momento de descanso», dijo. Muchos, además, se presentarán en febrero a una ope, que les obliga a arañar horas de estudio a su tiempo libre: «Es una situación difícil por el cansancio y agotamiento que arrastramos».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión