Aragón
Suscríbete por 1€

crecida del ebro

Zaragoza comienza la limpieza y reparación de los daños causados por la riada del Ebro

La riada ha roto una mota en el camino de Monzalbarba, junto al Parque Deportivo Ebro, lugar habitual de paseo para muchos zaragozanos.

Poco a poco, la riada se retira de Zaragoza, pero sus efectos siguen saliendo a la luz. Este miércoles la fuerza del cauce rompió una mota en el camino de Monzalbarba, junto al Parque Deportivo Ebro de la capital aragonesa. El camino, transitado por muchos zaragozanos de paseo o excursión -sobre todo los fines de semana- ha quedado destrozado.

La rotura de esta infraestructura ha hecho que haya entrado algo más de agua en los huertos y cultivos que hay al otro lado de la mota. Estos ya estaban inundados por la filtración del agua a través del subsuelo, pero tuvieron un aporte de agua extra por la rotura de la mota. Sin embargo, también ahora es posible que el agua se retire más rápido al no tener esas defensas dañadas.

Este camino transita en paralelo al Ebro por la margen derecha. Es la continuación del paseo de la ribera que transita por Echegaray y Caballero, continúa por La Almozara, cruza el Pabellón Puente, el parquin sur de la Expo -donde se instala el rastro- y continúa dando la vuelta a todo el meandro que hace el río, en la orilla contraria al Parque del Agua. Ya como camino de Monzalbarba, sale del núcleo urbano de la capital aragonesa junto al Parque Deportivo Ebro -que precisamente hoy recupera su actividad habitual tras sufrir los efectos de la riada- para dirigirse hacia Monzalbarba, uno de los más afectados por la crecida del Ebro.

En el Parque del Agua se han abierto ya los equipamientos de las empresas concesionarias que trabajan allí, salvo el Espacio Ebro, la hípica, las playas y Agiliti canino. Además se han abierto también los accesos al parque excepto los que conducen a los sotos del río, así como todos los aparcamientos menos el de tierra, que ha quedado señalizado. 

Asimismo, se han abierto también los aparcamientos subterráneos de la Ciudad de la Justicia y la planta -3 del parking de la plaza del Pilar, donde había entrado agua. 

Daños en los huertos al otro lado de la mota.
Daños en los huertos al otro lado de la mota.
Heraldo

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado la limpieza de caminos y la reparación de los daños provocados por la crecida del Ebro una vez que el nivel del agua ha empezado a descender. Es el caso, por ejemplo, de la carretera de acceso a Alfocea, donde con treinta centímetros de agua, se ha reabierto al tráfico pesado como coches todoterreno y tractores, y se espera que a lo largo de esta tarde se reabra a vehículos particulares.

Además, los agentes municipales han achicado agua del patio del Colegio Jerónimo Zurita, donde este jueves se ha reanudado las clases después de que fueran interrumpidas, y se ha retomado la actividad en el Parque Deportivo Ebro.

Los trabajos en estos momentos se centran también en inspeccionar el estado de las urbanizaciones y viviendas desalojadas para que los vecinos/as puedan volver a sus casas cuando la situación lo permita. Para ello será necesario que los Bomberos comprueben la accesibilidad de los caminos y las carreteras para asegurar que las ambulancias puedan acceder en caso de una urgencia.

Realojo de 23 personas

De momento, este jueves ha sido necesario realojar a 7 personas más por parte de los Servicios Municipales, por lo que ya son 23 las alojadas por parte del Ayuntamiento. En total, desde el comienzo de la emergencia, ha sido necesario desalojar de sus viviendas a 200 personas.

Respecto a las urbanizaciones afectadas, los vecinos desalojados han podido volver a Torre Villaroya, Torre Virreina y Casetón. En esta última la apertura ha sido parcial ya que el acceso a cinco casas sigue siendo imposible debido a la cantidad de agua. Por ello, en coordinación con Policía Local, se va a permitir a los vecinos volver a las viviendas aisladas de Casetón para recoger enseres y atender a los animales domésticos.

Durante el día, los bomberos han inspeccionado el resto de urbanizaciones, como Torre Urzáiz y Doña Sancha, que actualmente continúan cerradas.

De momento, la carretera de Alfocea se ha abierto sólo al tráfico pesado, es decir a tractores y todoterrenos. El nivel del agua en esta vía, unos 30 centímetros, no permite todavía que se abra al resto de la circulación. 

Por otro lado, los bomberos han comenzado también a achicar agua de menor caudal dentro del casco urbano, en concreto en los barrios de La Almozara y Vadorrey, que han sido los más afectados. No obstante, no ha habido daños importantes ya que la mayoría de los vecinos/as siguieron las recomendaciones del Ayuntamiento y estacionaron sus vehículos en los aparcamientos exteriores habilitados para la emergencia, en Marqués de la Cadena, La Azucarera y Estación Norte.

En cuanto al tráfico en la Z-30, donde fue necesario cortar dos carriles de circulación, se restableció el miércoles por completo, día en el que también se abrió el parking exterior de la Torre del Agua y la pasarela del Voluntariado.

Juslibol, una de las zonas más afectadas

Por otro lado, desde primera hora de la mañana, los bomberos de Zaragoza se han trasladado a Juslibol, una de las zonas más afectadas por el desbordamiento del río. A estas horas continúan trabajando con cuatro bombas Jumbo de alto caudal para retirar el agua de las casas y las granjas, unas labores que se prolongarán en esta zona durante días.

Por último, las depuradoras de La Cartuja y La Almozara estan de nuevo en funcionamiento desde esta tarde.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión