Aragón
Suscríbete

Susana Ruberte: "Nos hace felices saber que el vino y el cava están en momentos especiales"

'Vino, arte y pasión' son las tres palabras que guían el trabajo de Susana Ruberte. Este año afronta nuevos retos en la bodega familiar, como el nacimiento de un nuevo cava gran reserva.

Susana Ruberte en la bodega Monasterio de Veruela, en Ainzón, a más de ocho metros bajo tierra.
Susana Ruberte en la bodega Monasterio de Veruela, en Ainzón, a más de ocho metros bajo tierra.
Oliver Duch

¿Por qué ha brindado este año?

Porque he sido abuela, tengo una nieta preciosa, y por ver que vamos a conseguir el cava gran reserva, una apuesta importante para mí, una ilusión que ayuda a seguir.

¿Cómo se introduce la innovación en el ámbito del vino y el cava?

Somos una bodega muy tradicional, nuestro proceso de elaboración se desarrolla sobre depósito de madera. Lo importante es mantener todas sus características, pero a su vez aportar sabores y sensaciones pequeñas que lo hagan diferente, sin llegar a enmascarar el producto final.

¿Con qué marida bien todo?

Personalmente, a mí me gusta mucho el cava. Empezaría con él desde el aperitivo y terminaría también.

En su bodega tienen cava que fue embotellado en 2017, es como una cápsula de tiempo de la pandemia.

Por las peculiaridades de la bodega, la fermentación es muy lenta y el carbónico que se produce en el proceso es mucho más fino. Una de las características principales de nuestro cava es su burbuja fina y persistente, eso se consigue gracias a la temperatura a la que fermenta el cava en la cueva.

¡Fino y persistente, como un aragonés! Usted fue la primera enóloga de la Comunidad.

Eso es, ahora hay más. Cuando me incorporé a trabajar tuve la gran suerte de empezar en la empresa familiar. Mi padre me apoyó totalmente en las decisiones, aunque en algunas sabía que me equivocaba... Pero bueno, alguna vez hay que pegarse la primera torta.

¿Cómo ha cambiado la figura de la mujer en el sector?

Creo que la evolución de la mujer en el mundo del vino ha sido muy importante. En este momento estamos muchas. Ocupamos cargos relevantes, no solamente como enólogas, sino también de gerentes, y desarrollamos una buena labor. Es algo que se va ganando poco a poco. Creo que la mujer está entrando en todos los ámbitos y el de la enología es uno más. Si eres un buen profesional, ¿qué más da que seas hombre o mujer?

El legado que le transmitió su padre, ahora se lo transmite a sus hijas.

Mi hija pequeña, Ana, estudió enología en Cariñena y lleva unos años trabajando en la bodega. Tiene parte de culpa en el proyecto del cava gran reserva. A mí me hacía mucha ilusión, pero si no hubiera tenido a una persona detrás que me ayudara y empujara un poco, no sé si me hubiera atrevido con este nuevo proyecto.

¿Cómo se transmite esta herencia a las futuras generaciones?

Lo más importante es demostrar que eres feliz con lo que haces. Tienen que ver que trabajas con mucha ilusión. El eslogan de nuestra empresa es ‘Vino, arte y pasión’. Considero que somos artistas porque cada año la uva llega de distinta manera y hay que tener una visión de lo que saldrá. Eso es ‘arte’. ‘Vino’ porque nos gusta, disfrutamos, da alegría, felicidad... Y es necesaria una gran ‘pasión’ porque detrás hay mucho sacrificio.

En las celebraciones de Navidad están presentes en muchas mesas aragonesas. ¿Qué siente?

Nos hace felices saber que el vino y el cava están en momentos especiales. Alegra ver que hay gente que valora tu trabajo y disfruta con él.

¿Cómo está el panorama del vino en Aragón?

Cada vez, la gente lo valora más, lo conoce más. La ilusión por probar cosas nuevas ha aumentado y, al final, eso favorece al consumo del vino. Antes parecía que se consumía a partir de los 30 o 40 años, pero en la actualidad hay muchos veinteañeros a los que les gusta el vino. Es un mundo que va creciendo y juega un papel importante que la gente joven lo pruebe.

Por último, ¿qué desea para 2022?

Primero le pido salud y después que el trabajo funcione para poder sacar adelante todos los proyectos.

¿Quién es Susana Ruberte?

Enóloga y bodeguera. Sonríe con orgullo cuando dice que es "magallonera de pura cepa". Susana Ruberte (1960) fue la primera enóloga de Aragón y ahora está al frente del negocio familiar, una bodega con más de medio siglo de vida donde la tradición marida con la novedad. Esta aragonesa dio los primeros pasos de la mano de su padre y ahora camina "con mucha ilusión" junto a la siguiente generación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión